La casa fuerte no está triunfando. Sus datos, cada vez menos alentadores, rozan el fracaso del programa e invitan al espacio a reinventarse o morir. Su segunda edición arrancó con un 17,9% de cuota de pantalla y 1,5 millones de espectadores, cayó en su segunda gala a un 14% y sufrió un batacazo preocupante la noche del pasado martes, en la que registró un 8,6%.

Un motivo importante podría ser que el formato no estaba incluido en los planes de la cadena y se ha llevado a cabo de forma rápida e improvisada para cubrir las noches de los jueves en las que Madres no terminaba de cuajar. Sin embargo, esta excusa se ‘desmonta’ teniendo en cuenta que su primera edición se emitió en verano, sin la mecánica clara y a modo de ‘salvavidas’ de una temporada estival atípica y falta de telerrealidad. Y con todo ello, cosechó mejores resultados.

Pero, ante dicha tendencia a la baja Mediaset ha actuado, y se ha visto obligada a tomar decisiones drásticas. En este caso, cambiar el rumbo, normas y esquema del reality. Para ello, Telecinco ha anunciado tres grandes cambios que «revolucionarán el formato». A partir de ahora, habrá nominaciones, expulsiones e incorporaciones.

Esto supone la persecución más que evidente por alcanzar la similitud e imitar al gigante de los realitys, Gran Hermano, que por el momento se encuentra ausente y ‘bloqueado’ en la cadena por los turbios hechos que persiguen al formato. A fin de cuentas, lo importante para su continuidad, y consecuente éxito son las cifras, y en esto, el veterano formato era digno de ser ‘copiado’.

Nueva mecánica

Por lo tanto, en la gala de este jueves, todos los concursantes del programa deberán participar en una junta extraordinaria. En esta asamblea, los participantes decidirán qué pareja tiene que romperse.

Además, la audiencia tendrá un papel crucial en esta nueva etapa, y es que, a través de un ‘televoto’ que abrirá el programa y durará hasta el domingo, los espectadores podrán decidir cuál será el expulsado de los dos integrantes de la pareja nominada, y que a su vez será sustituido por un nuevo participante.

Además, a lo largo de la noche la audiencia también participará en la elección de un posible cambio de posición entre una pareja Residente y una pareja de Acampados. A partir de dos juegos se elegirá a los dos dúos que optarán a este nuevo intento de ‘asalto’: serán, por un lado, la pareja ‘Residente’ perdedora del reto que afrontarán los cuatro dúos que actualmente cuentan con esta distinción, Mahi-Rafa, Isa Pantoja-Asraf, Tom-Sandra y Pavón-Samira; frente a la pareja de Acampados ganadora del juego en el que participarán Sonia Monroy-Juan Diego, Cristini-Rebeca y Albert-Mari Cielo.