IMDB

logo
La trágica vida de John Travolta

Cine

La trágica vida de John Travolta

El éxito profesional del actor no es equiparable a su vida personal, que ha estado protagonizada por episodios duros desde su juventud

Hollywood se despedía hoy de Kelly Preston, actriz que participó en más de setenta películas a lo largo de su carrera, y que ha fallecido a los 57 años. Esposa de John Travolta, ha muerto dos años después de que se le diagnosticara cáncer de mama. Esta trágica noticia se suma a la lista de desgracias que ha padecido el actor de Grease, quien ya ha recibido mensajes de condolencia por parte de sus compañeros de profesión.

Pese a ser un artista consolidado, el éxito profesional de John Travolta no es equiparable a su vida personal, que ha estado protagonizada por episodios realmente duros desde su juventud. Para conocer los momentos buenos y no tan buenos de la vida del actor, hacemos un repaso a su trayectoria y ámbito personal.

John Joseph Travolta (18 de febrero de 1954) tiene familia de ascendencia italiana e irlandesa, que transmitió tanto a él como a sus cinco hermanos la pasión por la actuación. Cuando contaba con apenas unos años de edad, dio muestras de su talento para la imitación, por lo que su padre le construyó una tarima de teatro en la que él y sus hermanos pudieran representar obras al resto de la familia.

Ya en los inicios de la década de los 70, el mánager de John Travolta logró dos audiciones para el actor. Pese a que no superó la primera prueba para aparecer en la película El último deber (1973) en la que sí estuvo Jack Nicholson, Travolta logró formar parte del reparto de La lluvia del Diablo (1975). Trabajar en esta cinta le permitió conocer a la también actriz Joan Prather, quien le introdujo en la Iglesia de la Cienciología, a la que a día de hoy sigue perteneciendo.

Cuando disfrutaba de una carrera bien encauzada, murió de cáncer Diana Hylan, su novia y compañera de reparto en ‘El chico de la burbuja de plástico’

Interpretaría por primera vez a un personaje protagonista en la película para televisión de la ABC, El chico de la burbuja de plástico (1976), dirigida por Randal Kleiser (quien dos años después dirigiría también Grease), y donde Travolta conoció a Diana Hyland, coprotagonista y 18 años mayor que él. Poco después, el joven recibió una llamada del productor Robert Stigwood, ofreciéndole el papel principal del largometraje musical Fiebre del sábado por la noche (1977), oferta que incluía también protagonizar la adaptación a la gran pantalla de Grease. Así fue como Travolta se embarcó en dos películas que exigían tanto entrenamiento vocal como dancístico, y que le convirtieron en un actor universalmente conocido.

Pese a que John Travolta disfrutaba de una carrera bien encauzada, su vida personal quedó ensombrecida después de que diagnosticaran cáncer a su novia y compañera de reparto de El chico de la burbuja de plástico, Diana Hylan. Aunque, en un principio, la actriz respondió al tratamiento, hubo un momento en que dejó de funcionar, y un agónico 27 de marzo de 1977 acabaría falleciendo. Esto contrastaba drásticamente con el despegue de la popularidad de Travolta tras el éxito de Fiebre de sábado noche, una película triunfadora en taquilla que además fue aclamada por la crítica.

El actor parecía imbatible tras construirse prácticamente una cultura en torno a su imagen. Sin embargo, su siguiente película, Impacto (1981), no tuvo el éxito esperado pese al respaldo de la crítica. En este descenso cuesta abajo, Travolta se vio obligado a aceptar roles como el de la secuela de Fiebre del sábado noche, la película Sobreviviendo (1983), dirigida por Sylvester Stallone, que supusieron la pérdida no solo de la audiencia, sino de la crítica.

Después llegarían tres nuevos fracasos que dejarían la carrera de Travolta estancada. El actor aprovechó estos años de declive profesional para dedicarse a su otra pasión: los aviones. Además de convertirse en piloto, graduado de academia y dueño de su propio avión, contrajo matrimonio con la también actriz Kelly Preston.

