Tendencias

Vanina Bruc: "Muchos nos ven como alienígenas que venimos a molestar en su mundo perfecto"

La escritora y modelo, en una entrevista con El Independiente, charla sobre su último libro 'Pronto seré de oro y carmín'

La escritora Vanina Bruc en un fondo violeta

Vanina Bruc Pepa Serrano

Establecer las fronteras entre la realidad y la ficción en ocasiones suele ser una tarea ardua. Sobre todo si nos ponemos en la piel de una escritora cuyos relatos conforman un mundo de lo más exótico y variopinto posible. Con Pronto seré de oro y carmín de Vanina Bruc, publicado gracias a Dos Bigotes, se explora el mundo de la confusión, la crisis personal, el ansia de libertad, la magia de la identidad o el camino del autodescubrimiento, entre otros.

En una entrevista con El Independiente, la escritora Vanina Bruc detalla que el abanico de personajes que encontraremos en estos relatos tienen «una parte de ella». A pesar de que Bruc no es una performer japonesa en el Nueva York de los años 70 como Keiko, «empatiza» con muchas de la historias que ha aunado en estas páginas. «Con todas sus emociones, sus energías y lo que sienten en cada momento», afirma. «Puede ser la parte más intangible, pero lo estructuro y canalizo materialmente para poder contarlo». Su imaginación emana de «mil historias», cosas que va hilando, o cuestiones que le interesan y preocupan.

  • La escritora Vanina Bruc en un fondo verde
    • Compartir
    Pepa Serrano

Personajes como Lindo, que observa los ángeles del techo de un hotel romano mientras piensa en huir. O Bandita, que hace drag, busca el amor a lomos de un descapotable y pide al viento que la ame como sea, nos sumergen en relatos llenos de fantasía. Luego están el inquisidor Edmundo y la bruja Carmela, inmersos en un juicio por brujearía en el que se difuminarán los dos puntos de vista. También están Keiko, Florence y Nefar, que nos harán viajar a Japón, una Navidad familiar pasando por el Egipto faraónico.

«Los derechos humanos no están sujetos a debate»

El libro está dedicado a «aquel niñe que se escondía en los bosques donde nadie le hacía daño». Preguntamos a Vanina que si pudiese volver a atrás, qué le diría a aquél niñe, algo que define como una «imagen muy hermosa» de emular en su cabeza. «Le diría que hay futuro, y que voy a luchar para ser yo misma», afirma. Sin duda, el camino que ha recorrido la comunidad trans hasta el día de hoy no ha sido difícil, pero aún queda mucho por recorrer en términos de conquista de derechos.

Queda muchísimo trabajo por hacer, existe mucha desinformación con la imagen que se inculca de nosotras en los medios de comunicación»

VANINA BRUC

Con la ley Trans encima de la mesa, considera este debate está exento de «una moralidad superior». «Los derechos humanos no están sujetos a debate, es algo tan simple como eso, nadie puede decidir que una persona exista o no», asevera. «Queda muchísimo trabajo por hacer, existe mucha desinformación con la imagen que se inculca de nosotras en los medios de comunicación. Son aspectos que tenemos interiorizados, después yo he tenido que quitarme ese juicio».

Parezco una princesa del Final Fantasy, es todo un orgullo ser yo»

VANINA BRUC

En relación con el suceso protagonizado por Carla Antonelli cuando un diputado de Vox se refirió a ella en masculino, la escritora parafrasea a la socialista. «Claro que pueden decir que yo no existo, pero formo parte de este mundo, todo viene de cómo alguien se cree moralmente superior en su privilegio por ser cisgénero», espeta. En esta línea, Bruc comenta cómo con el tiempo se ha vuelto hierática a los comentarios negativos del exterior, los insultos ya le son «indiferentes».

Anecdóticamente, cuenta a El Independiente cómo una vez le llegó un paquete y el repartidor cuestionó despectivamente si ella era realmente Vanina. «No voy a negar que la gente me observa por la calle, es algo que sigue ocurriendo y antes me ponía nerviosa», explica. «Normal, soy una valkiria pelirroja de metro ochenta y claro que llamo la atención, parezco una princesa del Final Fantasy, es todo un orgullo ser yo», apunta entre risas.

  • La escritora y modelo Vanina Bruc en un fondo verde
    • Compartir
    Pepa Serrano

«Nos ven como una especie de alienígenas»

Yo no soy tu fantasía, yo soy mi propia fantasía. Los hombres cis heterosexuales están acostumbrados a que el mundo sea suyo»

VANINA BRUC

Asimismo, define el discurso de extrema derecha como un conjunto de argumentos «escalofriantes y fruto de la ignorancia». «No tienen la molestia de entenderlo. He escuchado auténticas absurdeces como el lobby trans. Nos ven como una especie de alienígenas que venimos a molestar en su mundo perfecto», indica. En esta línea, Bruc recalca que la Ley Trans es «hipernecesaria». «No debería de ser una experiencia [la realidad trans] más complicada que otra, me pone muy nerviosa que se considere una elección para hacer temblar los cimientos de la sociedad, es algo atroz».

A pesar de que en España la situación de la comunidad LGTB ha mejorado en las últimas décadas, Vanina considera que nuestro país sigue siendo «en parte carca». «Todo esto es porque hay personas que llevan más tiempo en la Tierra y se niegan a empatizar o escuchar, pretenden imponer su tradición. Siempre hay de todo, no vamos a crear un mundo utópico», asevera. A día de hoy muchos hombre heterosexuales fetichizan a las mujeres trans, algo que para la autora de Pronto seré de oro y carmín se debe al patriarcado, entre otras muchas razones.

«Yo no soy tu fantasía, yo soy mi propia fantasía. Los hombres cis heterosexuales están acostumbrados a que el mundo sea suyo», expone. «Es su responsabilidad gestionar las cosas que haces y sientes, y cómo actúas en consecuencia, es algo que no lo conciben «. Asimismo, Vanina define la masculinidad como «una prisión tóxica». «La masculinidad no es hegemónica, les es imposible [a muchos hombres] salir de ese molde tradicional y convencional. Sentirse atraídos por alguien trans es algo que les rompe sus esquemas binarios y arcaicos por hipocresía».

  • Vanina Bruc en un fondo violeta
    • Compartir
    Pepa Serrano

«La libertad de una es la libertad de las demás»

Desde El Independiente preguntamos a Vanina cómo vive su experiencia como mujer trans y responde que «aún hay muchas convenciones sociales preestablecidas». «Lo más bello y positivo es que te da tal libertad para crear tu existencia, no tiene nada que ver con elegir entre a b o c«, indica. «Tienes tu propio camino de exploración en el arte de tu existencia, en por ejemplo, cómo lees tu misma tu cuerpo, tu identidad… La libertad de una es la libertad de las demás».

Cualquier persona que esté en tránsito pierde lazos por actitudes tránsfobas espantosas»

vanina bruc

En esta línea, el apoyo del entorno más directo es fundamental en una transición. «Cualquier persona que esté en tránsito pierde lazos por actitudes tránsfobas espantosas», expone. «También se abre una oportunidad para quererse a una misma y demandar que te quieran bien, yo por ejemplo tengo una familia elegida maravillosa. Es un poco una burbuja de tolerancia».

Bruc define la escritura como su «salvación», «una fuente de magia inagotable». «Es el flujo de las palabras, me di cuenta de que me era muy fácil construir cosas a través de ellas», explica. «Es como si estuviese nadando, crear mundos sobre sobre los que yo tengo el poder y me expando. Es algo que me hace muy feliz».

Comentar ()