Vida Sana

Los médicos, en defensa de la carne roja: aconsejan hasta cuatro raciones semanales

En los 450-600 gramos a la semana que los médicos recomiendan de carne de vacuno no se incluyen carnes procesadas, entre las que se encuentran el jamón ibérico o el chorizo. Éstas deben tomarse "lo más ocasionalmente posible".

logo
Los médicos, en defensa de la carne roja: aconsejan hasta cuatro raciones semanales
Los médicos salen en defensa de la carne roja y recomiendan hasta cuatro raciones a la semana.

Los médicos salen en defensa de la carne roja y recomiendan hasta cuatro raciones a la semana.

Resumen:

La Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) ha salido en defensa de la carne de vacuno y acaba de publicar una guía sobre la “Importancia de la carne de vacuno en la alimentación de los españoles”.

Preguntados por los estudios que recientemente han relacionado el consumo de carne roja con el cáncer,  los médicos han defendido que mientras que la Organización Mundial de la Salud ha calificado a las carnes procesadas como cancerígenas, en el caso de la carne roja la evidencia es limitada y su calificación es de “probablemente cancerígena”.

“Queremos dar un mensaje de precaución, porque los estudios son muy variables y las recomendaciones van a cambiar, así que lo importante es mantener la calma”, ha dicho José Luis Llisterri, presidente de Semergen.

“El consumo de vacuno está en nuestra cultura y no debe excluirse porque tiene nutrientes esenciales para nuestro organismo, sobre todo vitaminas y hierro”, ha introducido María Luisa López, una de las responsables de la guía, que incide en que precisamente la falta de hierro es uno de los problemas nutricionales más comunes de los españoles, especialmente en niños y mujeres en edad fértil.

Dentro de una dieta saludable, los médicos aseguran que es recomendable incluir entre tres y cuatro raciones a la semana, de unos 150 gramos cada una.

Puntualizan que se deben escoger piezas magras y retirar la grasa visible antes de la preparación. “No se puede generar porque los distintos cortes y métodos de cocción aportan distintas propiedades nutricionales”, ha advertido Llisterri, que ha recomendado por ejemplo evitar los cocinados donde haya ennegrecimiento o zonas que queden quemadas.

Consideran que en los últimos años se han extendido demasiados mitos sobre la carne roja. Creen que la información que actualmente circula sobre la carne de vacuno no se corresponde con la evidencia científica y que la carne roja no debe excluirse de una dieta saludable. La Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) ha salido en defensa de la carne de vacuno y acaba de publicar una guía sobre la “Importancia de la carne de vacuno en la alimentación de los españoles”.

Preguntados por los estudios que recientemente han relacionado el consumo de carne roja con el cáncer,  los médicos han defendido que mientras que la Organización Mundial de la Salud ha calificado a las carnes procesadas como cancerígenas, en el caso de la carne roja la evidencia es limitada y su calificación es de “probablemente cancerígena”. “Queremos dar un mensaje de precaución, porque los estudios son muy variables y las recomendaciones van a cambiar, así que lo importante es mantener la calma”, ha dicho José Luis Llisterri, presidente de Semergen.

“El consumo de vacuno está en nuestra cultura y no debe excluirse porque tiene nutrientes esenciales para nuestro organismo, sobre todo vitaminas y hierro”, ha introducido María Luisa López, una de las responsables de la guía, que incide en que precisamente la falta de hierro es uno de los problemas nutricionales más comunes de los españoles, especialmente en niños y mujeres en edad fértil. López ha defendido especialmente el aporte de la carne de vacuno en vitaminas del grupo B y minerales como el hierro, el potasio, el fósforo o el zinc, que favorecen un “adecuado funcionamiento del sistema nervioso o muscular”, al tiempo que aporta ácidos grasos poliinsaturados y ácido linoleico conjugado, beneficiosos para la salud cardiovascular.

Tres o cuatro raciones a la semana

Dentro de una dieta saludable, los médicos aseguran que es recomendable incluir entre tres y cuatro raciones a la semana, de unos 150 gramos cada una. Puntualizan que se deben escoger piezas magras y retirar la grasa visible antes de la preparación. “No se puede generar porque los distintos cortes y métodos de cocción aportan distintas propiedades nutricionales”, ha advertido Llisterri, que ha recomendado por ejemplo evitar los cocinados donde haya ennegrecimiento o zonas que queden quemadas.

Los médicos también han querido subrayar que aunque la carne de ave tiene fama de tener menos grasa, “hay ciertos cortes de vacuno como la tapa que tienen menos cantidad de grasa (2%) que el pollo (2,8%)”, ha explicado López.

En general, el consumo de carne roja en España ha disminuido un 10% en las últimas décadas, pero no es homogéneo en España. La carne de vacuno se prefiere en la zona noroeste del país, ya que son Galicia , Asturias, Cantabria, País Vasco y Castilla y León donde se consume más carne de este tipo, en concreto más de 19 gramos por persona y día. Madrid, Aragón, Cataluña y las Islas Canarias consumen entre 12 y 19 gramos por persona y día, mientras que en el resto del país el consumo es de menos de 12 gramos, todo según los datos del estudio Anibes.

La carne de vacuno también es más consumida entre las rentas más altas y entre los adultos mayores por encima de cualquier otro grupo de edad. Clasificados según el índice de masa corporal, entre las personas con obesidad también se da un mayor consumo de carne de vacuno. De los 143 gramos de carne que los españoles toman de media al día, apenas 15,4 corresponden a carne roja.

El chorizo y el jamón, excluidos de las recomendaciones

Si los médicos han salido en defensa de la carne de vacuno, han puntualizado que estas recomendaciones no se extienden a las carnes procesadas, esto es, alimentos tan nuestros como el jamón ibérico o el chorizo, u otras como las salchichas o cualquier carne procesada.

En este tipo de carnes, “el consumo debe ser lo más ocasional posible”, ha reconocido José Manuel Fernández, coordinador del grupo de Nutrición de Semergen. Sin embargo, Llisterri ha querido subrayar las diferencias que pueden darse con “la alimentación de los animales con los que se elaboran las carnes, pues no es lo mismo un animal que se ha alimentado de bellotas que el que ha tomado piensos”.

Con esta guía, los médicos han asegurado que tratan de dar respuesta a las demandas de la población, “que reclama mucha información, especialmente la gente joven y colectivos con alimentaciones específicas como los vegetarianos”, ha concluido Llisterri.