Sucesos

La muerte de una niña levanta la alerta sobre esta silla para el coche

El Ministerio de Industria ha elaborado un informe en el que advierte que 10.000 sillas infantiles que utilizarían el accesorio en cuestión

Barra metálica sobre la que se instala la silla para niños

AUGC

Un accidente de tráfico en agosto de 2018 supuso el fin de la vida de una niña de 3 años en Vilanova de Arousa (Pontevedra). La tragedia se produjo cuando el vehículo que conducía su madre chocó contra un autobús escolar. Las primeras teorías apuntaban a que un golpe contra una tablet produjo su muerte; sin embargo, las investigaciones de la Guardia Civil han concluido que el movimiento de la silla de seguridad de la pequeña fue el causante del fallecimiento.

Según la hipótesis final de la Guardia Civil de Tráfico, una barra metálica perteneciente al dispositivo para transportar a la niña se deformó y se desplazó hacia delante entre cinco y siete centímetros en el momento del accidente. Esa oscilación fue suficiente para que la cabeza de la pequeña impactara contra la parte trasera del asiento del copiloto.

La barra metálica, responsable del fatal desenlace, no está homologada por el Ministerio de Industria. Así lo ha anunciado en una consulta realizada con el fin de verificar la regulación de este tipo de dispositivos. El Ministerio de Industria ha elaborado un informe en el que advierte que 10.000 sillas infantiles que utilizarían el accesorio en cuestión.

La familia de la víctima demandará a los fabricantes. Según ha explicado el abogado que les representa Juan Carlos Cabada, en declaraciones recogidas por La Opinión, «Desde el principio teníamos claro que la muerte de la niña se produjo porque la silla infantil se desplazó. Presentamos reclamaciones y ni el fabricante del vehículo ni el de la silla reconocen el dispositivo como homologado. El fabricante decía que ellos no eran responsables porque su aparato era de uso legal en España».

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha instado a la retirada de este dispositivo. De hecho, los agentes de la Guardia Civil que comprueben una silla para niños con esta barra formularán el correspondiente boletín de denuncia. La sanción potencial supondrá una multa económica de 200 euros y la pérdida de tres puntos del carné de conducir.

Comentar ()