PXHERE

Salud | Sociedad

Transmisión aérea del coronavirus en prisiones: "El sistema de ventilación que hay es abrir la ventana"

La transmisión por aerosoles es la principal vía de contagio del coronavirus. Esa es la teoría que defienden un gran número de científicos, el Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, así como las autoridades sanitarias de Reino Unido y Alemania. Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los ministerios de Sanidad de la mayoría de los países la rechazan para inclinarse hacia las hipótesis de que la infección a través de fómites (contacto con superficies contaminadas) y gotículas representan, por el momento, las formas esenciales de transmisión del SARS-CoV-2.

«Existe una evidencia abrumadora de que la inhalación del coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2) representa una vía de transmisión importante para la enfermedad por Covid-19», sostuvieron la semana pasada expertos de siete instituciones sanitarias en la prestigiosa revista Science. Expusieron, además, en un claro llamamiento a las autoridades sanitarias internacionales, la «necesidad urgente» que existe «de armonizar los debates sobre los modos de transmisión del virus en todas las disciplinas para garantizar las estrategias de control más eficaces y proporcionar una orientación clara y coherente al público».

«Con todos mis respetos para la Organización Mundial de la Salud, que hace una labor magnífica, no sé por qué está manteniendo una vieja teoría de que este virus no se transmite por aerosoles, está demostrado con toda claridad. Negar que se transmita por aerosoles es un fallo muy grande», expresó el virólogo Luis Enjuanes, en una entrevista concedida a este diario. Los aerosoles contagian fácilmente en distancias de proximidad, pero su principal peligro reside en que se pueden acumular en espacios interiores mal ventilados.

Los centros tipo cuentan con sistemas de aireación en las habitaciones, pero no tenemos constancia de que sean específicos para Covid»

JUAN CARLOS CIVILA

La relevancia del problema se comprende al pensar en aquellos espacios interiores de convivencia colectiva y donde, a su vez, la ventilación se torna más complicada, como es el caso de las prisiones. En España, la mayoría de celdas de las llamadas cárceles tipo son dobles, excepto las de aislamiento y enfermería, y miden «aproximadamente cuatro metros de largo y tres de ancho», asegura para El Independiente Juan Carlos Civila, trabajador de los centros penitenciarios de El Puerto de Santa María. «Dentro de la misma celda tienen la ducha, un lavabo y un inodoro», agrega.

Los establecimientos penitenciarios de la localidad gaditana se dividen en dos centros tipo, que siguen los estándares de distribución de espacios de las instalaciones construidas en los últimos años, y otros dos centros antiguos, construidos en base a un plano radial. «En los dos centros antiguos, el único sistema de ventilación que tienen es abrir la ventana, además de los sistemas de salida de gases que pueda tener la cocina o algún taller, como la panadería, pero no son específicos de Covid», explica Civila. Este trabajador aclara que las oficinas de los funcionarios cuentan, además, con «los clásicos aires acondicionados de split«. Sin embargo, cabe destacar que los resultados de un estudio de rastreo realizado tras los contagios detectados entre el 26 de enero y el 10 de febrero en un restaurante de Guangzhou (China) evidenció que el aire acondicionado podría haber sido un factor clave para la transmisión del virus, ya que sólo se infectaron las personas sentadas en mesas que recibían esta corriente de aire.

Por su parte, los centros nuevos «son un poquito más sofisticados, tienen sistemas de aireación en las habitaciones, que la mayoría son dobles». Este funcionario de prisiones destaca que «no tenemos constancia de que sean sistemas de aireación específicos para Covid«, dado que «lo que hay es lo que se montó en su día y lo tienen todos los centros tipo». 

Si de algo pecan las prisiones es de que son espacios muy ventilados»

INSTITUCIONES PENITENCIARIAS

Por el momento, «no se han puesto en ningún lado» filtros de purificación del aire específicos para eliminar el virus, como los conocidos filtros HEPA, «ni creo que se lo planteen», tal y como opina el doctor José Joaquín Antón, presidente de la Sociedad Española de Sanidad Penitenciaria (SESP). «De momento, nosotros estamos atentos, porque en el BOE salen las ofertas para ese tipo de trabajos de instalación de refrigeración o de aireación de los centros penitenciarios para el tema Covid», señala Juan Carlos Civila.

No obstante, según indican fuentes de instituciones penitenciarias para este periódico, «si de algo pecan las prisiones es de que son espacios muy ventilados, porque además no son un único edificio. Actualmente, casi todas las prisiones son varios edificios dentro de un recinto». Asimismo, trasladan que, en España, «el sistema penitenciario está orientado a que los presos no permanezcan en las celdas; para nosotros, el concepto de celda es el de un sitio donde la gente duerme, nada más. El resto del tiempo están en espacios abiertos, en patios, en dependencias comunes amplios, que quizá están demasiado ventilados en algunos casos».

Comentar ()