Un total de 115 personas murieron atropelladas en las carreteras españolas en 2019, entre ellas siete operarios que estaban auxiliando a víctimas de siniestros o que trabajaban por prevenir la accidentalidad, como el caso de dos guardias civiles.

Unos datos que ha ofrecido este jueves el director general de Tráfico, Pere Navarro, en la entrega del VIII Concurso Nacional de Fotografía «Peatón, no atravieses tu vida», organizado por Stop Accidentes con el fin de promover en la ciudadanía una reflexión visual sobre los riesgos de la movilidad y las situaciones de peligro que viven peatones y conductores.

Durante su intervención, Navarro ha recordado que el pasado año, con datos aún provisionales, hubo 115 atropellados, entre los que se encontraban dos guardias civiles, dos gruistas y 3 personas del mantenimiento de carreteras.

Los siete, ha dicho Navarro, fueron arrolladas cuando trabajaban para la prevención y la seguridad en las carreteras contra los accidentes de tráfico.

En 2018 -el último ejercicio con cifras de siniestralidad definitivas- el 66 por ciento de los muertos por atropello fueron personas mayores.

«Después de la bicicleta llegará el boom de andar», ha enfatizado Navarro, quien asume que el posible incremento de este tipo de muertes estará protagonizado por los mayores debido al envejecimiento de la sociedad y la afición de los mayores a caminar.

Asimismo, Navarro ha relatado una anécdota de su viaje reciente a Estocolmo con motivo de la Cumbre Mundial de la Seguridad Vial. Allí una joven activista opinó ante todos los responsables participantes que le parecía bien las medidas contra el coronavirus, pero que en las carreteras había fallecido un millón de personas.

Navarro ha animado a las organizaciones de víctimas a seguir presentando iniciativas para «concienciar y evitar que la administración se relaje».

Al acto también ha asistido el fiscal de sala de coordinación de seguridad vial, Bartolomé Vargas, quien ha querido recordar a las víctimas y la importancia que tiene la concienciación de la sociedad acerca de las muertes que hay en la carretera para «evitar el dolor». Además ha señalado el valor que tienen los familiares de las víctimas al salir de sus casas, movilizarse y contar su testimonio.

La entrega de premios también han acudido el coordinador de Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Federico Jiménez de Parga y el presidente de la Conferencia Nacional de Autoescuelas, Enrique Lorca, quien ha apostado por la educación para que la sanción pase a un segundo plano.

«Esta es una canción a las víctimas y a los que nos toca vivir cuando nos quedamos en este limbo eterno que es vivir con la ausencia», ha explicado una mujer que perdió a su hija víctima de un atropello.

El premio del concurso ha sido para el autor de la foto «La ultima señal», una instantánea en la que aparece una carretera pintada de rojo sobre la que se alza una puerta metálica que da entrada a un cementerio con un semáforo. EFE