Más de cincuenta fotógrafos europeos reflexionan sobre la identidad nacional a través del impacto que “el desarrollo europeo” tuvo en su entorno en la muestra Paisaje enmarcado. Misiones fotográficas europeas, 1984-2019, una muestra que acoge hasta el 8 de septiembre el museo ICO de Madrid. “Los ocho proyectos que conforman la muestra tratan la capacidad democrática de la fotografía”, ha explicado este jueves el comisario de la exposición, Frits Gierstberg, en la presentación de esta muestra -que abrirá sus puertas mañana viernes- y en la que ha estado acompañado por la directora de la Fundación ICO, Gloria Peñafiel, y la directora de PhotoESPAÑA, el festival en que se enmarca esta exposición, Claude Bussac.

Las misiones fotográficas, impulsadas por instituciones públicas o mixtas, estudian las transformaciones sufridas en el paisaje europeo para debatir entre “los que disfrutan de estos espacios, para llegar a un acuerdo sobre el futuro”, según Gierstberg, y analizan el impacto de la urbanización o el final de la agricultura tradicional en Francia, Italia, Suecia, Alemania y Suiza, Dinamarca y Rumanía.

Las mayores transformaciones en el paisaje europeo se produjeron en los setenta y ochenta, explican desde el museo, en gran medida por el declive de la industria pesada y minera, así como por el incremento de la economía de servicios, el turismo de masas y la movilidad. En ese sentido, para su comisario, el objetivo final de Paisaje enmarcado es preguntarse hacia dónde va la Unión Europea y, “desde las ideas de la identidad nacional, muy ligadas a los paisajes de cada país”, escoger hacia dónde vamos.

Las ideas de la identidad nacional, muy ligadas a los paisajes de cada país”

La primera de las misiones se realizó entre 1984 y 1989 en Francia, donde los 29 fotógrafos pertenecientes a la expedición DATAR trabajaron “con cierta libertad” para generar arte de un proyecto que se presuponía meramente documental, una división -arte y documental- que el comisario ha acuñado anacrónica. Las imágenes, tomadas en zonas de la periferia, volvían luego a la capital gala para generar debate: un proyecto que el presidente del patronato del centro regional de fotografía Hauts-de-France, Jean Marc Vantournhoudt, también presente en la convocatoria, ha considerado “aún vigente”.

“Resulta apasionante ver el enfoque de los fotógrafos, en un momento tan importante para hablar de identidad europea -ha declarado Vantournhoudt-, la cultura es una forma de luchar contra el auge de los extremismos”. Por otra parte, el comisario reconocía no haber encontrado un proyecto nacional equiparable: “No he sido capaz de descubrir ningún proyecto español de magnitud y características similares. Tal vez esta exposición sirva para abrir el debate aquí”. El holandés también ha anunciado la salida, en las próximas semanas, de un catálogo que reunirá una amplia selección de las fotografías que conforman la muestra.