Sociedad | Sucesos

Desmantelada una red que cobraba 300 euros por tarjetas falsas de asilo

Dos de los policías, antes de acceder al interior de la vivienda.

Dos de los policías, antes de acceder al interior de la vivienda. EL INDEPENDIENTE

La Policía Nacional ha desmantelado una organización que vendía por una media de 300 euros tarjetas falsas de petición de asilo con la detención en Madrid y Barcelona de sus nueve integrantes así como de veinte clientes en diferentes provincias españolas.

La investigación de la Operación Revólver se inició cuando los agentes detectaron documentos de solicitante de asilo falsificados presentados por los propios migrantes para la realización de diversas gestiones, como darse de alta en la Seguridad Social o identificarse ante las autoridades policiales y administrativas.

Nueve de los detenidos eran miembros del entramado, que se encontraban en Madrid y Barcelona, y los otros 20 clientes que compraban los documentos falsos a la organización, que han sido localizados en las provincias de Huelva, Almería, Murcia y Zaragoza.

Tres integrantes de la organización habían sido arrestados por hechos similares realizados unos años antes, informa la Dirección General de la Policía.

Esta red se dividía en dos ramas diferentes y aunque ambas estaban asentadas en la provincia de Madrid actuaban en todo el territorio nacional.

Proporcionaban los documentos falsificados a sus clientes a través de citas presenciales si se encontraban cerca de Madrid o mediante envíos postales o agencias de paquetería en caso contrario.

Una de las ramas estaba integrada por personas de origen subsahariano, nacionales de Nigeria, Malí y Costa de Marfil, que eran los encargados de distribuir las tarjetas entre los migrantes.

El principal responsable de la otra facción era un hombre colombiano que distribuía los documentos falsificados entre personas de origen sudamericano.

Los investigadores estiman que en los últimos cuatro años habían producido más de 700 documentos falsos, lo que implicaría que los beneficios obtenidos podrían superar los 200.000 euros.

La Policía ha realizado cuatro registros en inmuebles de Madrid y de las localidades madrileñas de Alcorcón y Móstoles y Madrid en los que ha intervenido 39 documentos falsos, 27 de los cuales eran tarjetas de solicitantes de asilo, ocho tarjetas de identificación de extranjeros, dos pasaportes de Guinea y dos permisos de conducir.

Asimismo los agentes han aprehendido 3.700 euros en efectivo, una impresora de tarjetas de PVC, 17 teléfonos móviles, dos ordenadores portátiles, tres tabletas electrónicas y diversa documentación relacionada con la investigación.

Te puede interesar

Comentar ()