Al igual que en el paro cardíaco, en el ictus el tiempo es oro, o más bien, «el tiempo es cerebro». Así lo han advertido farmacéuticos, médicos y pacientes, que han afirmado que cada minuto que pasa sin tratarlo son neuronas y tejido cerebral «perdido». Además, los expertos aseguran que controlando los factores de riesgo y tratándolos adecuadamente el 90% de los ictus se puede prevenir.

El ictus es una alteración de la circulación cerebral que compromete la llegada de la sangre al cerebro y que afecta a 120.000 personas cada año en España. De hecho, se considera que es la segunda causa de muerte entre la población española, la primera en la mujer y origina la muerte o discapacidad grave en el 50% de los casos.

«En el ictus el tiempo es cerebro y es necesario que la población conozca bien los principales factores de riesgo y las medidas más adecuadas para actuar ante un ictus porque con ellas se puede salvar la vida al afectado y reducir las probabilidades de que padezca secuelas graves», ha afirmado la coordinadora del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la Sociedad Española de Neurología (SEN), María Alonso de Leciñana.

En concreto, la doctora ha recordado que los principales factores de riesgo son la hipertensión, colesterol elevado, diabetes, arritmias cardíacas, obesidad, sedentarismo, estrés o elevado consumo de tabaco, alcohol y drogas, entre otros. Unos síntomas que pueden derivar en un ictus, el cual se suele manifestar con la paralización parcial del cuerpo (incluido la cara), pérdida brusca de fuerza o sensibilidad, problemas de expresión o de entendimiento, pérdida brusca de la visión y de la estabilidad y un dolor muy intenso de cabeza.

Cuando una persona detecte que otra puede estar padeciendo un ictus, ha advertido Alonso, debe pedirle que le sonría, levante los brazos y le responda a cualquier cuestión, ya que con esos síntomas y si no puede realizar uno de esos actos es muy probable que lo esté padeciendo. «Hay que llamar al 112, no hay que trasladarlo a Urgencias, sino llamar a una ambulancia y que sean los profesionales los que valoren el caso y lo lleven al hospital», ha apostillado.

Sin embargo, y pese a la importancia que tiene actuar rápido ante un ictus y la elevada incidencia que hay en España, el presidente de la asociación «Freno al Ictus», Julio Agredano, ha lamentado el «desconocimiento» que existe entre la sociedad sobre esta enfermedad.

Campaña de concienciación frente al ictus

Precisamente con el objetivo de mejorar el conocimiento social y, por ende, reducir el número de casos, el Consejo General de Farmacéuticos, la SEN y la asociación de pacientes «Freno al Ictus» han puesto en marcha una campaña de prevención para dar a conocer a la población a través de las oficinas de farmacia los riesgos de esta enfermedad, cómo prevenirla y cómo actuar.

Para ello, según ha informado el presidente del Consejo General de Farmacéuticos, Jesús Aguilar, se van a distribuir en las farmacias 22.000 posters y 220.000 dípticos en las cuatro lenguas cooficiales, así como una guía sobre las manifestaciones clínicas, etiología, manejo en fase aguda, tratamiento farmacológico y el papel que puede jugar el farmacéutico.

«Más de dos millones de personas entran cada día a una farmacia en España, lo que pone de manifiesto el importante valor que aporta a la sociedad. Y es que, si las administraciones sanitarias quieren desarrollar una verdadera política de salud pública deben contar con los farmacéuticos porque llegamos al 99% de la población, sin listas de espera y las 24 horas del día», ha concluido Aguilar.