Salud | Vida Sana EVITAR MOSQUITOS, ABEJAS Y AVISPAS

Cómo prevenir las picaduras de los mosquitos y otros (inesperados) insectos

Mosquitos, avispas y abejas: cómo prevenir las picaduras de estos molestos insectos durante los meses de verano

logo
Cómo prevenir las picaduras de los mosquitos y otros (inesperados) insectos

Resumen:

Las picaduras de mosquitos y otros insectos suponen una de las consultas médicas más frecuentes durante los meses de verano. Pican más en verano en zonas con climas templados y húmedos, sobre todo en áreas próximas con agua estancada, que es donde se reproducen. Si al picarnos un insecto observamos síntomas como utricaria, inflamaciones, estornudos, picores, mucosidad nasal, tos, mareos, y pérdida del conocimiento, probablemente seamos alérgicos.

Las picaduras de mosquitos y otros insectos suponen una de las consultas médicas más frecuentes durante los meses de verano. Además, en ocasiones, las picaduras de avispas y de abejas pueden dar reacciones alérgicas. Para que puedas pasar un verano tranquilo, conoce cómo tratar las picaduras y, sobre todo, cómo prevenirlas.

1. Lo más importante: ¿cómo protegernos de los mosquitos?

Tal y como expone a El Independiente Araceli Sánchez Gilo, especialista en dermatología del Hospital Universitario Rey Juan Carlos de Móstoles (Madrid), las medidas de prevención más importantes serían las siguientes:

  • Evitar actividades al aire libre desde el atardecer hasta el amanecer.
  • Usar mosquiteras o repelentes de insectos domésticos.
  • No dejar la luz encendida en las estancias.
  • Usar ropa de manga larga o pantalón largo, sobre todo después del atardecer.
  • Aplicar repelentes en las zonas no cubiertas por la ropa. Pueden ser químicos o a base de sustancias naturales.
  • Es recomendable darse una ducha nocturna para evitar la atracción de los mosquitos por el sudor (esta medida dura unas horas).
  • Eliminar el agua estancada cerca de nuestros hogares.
  • Para los niños, las medidas de protección son similares a las de los adultos. Lo único que se debe evitar es aplicar repelentes químicos que contengan DEET en menores de 2 meses.

2. ¿En qué zona pican más?

Si nos referimos a la zona geográfica, pican más en verano en zonas con climas templados y húmedos, sobre todo en áreas próximas con agua estancada, que es donde se reproducen.

Por zona corporal, suelen agradarles más las zonas expuestas, no protegidas por la ropa, como los brazos, piernas, cara, etc. Por tanto, según aconseja la experta, “debemos extremar las medidas de precaución en esas zonas”.

3. Un clásico: ¿por qué pican los mosquitos?

Es una de las preguntas típicas y que todos nos solemos hacer; pero lo que se pensaba que era, ya no es así. Según Sánchez Gilo, clásicamente se creía que los mosquitos eran atraídos por la sangre dulce de una persona pero se ha visto que esto es falso.

“Lo que verdaderamente atrae a los mosquitos es el olor de la persona, ocasionado por el sudor corporal: cuanto más intenso, más atraídos se verán. Por otra parte, también se piensa que los mosquitos pueden interesarse por una bacteria que se puede encontrar en los pies, por ello son más frecuentes las picaduras en los miembros inferiores”. Sí, no es un mito que les guste el olor a queso.

4. ¿Cómo tratar las picaduras de los mosquitos?

En la mayoría de los casos, las picaduras no suelen causar grandes problemas. Si nos ha picado, podemos ponernos frío local sobre la herida (pero no directamente sobre la piel, como hielo envuelto en un paño) de unos 10 a 15 minutos y luego, si es preciso, tomar un antiinflamatorio. Si nos pica o nos molesta mucho, también aplicar en la herida un corticoide o tomar un antihistamínico oral, siempre bajo supervisión médica o farmacéutica. Si las molestias persisten o existen reacciones muy exageradas, es preferible acudir al especialista.

5. Cuidado con el llamado mosquito tigre

El mosquito tigre llegó a España en el año 2004 y en la actualidad, informa la dermatóloga, “está plenamente establecido”. El tamaño de este insecto es mayor (de 4 a 11mm), es de color negro con rayas blancas, más evidentes en su tórax.

Mosquito Tigre

La picadura de este mosquito causa gran malestar, ya que produce reacciones muy intensas y numerosas, pero realmente no se puede distinguir el tipo de artrópodo por la erupción que provoca. Aunque sí es verdad que los mosquitos tigre dan lugar a picaduras más intensas, se deben tratar como las de otros artrópodos”, recomienda.

No obstante, el verdadero riesgo de la picadura por mosquitos es la posible transmisión de enfermedades causadas por virus o parásitos. En concreto, el mosquito tigre puede transmitir enfermedades como el dengue o el zika. Así, “si una persona ha sufrido alguna picadura en la que aparecen síntomas de alarma debe acudir a urgencias. Es decir, si nota malestar general, dolor de cabeza o fiebre”. Algo similar a lo ocurrido con el recién hallado mosquito asiático.

6. ¿Tienes alergia a las avispas y las abejas?

