Series y Televisión

¿Juntos o separados?: Las sorprendentes hogueras finales de 'La isla de las Tentaciones 3'

Lola y Diego abrazados en La isla de las tentaciones 3

Telecinco

Este miércoles Telecinco pone fin a una de las ediciones más impactantes y seguidas de La isla de las Tentaciones. Y es que, en esta tercera edición ha habido infidelidades por parte de la mayoría de las parejas y, por primera vez, con más de una persona.

En esta última emisión y tras vivir la experiencia por separado junto a las solteras y los solteros, las parejas se reencontrarán para ver juntos las imágenes más importantes de sus respectivas convivencias y responder por fin a la gran pregunta: ¿Cómo desean abandonar La Isla de las Tentaciones: juntos, separados o con un nuevo amor?

Lola y Diego

La primera en llegar a la hoguera ha sido Lola que, consciente de sus deslealtades ha comenzado diciendo: «Sólo espero que no sienta rechazo ni odio hacia mí». A pesar de que este encuentro se prometía tenso y cargado de rabia y orgullo por ambas partes, los protagonistas se han mostrado comprensivos, en su justa medida, y han expresado sus emociones y sentimientos más profundos cautivando así a los espectadores y convirtiendo su hoguera en un enorme cóctel de impresiones.

Después de visionar juntos las imágenes más íntimas de Lola y Carlos, ambos han opinado. Mientras que Diego ha dicho que sentía «vergüenza ajena» de ver a su chica mantener relaciones sexuales en un programa de televisión, Lola ha explicado que hizo lo que sentía «sin pensar en nada más» y que no entendía por qué él no había hecho lo mismo con Carla y su pareja ha respondido: «Lo puse en una balanza y tú ganabas por goleada a Carla. Tú, lo que tenía contigo y nuestro proyecto de vida juntos (…) Si has hecho lo que has sentido me parece correcto. Te pido perdón si alguna vez no te sentiste querida por mí. Siento traición y rechazo, pero te sigo queriendo. Lola es una persona que, quitando todo lo de aquí, vale oro».

Lola, sin parar de llorar y pidiendo disculpas le ha confesado que Diego le ha hecho «muy muy feliz» pero que se sentía como «en la vida de una mujer de 50 años». «Necesitaba vivir esto, mis 24 años. Antes pensaba en ti, en mis padres, en el perro, en el qué dirán, pero me di cuenta que para ser feliz tenía que pensar solo en mí. Me he dado cuenta de que no estaba enamorada de ti porque si no no hubiera hecho esto. Necesito que me perdones», ha confesado Lola a su novio.

Además, ella ha pedido que por favor le deje ver a su perro, a lo que Diego le ha confesado que tiene que pensarlo, pero que seguramente lo deje por el perro, no por ella. Inevitablemente el concursante no ha elegido irse con la que fuera su pareja, pero tampoco con Carla, ya que ha asegurado que necesita un tiempo para asimilar lo que ha sucedido, aunque ha dejado la puerta abierta ya que sí que ha comentado que quiere seguir conociéndola afuera. Por su parte, Lola ha decidido irse también sola para seguir evolucionando sola en su vida: «Quiero disfrutar una larga etapa de mí, aprender estar sola y yo me quiero ir sola».

Raúl y Claudia

Raúl, a pesar de que llegó a la hoguera final con temor a que su novia le dijese que no estaba enamorada de él pronto recibió un profundo abrazo por parte de Claudia, muchos besos y un mar de lágrimas por parte de ambos. El novio, visiblemente nervioso decidía regalar una caracola a Claudia y tira una puya a Toni, el tentador favorito de su chica, momento en el que comenzaba la tensión.

Ambos han visto las pocas imágenes que podrían haber puesto en duda su relación y a pesar de haber tenido cierto rifirafe momentáneo, los dos han confesado estar muy enamorados y dispuestos a mejorar como pareja. Claudia ha confesado que su miedo es que «no me quisieses acompañar en mi objetivo de vida», a lo que Raúl ha respondido que se iría con ella «hasta el fin del mundo» si hiciese falta.

