La vicepresidenta primera del Gobierno, la socialista Carmen Calvo, ha subrayado que la revolución de las mujeres es «imparable, pacífica y absolutamente cargada de justicia» y que sin ellas «no va a haber progreso, futuro» ni profundización en el modelo político de libertades y derechos.

«Para quienes quieren seguir defendiendo el machismo y el patriarcado, aquí nos tienen a las mujeres jóvenes, a las mayores, a las mujeres que cada día se han convencido de que el feminismo es la propuesta que tienen para profundizar su condición de ciudadanas», ha indicado en declaraciones a los periodistas antes de que diera comienzo la marcha feminista de Madrid.

La vicepresidenta ha acudido a la manifestación acompañada de una nutrida representación de ministros socialistas: la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño; el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska; la de Educación, Isabel Celaá; la de Exteriores, Arancha González Laya, y la de Política Territorial, Carolina Darias.

El Gobierno no acude a la manifestación con pancarta propia, pero sí los partidos que lo integran: PSOE y Unidas Podemos.

Encabeza también la pancarta de los socialistas, cuyo lema es «Mujeres libres, mujeres iguales», la esposa del presidente del Ejecutivo, Begoña Gómez.

Calvo ha asegurado que esta revolución es incontestable porque «el feminismo es el punto de sostenibilidad de la democracia en el siglo XXI»: «Queremos oportunidades iguales, queremos derechos iguales y queremos que la igualdad nos permita sacar adelante nuestras vidas exactamente igual que la han sacado a lo largo de la historia los varones, así que estamos en al calle como siempre», ha enfatizado.

Y ha destacado el «compromiso rotundo» de su partido con la igualdad entre mujeres y hombres: «Cuando casi nadie estaba en el movimiento feminista ya estábamos, así que el partido socialista sale ahora a las calles de Madrid para acompañar al movimiento feminista, que es lo que hemos hecho en 42 años de democracia». EFE