Tendencias

La inteligencia artificial en el cine y "el santo grial" de las productoras"

Aplicación de la inteligencia artificial en el cine.

Aplicación de la inteligencia artificial en el cine.

¿Qué romperá la taquilla? ¿Qué actor es el mejor para un papel determinado? ¿Qué tipo de personajes se adecuan mejor a la historia? ¿Quién pagará por ver esta película? Todas estas cuestiones han rondado las mentes de la industria cinematográfica desde su inicio y todavía lo hacen. No han cambiado. La incertidumbre es uno de los factores habituales en el negocio de la gran pantalla, donde los que ponen el dinero quieren certezas y, sobre todo, recuperar su inversión. La inteligencia artificial y el séptimo arte, dos conceptos que en principio rechinan, han experimentado un acercamiento más que provechoso para ambas partes en los últimos tiempos.

«El santo grial para las productoras de cine es encontrar qué seduce al público y combinarlo para bien para tener éxito» explica en conversación este diario Pablo García-Sánchez, investigador del departamento de Arquitectura y Tecnología de Computadores de la Universidad de Granada y autor del estudio ‘Los Simpson lo hicieron: explorando el espacio de los tropos cinematográficos y su estructura a gran escala’, una investigación «para generar historias interesantes a partir de la descarga de más de 20.000 tropos del cine». «Un tropo es un cliché, una narrativa recurrente, como que el malo va de negro o el héroe que supera sus miedos para triunfar. Son rasgos que se repiten en muchas películas desde siempre y que gustan a la gente», explica García-Sánchez.

El salto al vacío de una obra artística como una película encuentra en la inteligencia artificial un amigo, una herramienta que permite despejar incógnitas antes indescifrables. A través de esta tecnología se puede conocer «qué excita a la audiencia y cómo son estas emociones, cuál es la jerarquía entre los personajes y la interacción entre ellos, calcular rendimientos en taquilla o diseñar desde el punto de vista financiero una producción», tal y como señaló en declaraciones recogidas por El Independiente en Next Lab Finance & Tech Navarra durante la intervención de Sami Arpa, consejero delegado y cofundador de Largo AI, una startup suiza que cuenta con un sistema que «convierte patrones cognitivos en información significativa para los productores, escritores, directores y distribuidores».

Inteligencia artificial aplicada al cine

Las aplicaciones de la inteligencia artificial en el cine aportan información sobre qué quiere ver el espectador, cómo va a reaccionar al producto, cuáles son las relaciones entre los personajes o qué ingresos se prevén. «Por ejemplo, quiero hacer una película del espacio en la que haya una princesa y un monstruo. El sistema te recomienda unas ideas de cómo hacer el guion a partir de otras películas que han tenido éxito, no es que te de el texto. Luego los guionistas utilizan esas conclusiones», indica García-Sánchez, que destaca que «lo interesante de la inteligencia artificial es tener infinidad de datos».

La gran virtud de la inteligencia artificial es la capacidad concentrar tal número de datos que mediante un método tradicional son inabarcables. «Se basa en el big data: almacenar información para establecer patrones», comenta el investigador. Una de las dificultades que encuentra la alta tecnología para su aplicación a la industria cinematográfica es la reticencia de los más románticos. «Es una ayuda más que aprovechable», asevera García-Sánchez, que defiende la sintonía entre el papel humano y tecnológico: «La excesiva utilización de las herramientas de inteligencia artificial puede condicionar el proceso creativo y hacerlo menos original. En la cina ya hay pocas historias nuevas, hay muchas sagas y adaptaciones. Es fundamental remarcar el papel humano a la hora de utilizar la información que da la inteligencia artificial para dar esa chispa», concluye el investigador.

Te puede interesar

Comentar ()