Educación | Sociedad

Munic, un futuro entre la música y el deporte gracias a CaixaProInfancia

Desde 2007, el programa de Fundación “la Caixa” ha invertido 624 millones de euros para romper el círculo de la pobreza hereditaria promoviendo el desarrollo social y educativo de más de 330.000 niños y jóvenes en riesgo de exclusión

Desde 2007, el programa de Fundación “la Caixa” ha promovido el desarrollo social y educativo de más de 330.000 niños en riesgo de exclusión. Como Munic, músico y deportista de Sabadell y voluntario de la misma entidad a la que acudió de pequeño, la ludoteca Margarida Bedós.

Munic es voluntario de la Ludo Margarida Bedós, la entidad social de Sabadell a la que también asistió de pequeño gracias al programa CaixaProInfancia de Fundación “la Caixa”. Fundación "la Caixa"

Munic tiene 18 años y es de Sabadell. Sus padres proceden de Gambia, pero él, su hermana Fatou y su hermano Ismael nacieron y se criaron en la ciudad catalana. Allí funciona desde hace más de 40 años la Ludoteca Margarida Bedós, una entidad pionera en España surgida en el seno de la asociación de vecinos del barrio de Les Termes. Constituida como ONG en 1993, la Ludo, como se la conoce popularmente, utiliza el juego como herramienta educativa y de integración, y ha sido fundamental en el desarrollo de Munic y sus hermanos. La Ludo es una de las más de 400 entidades españolas que forman parte de CaixaProInfancia, el programa de Fundación “la Caixa” que busca romper el círculo de la pobreza hereditaria promoviendo el desarrollo social y educativo de los menores en riesgo de exclusión actuando en su contexto familiar, escolar y comunitario.

A través del juego y la convivencia, Munic y sus hermanos mayores aprendieron en la Ludo una serie de valores fundamentales que a veces escasean en entornos marcados por la precariedad. Además, adquirió herramientas fundamentales para progresar en sus estudios. Y, gracias a un taller de trap, se inició en el mundo de la música. Lo que empezó como un divertimento que le permitía aprender a identificar y expresar sus sentimientos se ha convertido en una pasión. Hoy, además de una promesa de la música urbana con varios temas en la calle, Munic es voluntario de la Ludo. Lo compagina con su otra gran pasión, el fútbol americano, que también empezó a practicar en el equipo de los Barberá Rookies gracias al respaldo de Fundación “la Caixa”.

En esta entrevista, Munic cuenta su experiencia en la Ludo Margarida Bedós, adscrita al programa CaixaProInfancia.

Un modelo de innovación social

El caso de Munic es un ejemplo de lo que el modelo de innovación social de Fundación “la Caixa”, a través de la colaboración público-privada y el trabajo en red con las entidades desplegadas por el territorio, puede conseguir en contextos de pobreza y desigualdad. Dirigido a familias con niños de entre 0 y 18 años en situación de pobreza y exclusión social, CaixaProInfancia busca promover el desarrollo y mejorar el bienestar de los menores y sus familias, y garantizar su acceso a una educación de calidad en igualdad de condiciones. Para ello, apuesta por un trabajo coordinado y sobre el terreno con la escuela, las administraciones que gestionan los servicios sociales y las entidades sociales y ONG’s que actúan en cada contexto. CaixaProInfancia trabaja con 420 entidades en 127 municipios de todas las regiones españolas.

Entre todos han puesto en marcha un modelo de acción socioeducativa integral para atender a la infancia y la adolescencia en situación de vulnerabilidad de eficacia demostrada y cuyo impacto, gracias a esta acción coordinada, se multiplica. La metodología es común. Implica, primero, la valoración individualizada de las necesidades y capacidades de cada niño. A continuación se crea el plan de trabajo, que establece unos objetivos y cuenta con el compromiso de las familias. Es entonces cuando se decide qué ayudas del programa deben aplicarse y comienza la acción social específica, sometida a un seguimiento y una evaluación continuos.

La educación como motor de cambio

El catálogo de servicios de CaixaProInfancia consta de dos apartados: el principal de ellos, ProEducación, y el complementario de ProSalud, que contempla atención psicoterapéutica personal, familiar y grupal y ayudas para la promoción de la salud en alimentación, higiene infantil, gafas y audífonos.

Basado en la idea de la educación como motor de cambio, ProEducación cuenta con tres grandes líneas de actuación. La principal de ellas desarrolla el refuerzo educativo, el subprograma con más participantes. Cuenta con acciones de estudio asistido grupal y refuerzo individual, atención psicomotriz y logopédica y equipamiento escolar. También desarrolla una línea de apoyo educativo familiar, con talleres, espacios para actividades de primera infancia y un programa de atención integral a madres e hijos víctimas de violencia de género. Por último, el programa de ocio y tiempo libre pone a disposición de los niños los centros abiertos gestionados por las entidades y organiza campamentos y actividades de verano.

Impulsar el potencial de las personas

Los resultados avalan la metodología implementada. El 76 por ciento de los participantes en CaixaProInfancia mejora su rendimiento escolar. Dos tercios de ellos mejoran su capacidad para la adquisición y desarrollo de competencias básicas como comunicación y lenguaje, lógico-matemáticas y sociales. Un porcentaje equivalente registra una mejora considerable en su autonomía y hábitos de estudio. Y el 78 por ciento de las familias aumenta su implicación y participación en la vida escolar y el seguimiento de las tareas y la asistencia de los menores. Los datos, analizados por el Observatorio CaixaProInfancia, ofrecen asimismo una herramienta única para el estudio del fenómeno de la pobreza y la vulnerabilidad infantil en España.

Solo en 2020, cerca de 59.000 niños y más de 35.000 familias se beneficiaron de las prestaciones de CaixaProInfancia. Desde 2007, han sido más de 330.000 niños y 191.000 familias –cerca de la mitad monoparentales–. En estos años, Fundación “la Caixa” ha destinado más de 624 millones de euros al programa, lo que supone una aportación media por niño de 1.800 euros. Con ello, ha cambiado las expectativas de futuro de miles de jóvenes con potencial que, como Munic, solo necesitan las herramientas para desarrollarlo.

Te puede interesar