Afinar es el principal objetivo de «¡A cantar!», el primer concurso musical de Netflix España que se verá, a partir de este viernes, en cerca de 200 países. Su presentador, Ricky Merino, habla con Efe de la experiencia ·surrealista· de recibir la llamada de Netflix y de la «Marca España» que impregna el formato.

«¡A cantar!» es un concurso producido por DLO/Magnolia, compuesto de ocho capítulos independientes de 30 minutos, en el que seis participantes ponen a prueba sus habilidades y, sobre todo, su afinación para interpretar temas por todos conocidos.

El premio consiste en un bote de 30.000 euros que se irá acumulando en función de la afinación de los concursantes. Cuanto más afinen, más dinero acumulan. Todo ello, determinado por un sistema de análisis vocal que compara sus voces con el tono del artista original.

Hace aproximadamente un año, Ricky Merino recibía una llamada llena de secretismo y confidencialidad para participar en «un proyecto de televisión para una plataforma»: «No quisieron decirnos nada más».

Se trataba de la propuesta de Netflix que, tras valorar su trabajo como presentador del chat de Operación Triunfo en las ediciones de 2018 y 2020, veía con buenos ojos el perfil del que fuera concursante de OT 2017: «Fue surrealista que Netflix pudiera ofrecerme a mí algo, un recién llegado. Me dio bastante vértigo».

Ese vértigo inicial se convirtió en «ilusión» y en sentirse «muy realizado» tras años de trabajo en la industria musical y del audiovisual que, según explica Merino, va dando sus frutos: «Estoy en un momento maravilloso».

El propio Merino, que reconoce no haber podido probar el sistema de análisis de voz que rige el programa, define el formato como «un concurso en el que lo que se intenta transmitir es la idea de fiesta, de diversión», y ofrece las palabras clave para resumir la idea: «Es como un karaoke televisado».

Los seis concursantes compiten en cada ronda por ser el cantante que más afina para así asegurarse su pase a la siguiente ronda, una dinámica de concurso en la que, reconoce Merino entre risas, no participarían demasiados cantantes profesionales: «Muchos amigos míos me han dicho que no participarían».

La idea de «calcar al cantante original» haría que el «estilo personal de los cantantes profesionales» echara por tierra el objetivo del concurso. No obstante, el presentador se tira a la piscina: «Yo ya he pedido que, si hay segunda temporada, puedan venir cantantes famosos».

El presentador, que admite que el reto más grande fue enfrentarse «a un programa que no era en directo», da valor, finalmente, a la «Marca España» y a la importancia de que es un equipo español el que ha desarrollado el formato, a pesar de haberse grabado en Londres.

«La ‘Marca España’ está ahí y somos el primer programa de entretenimiento musical, hecho por españoles para todo el mundo. Espero que funcione muy bien fuera, que renovemos y que nos llamen de todos sitios para que vengan cantantes de todo el mundo», concluye Merino. EFE