Era la Navidad de 1970 cuando John Reid vio por primera vez al compositor y pianista de 23 años Reginald Kenneth Dwight, más conocido como Elton John. No mucho más tarde, daría comienzo una relación profesional entre ambos que se prolongaría dos décadas y una sentimental que ambos mantendrían en secreto. Gran parte del vínculo amoroso que mantuvieron se ve plasmado en el biopic Rocketman.

John Reid en la actualidad es un hombre acaudalado, dueño de siete casas y una colección de arte valorada en 2.5 millones de dólares, pero mucho antes de enriquecerse creció en los suburbios de Glasgow, hasta que a los 18 años decidió mudarse a Londres para dejar de ser «el único gay del pueblo». Su carrera en el mundo de la música dio comienzo en una filial británica de la discográfica Motown, donde trabajó con The Supremes, Marvin Gaye, Stevie Wonder y The Temptations. En 1971, funda su propio negocio, John Reid Enterprises y por aquel entonces, Elton y él se conocieron, interpretando algunos de sus temas al cantante, que quedó maravillado. «Las canciones eran hermosas», confesó el propio Reid en 2018 al Scottish Daily Mail.

En julio de 1973, la relación profesional entre ambos se confirmó. Reid era el nuevo representante de Elton John,  y además iniciaron una relación amorosa en secreto,mudándose a vivir juntos a un apartamento situado en un piso superior a un supermercado en la Edgeware Road de Londres. Vivían, tal y como dicen sus amigos, «en pareja, discutiendo, pero siendo leales el uno al otro».

La pareja luchó contra la adicción que ambos padecían, ayudándose mutuamente a superar sus «problemas, especialmente el alcohol», dijo Reid al Daily Mail. «Elton me obligó a ir a un maravilloso terapeuta… después de pasar por rehabilitación en 1990 y cuando salí, me ayudó a superarla». Tras cinco años, la pareja se separó. Sin embargo, Reid permaneció como representante de Elton John durante 25 años y tal como manifestó al Daily Mail: «No hubo dramas» con la ruptura, ya que esos vendrían más tarde, cuando John denuncie a Reid ante los tribunales.

Durante los cinco años de relación secreta con Elton, John Reid descubrió que una banda llamada Queen estaba triunfando con la canción Killer Queen. El representante coincidió con Freddie Mercury en una cena en 1975 y le confesó que era homosexual. «Yo también, querido, ¡nos llevaremos bien!», le dijo Mercury.

Reid trabajó con a Queen durante los siguientes tres años, tiempo en que el grupo grabó grandes éxitos como Somebody to Love y We Are the Champions. El vínculo profesional que mantuvieron Reid y Queen puede verse en la película biográfica de 2018 Bohemian Rhapsody. El largometraje cuenta que la relación entre ambas partes acabó mal, lo cual es fruto de la ficción. Mercury no despidió a Reid al proponerle comenzar una carrera en solitario, ni enfrentó a la banda. El propio Reid afirma que el fin de su relación fue «el más amistoso de toda su carrera».

Por su parte, Elton John no tuvo un final feliz con Reid. En 1998, una auditoría encontró un agujero de 22 millones de euros en las cuentas del músico. El cantante interpuso una demanda millonaria contra Reid dos años después, alegando haberle pillado «con las manos en la masa». A pesar de que el representante le abonó más de dos millones al músico, Elton perdió el juicio y tuvo que hacer frente a unas costas judiciales millonarias. El fin del juicio no propició que volvieran a dirigirse la palabra. «Quizá algún día nos encontremos y haya besos y abrazos. O quizá no”, cuenta Reid.