Tras cuatro años sin protagonizar ninguna película en Hollywood, regresó con un modesto largometraje titulado Los expertos (1989). A este le siguieron tres éxitos en taquilla, la comedia Mira quién habla, estrenada ese mismo año, y sus dos secuelas que llegarían en 1990 y 1993. Aunque estos pequeños triunfos no conseguirían resucitar su carrera del todo, serían los predecesores de su renacer al estilo ave fénix: Pulp Fiction.

La vida del actor se ensombrecería de nuevo en enero de 2009, cuando su hijo de 16 años falleció en la residencia que Travolta posee en las Islas Bahamas

En 1994, un joven Quentin Tarantino quería que John Travolta protagonizase su nueva cinta junto a Samuel L. Jackson, Uma Thurman y Bruce Willis. A sus cuarenta años, el cineasta quería que se metiera en la piel de Vincent Vega, apuesta que no le salió mal: entre los múltiples galardones que la Academia otorgó a Pulp Fiction, uno fue a parar a John Travolta como Mejor Actor.

En los cinco siguientes años, el actor trabajó en, nada más y nada menos, que quince películas. Entre ellas, destacan las siguientes: Get shorty, Phenomenon, Cara a cara, Colores primarios y La delgada línea roja. En Corazones solitarios pasó a formar parte de un reparto de lo más ambicioso, en el que había nombres como Gene Hackman, Nicholas Cage, Rene Russo, James Woods, Halle Berry, Joaquín Phoenix, Jared Leto o Salma Hayek. Sin embargo, no sería hasta 2007, con el estreno de Hairspray, cuando volviese a coprotagonizar un musical. Travolta da vida, en esta ocasión, a una mujer que supera la cuarentena, y que evita por todos los medios que su hija se acerque al mundo del espectáculo.

La vida del actor se ensombrecería de nuevo en enero de 2009, cuando su hijo de 16 años, Jett, falleció en la residencia que Travolta posee en el Old Bahama Bay Hotel, en las Islas Bahamas. El primogénito fue encontrado en la bañera por una de las empleadas del hogar y trasladado inmediatamente al Hospital de Freeport, pero los médicos no pudieron hacer nada por salvar su vida.

A ello se añadió en 2012 la demanda por agresión sexual y lesiones, presentada por un masajista anónimo, aunque el abogado del actor pudo probar la falsedad de los hechos, ya que no se encontraba en California cuando se produjo el supuesto episodio. Cinco años después, se hizo pública otra acusación por parte de un segundo masajista por un nuevo caso de abuso sexual. Aunque nunca fue condenado, la vida privada de John Travolta se complicaba una vez más.

Dejando de lado el ámbito personal, en 2016 regresaría a la televisión en la primera temporada de la serie antológica American Crime Story, titulada The People v. O. J. Simpson, en la que dio vida al abogado Robert Shapiro. Ese 2016 participó también en las películas El valle de la venganza y Yo soy la venganza.

Ahora, John Travolta sufre un nuevo varapalo con el fallecimiento de Kelly Preston, quien fuera actriz en películas tan populares como Los gemelos golpean dos veces o Jerry Maguire, y esposa del actor. El propio Travolta confirmó a través de redes sociales la muerte de la actriz, a quien se diagnosticó cáncer de mama. «Mi familia y yo estaremos siempre muy agradecidos a los médicos y enfermeras de todos los centros médicos que la han ayudado, así como a sus muchos amigos y seres queridos que han estado a su lado. El amor y la vida de Kelly siempre serán recordados».

El actor indicó igualmente que se retirará durante una temporada de la actividad pública para dedicarse por completo a su familia. «Me tomaré un tiempo para estar con mis hijos, que han perdido a su madre. Así que os pido disculpas por adelantado si no tenéis noticias nuestras por un tiempo», concluye.

Comentar ()