Sandra ha interrumpido la azucarada conversación para preguntar algo a Claudia, «¿te crees a este Raúl tan asertivo, que te dice sí a todo?»… Y ella ha respondido que sin duda sí. «Veo que me escuchas y me entiendes. Es como si hubieses madurado y te hubieses dado cuenta. Antes de venir tenía dudas, pero no de ti, a ti sé que te amo con locura», ha confesado la canaria. De esta manera ambos han decidido abandonar el programa juntos y dispuestos a quererse eternamente.

Marina y Jesús

Marina y Jesús han sido dos de los protagonistas de esta tercera edición de La isla de las tentaciones y lo cierto es que su hoguera final era una de las más esperadas, no porque los espectadores esperasen que se fueran a ir junto del concurso, sino porque había muchas dudas por saber si el concursante habría entendido lo que le había ocurrido a su pareja.

Jesús no quería ni saludar a Marina, de hecho solamente le ha dado las buenas noches a la que fuera su pareja y con eso, ha confesado que es «bastante», dejando entrever que no se merecía ni si quiera sus palabras.

Marina ha repetido en numerosas ocasiones que le ha faltado el respeto a su pareja porque se ha dejado llevar con Isaac y se ha dado cuenta que no estaba lo suficiente enamorada de Jesús, y así lo ha intentado explicar en la hoguera final, asegurando además que todo lo que había hecho el concursante era falso porque se había dejado llevar por el despecho de ver lo que ella estaba haciendo.

La pareja se ha tenido que enfrentar a las imágenes que resumen su paso por La isla de las tentaciones y lo cierto es que en ese debate mediático, ha ganado Marina porque aseguraba no arrepentirse de nadie y además, no avergonzarse de haber compartido cama con Isaac, tal y como ha recogido Europa Press. «No me da vergüenza, es algo natural» le decía Marina a Jesús cuando éste no paraba de preguntarle si no le daba vergüenza meterse en la cama con Isaac, además le explicaba: «He sentido por esta persona, más allá del sexo, he sentido por él». Finalmente, Jesús ha decidido irse solo del programa y la que fuera su pareja ha elegido también irse sola porque aunque está muy ilusionada con ‘lobo’, necesita asimilar todo lo que ha vivido en el concurso.

Hugo y Lara

Si de algo le ha servido la experiencia a Hugo ha sido para darse cuenta de que quería seguir con su pareja, pero sin embargo, Lara se ha dado cuenta que su relación no es sana y tenía ganas de mirarle fijamente y decirle todo lo que sentía.

Nada más verse, Hugo se ha abrazado a ella y no ha podido separarse de Lara porque llevaba tanto tiempo esperando poder verla, que no ha podido reprimir sus ganas de estar lo más cerca posible. «Que quiero casarme con ella, no quiero nada más que no sea Lara» ha dicho el concursante cuando hablaba con su pareja, algo que nos ha dejado muy sorprendidos, sobre todo a Sandra Barneda, que no se lo esperaba y por su parte, Lara le ha contestado: «Tienes que demostrármelo».

Finalmente ambos se han agarrado de la mano y Hugo le ha confesado lo que sentía: «Te quiero con locura, un despertar sin ti no lo quiero, eres la mujer de mi vida, te quiero Lara»… algo que ha enternecido a toda la audiencia y Lara le ha contestado: «Estoy bien, estoy contenta, he visto un cambio en ti y estoy muy contenta, no me esperaba este Hugo, quiero que afuera haya estabilidad y un futuro, obviamente saber que estoy enamorada de ti».

Y es que esta historia de amor, tan maravillosa y sufrida, no podía acabar de otra manera. Hugo le ha pregonado a Sandra Barneda que quería irse con Lara de La isla de las tentaciones y ella, le ha asegurado a la presentadora que quería marcharse «con mi novio, Hugo». Una experiencia que les ha marcado a los dos y que les ha ayudado a crecer como personas, y así reforzar su relación. «Si hay boda estás invitada, Sandra», decía Lara al marchase abrazada a Hugo y mientras Barneda lo celebraba.

Te puede interesar

Comentar ()