Cementerio Sad Hill, escenario de 'El bueno el feo y el malo'.

Cementerio Sad Hill, escenario de 'El bueno el feo y el malo'. Rafael Ordóñez

Cultura

Sad Hill, el cementerio de cine que compite con el monasterio de Domingo de Silos

Es una de las escenas más emblemáticas de la historia del cine. Un botín enterrado en una tumba y tres vaqueros rápidos con el gatillo. Son los protagonistas de El bueno, el feo y el malo, en la escena final del duelo de la película de Sergio Leone que en 1966 rodó en Santo Domingo de Silos, Burgos. Medio siglo después de su rodaje un grupo de vecinos se implicó personalmente para recuperar el cementerio de la película: Sad Hill

Durante años los vecinos, agrupados en la Asociación Sad Hill, trabajaron y restauraron la mayoría de las 5000 tumbas falsas que forman el cementerio de Sad Hill (que significa colina triste) y que fueron creadas por soldados del Ejército español que se pusieron a disposición de Sergio Leone para el rodaje del conocido spaghetti western. Además reconstruyeron y desenterraron el círculo central de piedra en el que tiene lugar el mítico duelo. 

Sad Hill está ahora cercado, señalizado y es un punto de peregrinaje desde Santo Domingo de Silos. La localidad burgalesa conocida por el monasterio y sus monjes benedictinos famosos por sus cantos gregorianos ha asumido como parte de su patrimonio cultural el vestigio de aquel rodaje.  La cartelería recuerda los hitos del rodaje, y la silueta de Clint Eastwood con poncho mejicano da la bienvenida a los visitantes que no pueden dejar de silbar la banda sonora de la película de Ennio Morricone

Tumbas del cementerio Sad Hill, escenario de 'El bueno el feo y el malo'.
Tumbas del cementerio Sad Hill, escenario de ‘El bueno el feo y el malo’. Rafael Ordóñez

Sad Hill se ha incorporado tanto a la comarca que bajo su nombre ya se pueden encontrar vino, cerveza y hasta una prueba ciclista de montaña: la Colina Triste. Carrera por etapas que transcurre por la zona y pasa por el falso camposanto. Vino Colina Triste es también el nombre del caldo de la Denominación de Origen de Arlanza que se ha sumado al tirón del escenario. “Vino de Arlanza con aires del oeste”, dice la botella.

Los fines de semana el empresario David Sebastián pone en la entrada del cementerio una food truck para atender a los visitantes del cementerios. Allí la bebida estrella es la cerveza Sad Hill. Sebastián, bodeguero de la localidad, además ha abierto una cervecería en el desfiladero de la Yecla, otro de los puntos de interés de la localidad. «Lo hemos ambientado tipo western y la gente como recuerdo se llevan cajas de cerveza. Los fines de semana tenemos ocho personas trabajando». El maridaje perfecto de su local vaquero es la cerveza Sad Hill y la hamburguesa Clint Eastwood.

«En el pueblo al principio estaban sorprendidos por las visitas y eso que estamos con el Covid»; según este empresario que colabora en con la Asociación Cultural en el mantenimiento del lugar, desde el lanzamiento del documental Desenterrando Sad Hill que recoge la recuperación del cementerio las visitas no han dejado de crecer. Ante el éxito del cementerio del spagetti western se están planteando recuperar otras localizaciones de la película de Leone.

Cementerio Sad Hill, escenario de ‘El bueno el feo y el malo’.

Las tumbas del falso cementerio burgalés recogen los nombres de benefactores privados que apoyaron económicamente la reconstrucción de Sad Hill. Algunos conocidos como el director Alex de la Iglesia. La banda de rock Metallica cuenta con una tumba en su honor, porque todos sus directos los arranca con la banda sonora creada por Ennio Morricone que suena antes de que la formación salga al escenario.

Te puede interesar

Comentar ()