Tendencias

La reina Sofía habla sobre la situación de su hermano, el rey Constantino

Ayer, mientras los reyes Felipe y Letizia ejercían de anfitriones en el palacio de Marivent en la recepción anual veraniega a representantes de la sociedad balear, la reina emérita Sofía aprovechó para acercarse a algunos periodistas y hacerles algunas declaraciones. Según informa Vanitatis, Sofía habló de que se encontraba muy bien de salud, que le encantaba Mallorca y también desveló que su hermano, el rey Constantino de Grecia, está en silla de ruedas. «¡Él, que siempre ha sido tan activo!», apuntó.

Varios posibles infartos

La última vez que se le vio –en la boda de uno de sus hijos, el príncipe Philippos, con la millonaria Nina Flohr en Atenas–, la verdad es que estaba bastante deteriorado. Por lo que se sabe, en los últimos años Constantino ha sufrido varios problemas de salud. En el 2018 sufrió un infarto y, a mediados de diciembre del 2021, sufrió otro, por lo que tuvo que ser trasladado a toda prisa a un hospital. Algunos medios, como The National Herald, llegaron a publicar entonces que su condición era bastante grave y que estaba en una unidad de cuidados intensivos. También este medio publicó que la reina Sofía y la princesa Irene, las hermanas de Constantino, habían ido corriendo a Grecia para estar a su lado. Pero no hay ninguna confirmación oficial de esta información.

También se sabe que, a principios del 2022, Constantino fue nuevamente ingresado en el hospital Attikon a causa del coronavirus. Su esposa, la reina Ana María, que tenía previsto viajar a Dinamarca, su tierra natal, para participar en un acto de homenaje a sus padres, los reyes Federico e Ingrid, canceló inmediatamente el viaje a Copenhaguen y se quedó en Atenas.

En ninguno de estos casos se hizo público ningún comunicado, por lo que no se tienen detalles de las dolencias y sus tratamientos. Lo único que se sabe es que, en los últimos años, se le ha visto usar una silla de ruedas.

Un antiguo atleta olímpico

La imagen contrasta con la que siempre solía ofrecer el rey de los helenos. Constantino, como recordó ayer la reina, era una persona sumamente activa. No sólo fue medallista olímpico en vela, sino que practicaba judo y se dice que fue precisamente practicando este deporte que rompió la clavícula a quien iba a ser su cuñado, Juan Carlos de Borbón. Ocurrió a pocos días de la boda de su hermana Sofía y el entonces príncipe Juan Carlos tuvo que ir a su enlace escayolado.

Además, en su juventud corrieron ríos de tinta sobre su gusto por la juerga y las salidas a nightclubs en Atenas. En una de esas salidas, agasajó a la entonces primera dama de Estados Unidos Jackie Kennedy.

Un rey en el exilio

Sin embargo, después de la muerte de su padre, en 1964, Constantino sentó la cabeza. Fue rey hasta 1973, cuando un golpe de estado lo echó del país en cuestión de horas. Se instaló con su familia en Dinamarca y luego en Londres, donde vivió durante décadas. El gobierno griego solo le dejó regresar unas horas al país cuando murió su madre, la reina Federica, en 1981, y la familia quiso llevarla a Tatoi para ser enterrada junto al que había sido su marido, Pablo de Grecia.

En el 2013, sin embargo, las relaciones entre Constantino y el gobierno griego ya habían mejorado lo suficiente como para dejarle instalarse en el país. Ese año Constantino y su mujer se trasladaron a Porto Cheli, en la región del Peloponeso, donde residen a día de hoy.

Te puede interesar

Comentar ()