Series y Televisión

De Revilla y Reverte a Isabel Pantoja y Almeida: así cambia 'El Hormiguero' dependiendo del invitado

Cada día, a las 21:45 de la noche, dos personas o tres, si caben, se sientan a charlar en una larga mesa blanca frente a una pantalla que ve media España. A esa charla, se le llamó hace 16 años El Hormiguero, bajo la comandancia de un periodista llamado Pablo Motos, al que acompaña un invitado diferente de lunes a jueves. Aunque eso ya lo sabíamos la gran mayoría. La gran duda es: ¿En función de qué cambia la dinámica del programa? ¿Cuándo salen las hormigas a chisporrotear? O, ¿cuándo se hacen trucos de magia y por qué algunos invitados se quedan exentos de todo ello?

Es habitual que las hormigas, conocidas por casi 2 millones de personas como Trancas y Barrancas, aparezcan cada noche para hacerle una pequeña entrevista al artista invitado como broche de oro o para dar paso a una actividad, ya sea juego, ciencia o truco de magia. Por eso, cuando uno de estos ingredientes falta, se nota. La última vez ha ocurrido en la visita de Arturo Pérez-Reverte y un día antes con Miguel Ángel Revilla.

En el primer caso, Arturo, que asistía por segunda vez, ya había dejado claras sus condiciones para aceptar acudir al programa de Antena 3. Según reveló en noviembre de 2021 Chema Alonso, íntimo amigo del escritor, todo empezaría un lejano 7 de mayo, cuando varios trabajadores del talk show le comentarían en una comida el deseo de Pablo Motos por entrevistar a Pérez-Reverte: «Pablo me confirmó que le encantaría entrevistar a Arturo, y me dijo que si yo se lo podía plantear, dado que los conocía a los dos, mejor que mejor. Me ofrecí a hacer lo único que estaba en mi mano, que era planteárselo a Arturo, pero sin muchas esperanzas, ya que es conocido que éste no es muy dado a los platós de televisión», recuerda.

Eso le daría a Chema un motivo suficiente para organizar una comida con el escritor a la que también asistiría el cantante de los Hombres G, David Summers, que acaba de visitar el programa. De ahí saldría otro almuerzo para que Pablo Motos y el escritor se conocieran. «Pablo Motos intentó explicarle lo que pretendía con esta entrevista: una ocasión de darle espacio a una persona a la que admiraba mucho para que pudiera hablar libremente en su programa y llegar a más personas. Le ofreció un programa abierto por él y cerrado por él. Sin hormigas, sin ciencia, sin debate, solo Arturo«, cuenta en  XL Semanal de ABC . Esto, convenció a Arturo y acabó acudiendo 5 meses después, un 7 de octubre de 2021 y más tarde, volvería a repetir un 18 de octubre de 2022 con la misma naturaleza.

La norma de Revilla es algo más personal. El presidente de Cantabria parece no llevarse demasiado bien con las estrellas del programa. Habla mucho y no tolera que sea interrumpido, tal vez por ello cada vez que acude al programa prácticamente el resto de secciones desaparecen. De hecho, en las últimas ocasiones el equipo tenía otros contenidos preparados, que nunca llegaron a salir por la charla tan extendida con el cántabro. Según Revilla, la gente de la calle le reprocha que hable tanto en el programa, algo que no tiene intención de corregir: «Pablo Motos tiene un programa semanal de una hora y yo vengo cada tres meses. Tengo que aprovechar», comentó entre risas del público.

Otro de los apartados del que tampoco pudieron disfrutar los seguidores del programa fue la sección de ciencia. Según aclaran desde la productora, El Hormiguero tiene siempre preparada y dispuesta esta sección, aunque no siempre aparece en el programa. «Entra o no en plató en función del tiempo del que se disponga». Y así ha sucedido en múltiples ocasiones como con José Luis Martínez Almeida, Isabel Pantoja o Isabel Díaz Ayuso. En esta ocasión sí pudimos presenciar la sección de las hormigas, pero no del resto de actividades.

Te puede interesar

Comentar ()