La Comisión Técnica para el Estudio e Inventario del Patrimonio Inmaterial de la Generalitat Valenciana ha decidido aprobar los trámites para declarar como Bien de Interés Cultural (BIC) «La paella valenciana. El arte de unir y compartir». La solicitud había sido presentada por la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Valencia con el apoyo de las tres diputaciones provinciales, ayuntamientos, universidades valencianas, entidades culturales, restaurantes y cocineros.

Entre los motivos defendidos por los solicitantes figuran que la paella es «un plato tradicional y contemporáneo», constituye «un fenómeno integrador» y posee un «carácter representativo de la sociedad valenciana». Los organismos que apoyan esta petición avalan que la paella es un «símbolo identitario del territorio valenciano que ha perdurado a lo largo de los años, transmitiéndose de generación en generación» y que ha mantenido las costumbres y prácticas de la preparación del plato.

Por otro lado, lo catalogan como un «elemento vertebrador clave de la gastronomía valenciana», debido a las diversas posibilidades de su elaboración, además de calificarlo «icono cultural en el territorio español», hecho que convierte el plato en un bien único del patrimonio cultural valenciano y a escala internacional.

Un bien «muy preciado»

Además, «la preparación y elaboración de este plato se han convertido en un fenómeno social» a causa de las diferentes actividades que se realizan alrededor de la receta, entre los que han destacado «una comida familiar o un concurso de arroces», hecho que configura para los defensores de la paella un «espacio idóneo donde poner en valor la hospitalidad, la buena vecindad, el diálogo intercultural y el respeto que caracteriza a nuestra tierra».

Por todo esto, la comisión técnica encargada ha definido que las características mencionadas convierten a la paella en «un bien inmaterial muy preciado, con una tradición histórico-cultural de gran importancia en todos los ámbitos, ya sea local, regional, nacional o internacional».

Los métodos de cultivo y obtención de los ingredientes para su elaboración, los instrumentos que se usan para cocinar y la tradición «hacen de la paella un bien exclusivo, merecedor de una distinción» que permitirá mantener y preservar «la diversidad cultural frente al creciente fenómeno globalizador», según el dictamen hecho público este miércoles por la Generalitat.

Receta de la paella en el BOE

Motivo de este nuevo galardón, el Boletín Oficial del Estado (BOE) ha incluido las ocho claves para cocinar una verdadera paella valenciana. Así consta en la incoación del expediente para declarar bien de interés cultural inmaterial a uno de los platos estrella de la gastronomía española.

  1. El arroz se añade al caldo dibujando una cruz para que la cantidad se distribuya de forma equivalente en la paella.
  2.   Si el número de comensales lo permite, la capa de arroz que sea fina.
  3.  No remover el arroz cuando se está cocinando, para que no suelte almidón.
  4.  Si se come de la misma paella (que no paellera) cada comensal tiene su espacio en ella y si alguno come en plato, se le sirve del centro para no «desdibujar» la ración del resto.
  5.  Debe comerse con cuchara (antiguamente eran de madera y unipersonales), ahora esta costumbre se ha perdido.
  6.  Si se hace paella a leña, mejor que sea madera de naranjo ya que, además de darle un aroma especial y característico al plato, hace que el fuego se mantenga.
  7.  En el caso de utilizar la cocina a gas es importante que los fuegos calienten toda la paella de forma homogénea.
  8.  El momento definitivo y más delicado es el punto de cocción del arroz, una vez se añade al caldo.