Tokio 2020

Deportes TOKIO 2020

Juan Antonio Samaranch: "Ahora sí tienen sentido unos Juegos Olímpicos sin público"

El vicepresidente del Comité Olímpico Internacional no pone la mano en el fuego por la celebración Tokio 2020: "Si finalmente no hay Juegos, será por un cataclismo y el menor problema para la humanidad será éste”

Juan Antonio Samaranch, vicepresidente del Comité Olímpico Internacional

Juan Antonio Samaranch, vicepresidente del Comité Olímpico Internacional EFE

Se van a celebrar. No se van a celebrar. Serán con público. Serán sin público. La sombra de la duda planea sobre los Juegos Olímpicos de Tokio, aplazados a este 2021 por el estallido de la pandemia hace doce meses, y el vicepresidente del Comité Olímpico Internacional Juan Antonio Samaranch Salisachs pide paciencia y prudencia.

«Si algo nos ha enseñado este nuevo mundo de la pandemia, es que las decisiones hay que tomarlas cuanto más tarde mejor», advierte en una entrevista con El Independiente este empresario y dirigente deportivo.

Hijo del mítico Juan Antonio Samaranch, ideólogo de los Juegos Olímpicos moderno, Samaranch Jr. entró en el COI en 2001 y desde 2016 es uno de sus cuatro vicepresidentes, el español con más poder en las altas esferas del olimpismo.

Pregunta: La pregunta del millón: ¿habrá Juegos Olímpicos este verano?

Respuesta: Se ha trabajo mucho y muy duro para tener planes de contingencia para cualquier posible estado de la pandemia cuando llegue el momento de la verdad. Y para todos y cada uno de esos escenario tenemos medidas previstas que son muy variadas y que son muy graduales en función del estado en el que nos encontremos. Estamos confiados en que en circunstancias normales, y puede ser peor que ahora, sin nuevas y dramáticas sorpresas, con mayores o menores restricciones y protocolos, los Juegos Olímpicos de Tokio se tienen que realizar.

P: Parece que está sobre la mesa que no haya público, ¿tienen sentido unos Juegos sin aficionados?

R: Sí, tienen sentido unos Juegos sin público. Vamos a esperar y todos deseamos que los Juegos sen con público y con los estadios lo más llenos posibles, pero que esto depende de cómo vaya avanzando la pandemia y cómo esté la situación. Tenemos contemplados muchos y diversos escenarios de más o menos público, más local o más internacional, con más o menos distancia, con más o menos restricciones. Todo eso está pautado y trabajado. Y dependerá a medida que se acerquen los juegos. Creemos que los Juegos se podrán realizar con púbico en los estadios, pero no podemos descartar ningún caso.

P: ¿Qué probabilidades hay de que no haya Juegos?

R: Ahora no estamos en ese escenario, estamos en hacer los Juegos. Hace un año la pandemia cogió por sorpresa a todo el mundo. Ni los gobiernos ni las organizaciones internacionales ni el mundo del deporte sabíamos a qué nos enfrentábamos. Hoy en día se sabe mucho mejor cómo protegerse, cómo actuar. Hay una colección de vacunas en todo el mundo siendo distribuidas, con mayor o menor fortuna, pero a una velocidad de vértigo en comparación con el pasado. Estamos convencidos de que habrá Juegos en circunstancias normales, con la pandemia mejor o incluso peor que ahora. ¿Qué a lo mejor no se hacen? Pues.. Si no se celebran los Juegos este verano el menor problema que tendrá la humanidad será éste porque algo habrá pasado muy gordo.

P: ¿Qué son circunstancias normales?

Con circunstancias normales no me refiero a que se haya curado la gente o haya desaparecido el covid. Si los Juegos tuvieran que ser ahora, se celebrarían igual que se está celebrando el Open de Australia, que se ha hecho el campeonato del mundo de balonmano en el Cairo o la Vuelta a España de ciclismo. La experiencia indica que deberíamos ser capaces de hacer los Juegos en circunstancias incluso muy graves de pandemia de forma segura para atletas, acompañantes y para la población local.

