Antonio Arena – en la foto de arriba – acudió a la clínica de iDental en El Puerto de Santa María hace cuatro meses. Fue junto a su hija y el padre pagó 3.500 euros para financiar una dentadura completa para ambos, cuenta este hombre mientras sujeta en la mano la dentadura provisional, lo único que consiguió de la polémica clínica que ha cerrado sus puertas dejando a miles de afectados sin dientes.

Hoy se han reunido unos 400 de ellos, llegados en autobuses de distintos puntos de España, para protestar frente al Ministerio de Sanidad, donde un grupo de representantes de afectados y de asociaciones de Consumo se han reunido con una representación del Ministerio con el director general de Sanidad, y la directora general de la Agencia española de Consumo, Seguridad alimentaria y Nutrición (Aecosan) a la cabeza. La representante de una de las organizadoras de la marcha, la asociación Actora Consumo de Zaragoza, ha afirmado que la reunión “ha ido bien, nos han mostrado su disposición a colaborar y se han comprometido a establecer un protocolo que ayude a los afectados a saber qué hacer para reclamar”, afirma Lucía Germani.

Imagen de la manifestación de afectados de iDental en la manifestación frente al Ministerio de Sanidad. C.C.

Germani asegura que desde Aecosan trasladarán este jueves 18 de julio un expediente con información sobre la situación de los afectados de iDental a Fiscalía y que se han comprometido a coordinar la situación entre las distintas comunidades autónomas. “El problema son los peritajes, ahí se pasan la pelota el Ministerio y el Consejo General de Colegios de Odontólogos, pero nosotros estamos sin peritar y exigimos que se hagan cargo. Necesitamos una solución”, explica la representante de Actora Consumo.

Mientras tanto y desde la manifestación, Arena se queja de que no puede comer desde hace casi cuatro meses, porque la dentadura de quita y pon se mueve y tiene dolores de cabeza. Antonio ha venido junto a su hija desde Cádiz con la esperanza de que el Ministerio de Sanidad dé respuesta a su situación. “Teníamos cita, pero un día fuimos a la clínica y estaba cerrada. No nos han dado ninguna explicación”.

Jovita Báñez, iDental Gijón

Jovita Báñez, afectada de iDental Gijón. C.C.

Jovita Báñez pagó más de 4.000 euros con el dinero que guardaba de la herencia de sus padres, muertos nueve años antes. “Me sacaron todos los dientes de arriba hace ya más de dos años, pero luego para ponerme los nuevos todo eran largas. Me quisieron sacar también los de abajo y me negué”, relata esta mujer, llegada desde Gijón.

Báñez esperaba en mayo que le dieran finalmente cita, pero también encontró un día la clínica cerrada. “Yo no quiero dinero ni nada, sólo que me arreglen lo que me han hecho”, lamenta.

María Dolores Guzmán, iDental Elche

María Dolores Guzmán, afectada de iDental. C.C.

Desde Elche ha llegado a la manifestación María Dolores Guzmán, con media boca de abajo sin dientes. Cuando fue por primera vez a iDental en 2016, le dieron un presupuesto de 20.000 euros para arreglarle la boca entera. “Me hablaron de que había subvenciones y se me quedaba en 5.200 euros, que financié a través de Evo”, relata la alicantina. A partir de ahí comenzaron sus visitas a la clínica, para las que tenía que hacer 54 kilómetros desde su pueblo.

“Me pusieron enseguida los implantes que tengo, pero luego me ponían prótesis provisionales que no hacían más que romperse. Iba, a veces me las pegaban, pero me ponían excusas para no hacerme las provisionales”. Esta mujer rompe a llorar sólo cuando habla de su hijo: “Él fue el que firmó por mi la financiación, y como hace un año que dejé de pagar ahora le están persiguiendo. Tiene 31 años y está en la lista de morosos. Yo lo que quiero es que se solucione su problema, aunque yo me tenga que quedar con los dientes así”.

Victoria, iDental Málaga

Victoria, afectada de iDental Málaga. C.C.

A Victoria la mandaron primero a la clínica de iDental en Granada, para operarle y quitarle todos los dientes que tenía. Su presupuesto para ponerle implantes tanto arriba como abajo se quedó en 4.400 euros. Pero ya desde el principio, algo le olió mal: “Me tuvieron dos días para la operación, el primer día me fui al hotel a la una y media de la madrugada. Luego me mandaron a las consultas a Málaga y allí ya vi que no había higiene ni me terminaban de hacer nada”.

Victoria dejó de pagar el crédito y no ha recibido noticias de la clínica desde hace más de un año. “Estoy en manos de abogados, pero no pienso pagar cuando prácticamente no me han hecho nada”, asegura.

Rodica Constantinescu, iDental Madrid

Rodica Constantinescu, afectada de iDental Madrid. C.C.

Esta rumana acudía a la clínica de iDental en Méndez Álvaro hasta que cerró y la derivaron a Rivas. Su presupuesto fue de 4.800 euros para ponerle casi toda la boca de implantes, el que era el tratamiento “estrella” de las clínicas low cost. “Llevo dos años con dientes provisionales. Se me mueven y apenas puedo comer porque no tengo muelas”, denuncia esta mujer, que ya pagó la cantidad total del préstamo.

“No sabía dónde ir, dónde denunciar. Al final acudí a la policía y a Consumo y ya tengo las denuncias”, explica con semblante serio, mientras sujeta un cartel, como otros muchos, contra la actitud que ha tenido la Administración: “Las Autoridades Sanitarias no advierten que iDental perjudica seriamente la salud”.