El dato se ha convertido en tendencia. Cada semestre, desde 2015, en España muere más gente de la que nace. En el primer semestre de 2017 murieron 32.132 personas más de las que nacieron y el número de nacimientos, 187.703, es el menor en lo que llevamos de siglo.

La cifra de nacimientos, difundida hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre el Movimiento Natural de la Población, fue un 6,3% menor que la del mismo período de 2016, en una tendencia decreciente que desde 2008 sólo se interrumpió en 2014 con un leve incremento.

Así mismo, en el primer semestre de 2017 murieron en España 219.835 personas, un 4,5% más que en el mismo periodo de 2016, por lo que la diferencia entre muertes y nacimientos se ha acentuado: si en el primer semestre del año pasado se contaban 10.145 defunciones más que alumbramientos, en estos primeros seis meses de 2017 la brecha asciende a 32.132, más del triple.

El INE atribuye el incremento al mayor número de fallecimientos que se ha registrado en enero de 2017 respecto del mismo mes un año antes y recuerda que «los primeros semestres de cada año se caracterizan por tener mayor mortalidad y menor natalidad que los segundos».

La maternidad cae un 6,76% entre las españolas y un 4,05% entre las extranjeras

La maternidad ha caído tanto entre las españolas como en las extranjeras. De las primeras nacieron 152.688 niños y niñas, un 6,76% menos que en el mismo periodo del año anterior. Por su parte, las segundas tuvieron 35.015 bebés, un 4,05% menos que un año antes.

Del total de nacidos entre enero y julio, los datos aún provisionales del INE indican que 91.065 fueron niñas (6,28% menos) y 96.638, niños (6,26% menos). En cuanto al total de las defunciones, 109.912 fueron de hombres (un 2,71% más que en el mismo semestre de 2016) y 109.923, de mujeres (un 6,42% más).

El saldo vegetativo (nacimientos menos defunciones) sólo fue positivo en Madrid, Murcia y Baleares

Los nacimientos sólo se incrementaron en este periodo en Melilla, con un 1,2% más que en el mismo periodo del año anterior. Castilla y León (9,4% menos), Castilla-La Mancha (8,2% menos) y Comunidad de Madrid (7,9% menos) registraron los mayores descensos. Mientras, las defunciones subieron en todo el país, con especial intensidad en Ceuta (11,3% más), Aragón (9,3%), La Rioja (7,1%) y Castilla y León (7,0%).

El saldo vegetativo (nacimientos menos defunciones) sólo fue positivo en tres comunidades autónomas (Comunidad de Madrid, Región de Murcia e Islas Baleares), así como en las ciudades autónomas de Melilla y Ceuta.

Menos matrimonios

Los españoles también se casan cada vez menos. Entre enero y julio de 2017 se casaron 68.769 parejas, un 6,19% menos que en el mismo periodo de 2016. Del total, un 2,9% (1.966) fueron entre personas del mismo sexo. El grueso de estas uniones se realizó entre ciudadanos españoles (55.930) mientras que en 1.993 casos los cónyuges procedían de otros países y en 10.846, uno de ellos era extranjero. Estas son los únicos matrimonios que se incrementaron en el primer semestre, aunque el aumento fue del 0,10%.

De hecho, la única comunidad autónoma donde subieron los casamientos fue el País Vasco, con un 3,9% más de bodas en este primer semestre. Ceuta (18% menos), Región de Murcia (15,1% menos) y Melilla (12,2% menos) registraron los mayores descensos.