Es un repaso por la historia del arte. También una expedición por lo mejor de los voluminosos fondos del museo más antiguo del País Vasco; el Bellas Artes de Bilbao. Lleva 110 años adquiriendo obras, impulsando artistas y captando la esencia de las expresiones artísticas. El próximo mes de octubre rebasará una década del siglo de existencia y la pinacoteca bilbaína que dirige Miguel Zugaza ha querido hacerlo sacando a la luz, haciéndole compartir galería, espacio y tiempo a lo más granado de los autores que integran las 14.000 obras que entre pinturas, esculturas, obras en papel y piezas de arte decorativo esperan su turno para ser expuestas al público.

La colección que se abre el público este miércoles día 9, y que permanecerá abierta hasta el 17 de septiembre, lleva por título 110 años, 110 obras. Está compuesta por obras de algunos de los autores más significativos de los movimientos artísticos que integran el fondo del museo y que se extiende desde el siglo XIII y hasta la actualidad.

Una selección de obras expuestas de modo cronológico, siglo a siglo, y con un fin “enciclopédico”, según ha subrayado durante su presentación el director del museo y que incluye obras de Goya, El Greco, Gauguin, Sorolla, Zurbaran, Murillo, Dario de Regoyos, Tapies, Oteiza, Chillida o Barceló, entre otros muchos, “calidad y belleza, pero también un relato de la historia del arte”, ha apuntado Zugaza.

La muestra repasa todas las corrientes artísticas, desde el siglo XIII hasta la actualidad, presentes en su fondo de obras

El 5 de octubre de 1908 abrió sus puertas este museo vasco. Lo hizo por iniciativa cívica de una sociedad pujante al calor de la boyante industria del hierro y la creciente construcción naval. Un grupo de empresarios y artistas vascos se aliaron empeñados en acompañar a esa pujanza económica un resurgir cultural en aquella Vizcaya industrial. Las primeras aportaciones de obras de artistas y particulares pronto se vieron acompañadas por apoyo institucional por parte de la Diputación de Vizcaya y el Ayuntamiento de Bilbao –y muchas décadas después también del Gobierno vasco-.

Carácter “enciclopédico”

La muestra proyecta, a través de pinturas, esculturas y una videocreación, “el carácter enciclopédico” de toda la colección y una cronología que se extiende desde el siglo XIII hasta el XX, con especial hincapié en su “profundo arraigo” con el entorno artístico y social local.

El itinerario de la exposición está planteado por orden cronológico, siglo a siglo y en una sucesión de corrientes artísticas con la que cuales se observa la evolución del arte en un periodo de ocho siglos. Comienza con una muestra del Románica catalán del siglo XII, con varias tallas policromadas y con obras de autores góticos. Los siglos XVI y XVII están representados por el Renacimiento y el Manierismo con autores como Jan Mandijn, Martin de Vos o dos obras de El Greco, entre otros.

El siguiente movimiento de la muestra es el Barroco español, con piezas de Francisco Herrera el Viejo, Juan Ribalta o Zurbaran o Murillo. Tampoco faltan muestras del Barroco flamenco y europeo con obras de Anton van Dyck.

Entre las 110 obras figuran pinturas de Goya, Zurbaran, Murillo, Oteiza o Chillida, entre otros muchos

En la sucesión de estilos que es la exposición “110 años, 110 obras” la siguiente que se puede observar es el estilo Narturalista del XVIII, con pinturas firmadas por Goya y Meléndez, con sus retratos de Martin Zapater y Leandro Fernández de Moratín. La retratística española aparece con otros dos artistas del XIX, Vicente López y Federico de Madrazo.

El siglo XIX y los comienzos del XX se ilustran con autores vascos como Aduardo Zamacois, Anselmo Guinea y Juan de Barroeta, cuyas obras también forman parte de la colección del Museo de Bellas Artes de Bilbao. Junto a ellos se pueden ver obras de Francisco de Iturrino, Dario de Regoyo o Joaquín Sorolla. La huella artística de la generación del 98 está representada por algunos de sus más insignes representantes, como Ignacio Zuloaga y Gustavo de Maeztu Herman Anglada. No faltan obras de Paul Gauguin, de Paul Sérusier  de autores de las vanguardias del siglo XX con generaciones de pintores y escultores de la abstracción o las nuevas formas de figuración como Francis Bacon, Antoni Tàpies, Jorge Oteiza, Eduardo Chillida o Eduardo Arroyo.

El “alfabeto” del Museo

Esta será sólo una de las exposiciones que el Bellas Artes de Bilbao llevará a cabo con motivo de su 110 aniversario. Tras el verano la pinacoteca inaugurará una muestra diseñada por el escritor Kirmen Uribe, Premio Nacional de Narrativa 2009. Uribe ha buscado vincular letras y pintura, para diseñar ABC, el alfabeto del Museo. La exposición se extenderá por las 30 salas que serán reformadas y en las que se exhibirán muchas de las obras jamás expuestas de la colección del museo.

Lo hará de un modo innovador. La exposición, que no se estructurará ni cronológicamente, ni por autores o estilos, se basa en que a cada una de las salas se le asignará una letra del abecedario, de la A a la Z, y sobre la que pivotará un concepto o palabra en diferentes idiomas. “Pretendemos que obras y cuadros de la colección que hasta ahora no habían tenido relación entre sí, lo tengan”, aseguró Uribe durante la presentación del proyecto. Y lo hará en torno a un concepto o término que comience por la letra de cada sala “y en torno al cual las obras dialogan entre sí”. Serán palabras y conceptos en tres idiomas: castellano, euskera e inglés. “Hemos pensado en palabras como ‘Zubi’ (puente) para la sala con ‘Z’, War (guerra) para la ‘W’, la ‘D’ de deseo o la ‘B’ de Bilbao”.