P: Pero organizar una Vuelta a España no es lo mismo que unos Juegos…

R: No, claro, no hace falta que me lo diga, lo sabemos de sobra. Por eso tenemos unos protocolos. Hay muchísima gente de muchísimas organizaciones, en el COI, en el Comité Organizador, en el Gobierno de Japón y en el Gobierno Metropolitano de Tokio estamos trabajando en tener bien pautado, organizado y previsto cualquier escenario para ver qué se tiene que hacer. Claro que es complejo, pero nosotros estamos aquí para llevarlo a cabo. Es muy importante que se celebren los Juegos por lo que significa de imagen para la juventud del mundo. Nuestro trabajo es hacerlo si se puede y estamos luchando con fuerza para que eso suceda. Estamos muy convencidos de que así va a ser.

P: ¿Se contempla la posibilidad de que la vacuna sea obligatoria para los atletas?

R: De momento no sabemos cómo se desarrolla la inmunidad con las vacunas. Muchas de estas decisiones sobre vacunas, condiciones, tiempos y demás se tendrán que tomar cuando llegue el momento. Si algo nos ha enseñado este nuevo mundo de la pandemia, es que las decisiones hay que tomarlas cuanto más tarde mejor. Tomar decisiones el 3 de febrero sobre algo que va a pasar a a final de julio no tiene sentido. Será más difícil equivocarte en julio, cuando sabes qué forma va a tener la pandemia. Es prudente ir retrasando lo máximo posible las decisiones concretas sobre qué medidas se tienen que adoptar en cada punto.

P: Pero, ¿puede ser obligatoria la vacuna?

R: Seremos capaces de organizar los Juegos Olímpicos con o sin vacunas. La obligatoriedad de que vaya todo el mundo vacunado no está encima de la mesa. Si la hubiera, nos tendríamos que asegurar de que todos los atletas clasificados compitan en igualdad de condiciones. Hay conversaciones con Tokio y Pekín (anfitrión de los JJOO de invierno en 2022) y nosotros queremos que sea lo más seguro posible para atletas, funcionarios y para la organización, pero desde luego para los anfitriones. Faltaría mas que no tuviéramos en consideración el bienestar y la salud de las comunidades que nos van a acoger con tanta generosidad.

P: Según la última encuesta realizada a principios de enero por la agencia Kyodo News, un 35,3% de la población opta por la suspensión del evento y un 44,8% cree que habría que posponerlo de nuevo. ¿Preocupa el poco apoyo del país anfitrión?

Los Juegos están convocados, los hoteles y los billetes de avión están reservados, la villa olímpica está lista y el 60% por ciento de los atletas están clasificados»

R: Claro que nos preocupa, pero es un momento tremendamente difícil para todas las sociedades, y para la sociedad de Tokio. Quizás no es el momento para hacerles demasiadas preguntas. Estamos en lo peor de la pandemia y es difícil preguntar si usted tiene ganas para unos Juegos. Lo que sí es verdad es que cuando se hagan los Juegos se harán de una forma tremendamente segura sin amenazar la salud de los visitantes ni de las comunidades locales. Desde el punto de vista de los valores, estos Juegos pueden ser una de las ediciones más importantes de la historia. Después de estar más de un año y medio metidos en esta nube negra sería una señal ver a toda la juventud del mundo unida compitiendo con los ideales olímpicos. Sería un servicio muy bueno que haríamos al resto de la humanidad. Tendrán que ser seguros y con igualdad de oportunidades para todos, pero por encima de todo tienen que ser. 

P: En caso de una cancelación, ¿pierde más el COI o Japón?

R: No estamos para hacer esas cábalas. Ahora no es cuestión de perder, sino de ganar, de ver cómo vamos a hacerlo. Que van a tener un costé adicional por el retraso y por las medidas del covid, pues sí. Pero todas las partes implicadas estamos arrimando el hombro para combatir y cubrir esos costes adicionales. No trabajamos la hipótesis de que los Juegos puedan ser anulados.

P: Pero sería un golpe tremendo para las arcas del COI…

R: Prefiero insistir en que tiempo habrá para ver qué pasa en cada una de las hipótesis. Los Juegos están convocados, los hoteles y los billetes de avión están reservados, la villa olímpica está lista y el 60% por ciento de los atletas están clasificados. En julio hay Juegos, pero si luego hay un cataclismo y pasa algo, el mundo tendrá que considerar muchas cosas. Que no haya Juegos sería un cataclismo que no afectaría solo a Tokio 2020 y en ese escenario no me pongo en este momento. 

Te puede interesar

Comentar ()