El verano se suceden las noticias sobre reacciones alérgicas severas ante casos de picaduras de avispas, tanto asiáticas como autóctonas. Según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (Seaic), presentados este mismo año, el 3% de la población española tiene reacciones alérgicas al veneno de estos insectos (avispas y abejas).

Por su parte, y según datos expuestos por Pilar Cots, especialista en alergología del Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo entre el 15-25% de la población presenta sensibilización al veneno de avispas o abejas (himenópteros) que en el caso de los apicultores sube hasta el 36% al estar especialmente expuestos.

“Las reacciones graves (generalizadas) aparecen entre el 5-15% de la población. No se disponen de datos fiables sobre la mortalidad pero probablemente sea mayor de lo que se supone y algunos casos de muerte súbita sean debidos a esta alergia”, afirma la experta en una nota de prensa publicada por este hospital.

7. ¿Cómo sospechar de una reacción alérgica?

Si nos pica uno de estos insectos, se producirá una reacción local de inflamación en la zona de la picadura: enrojecimiento, hinchazón y dolor son síntomas normales, e incluso, pueden ser muy grandes, y extenderse varios centímetros alrededor de la picadura. Sin embargo, “a pesar de lo molestas y dolorosas que pueden ser, no son peligrosas”, explica Cots.

Sin embargo, si aparecen en nuestro cuerpo reacciones sistémicas, es decir, reacciones que aparecen en sitios diferentes del cuerpo, al de la picadura, debemos sospechar de una reacción alérgica. “No es normal que nos pique una avispa en un pie y se nos hinchen los labios o los párpados, o que aparezcan ronchas (urticaria) o dificultad para respirar o ganas de vomitar con mareos”.

Las reacciones más comunes son utricaria, inflamaciones, estornudos, picores, mucosidad nasal, tos, mareos, y pérdida del conocimiento

Las reacciones sistémicas más comunes son: urticaria (ronchas por el cuerpo), inflamación de ojos, boca o cualquier zona separada de la picadura, estornudos, picor y mucosidad nasal, lagrimeo y picor de ojos, tos, ahogo, silbidos en el pecho (asma), mareos y pérdida de conocimiento. “Estas reacciones pueden ser extremadamente graves, e incluso mortales y suelen aparecer de forma inmediata a los pocos minutos de la picadura”, añade Cots.

Ante una reacción de este tipo, hay que ir a urgencias. Y después es importante acudir al especialista para realizarse un estudio alergológico adecuado y saber si se tiene o no alergia a este tipo de insectos.

8. ¿Qué hacer si una persona alérgica sufre una picadura?

Ante una picadura, expone Cots, “se recomienda proceder a la administración de adrenalina, que es el único tratamiento capaz de frenar la evolución de una anafilaxia (reacción severa que puede llegar a producir la muerte), aunque no existe nunca la seguridad al 100% de que lo pueda conseguir”.

Influyen otras muchas variables como el lugar de la picadura, número de picaduras, edad del paciente o existencia de otras enfermedades asociadas como pueden ser el asma o las cardiopatías, que pueden agravar la situación.

Como consejo, afirma esta profesional ”es preferible llevar dos dispositivos de adrenalina precargada autoinyectable, especialmente en personas muy sensibles o que pesen más de 60 kilos y en caso de no responder tras la primera administración de adrenalina a los 5-10 minutos debe administrase la segunda dosis de forma inmediata. Una vez inyectada, llamar al 112 para que lo trasladen a un centro hospitalario, lo evalúen y le controlen la reacción”.

9. ¿Existe vacuna para los alérgicas a las avispas y las abejas?

A diferencia de otras causas de alergia, este tipo de alergia tiene una alta posibilidad de curación, gracias a las vacunas con extracto de veneno de estos insectos. Según expone Cots, la eficacia de la vacuna está ampliamente demostrada y su administración se realiza mediante inyecciones en el antebrazo una vez al mes, durante unos tres a cinco años.

“Con estas vacunas se consigue tolerancia frente al veneno del insecto, de manera que la persona con alergia reacciona igual que la persona que nunca ha padecido alergia. Hasta que se consigue este efecto, la persona alérgica debe continuar con las mismas precauciones”, expone. El efecto terapéutico de la vacuna es duradero: a los 10 años del fin de la inmunoterapia, alrededor del 90% de los pacientes siguen estando protegidos.

10. Cómo prevenir las picaduras de abejas y avispas

Tanto las avispas como las abejas, expone Cots, pican sólo como defensa, de ellas mismas o de sus nidos. De hecho, las abejas directamente entregan su vida al picar.
La mayoría de las picaduras tienen lugar entre los meses de mayo y septiembre, por lo que estas recomendaciones generales deben tenerse en cuenta durante todo ese periodo.

  • No acercarse a colmenas, panales de abejas ni a nidos de avispas y si accidentalmente ocurre alejarse con movimientos lentos.
  • Si una abeja o avispa se posa sobre alguna parte del cuerpo, no intentar espantarla.En verano, si tiene alergia a estos insectos, es preferible la playa al campo.
  • No comer al aire libre en el campo ni acercarse a zonas con restos de comida o basuras.
  • No beber de botes ni latas de refrescos o bebidas dulces que hayan quedado abiertos.
  • Evitar caminar por el campo en floración, así como podar árboles o cortar el césped.
  • No ponerse colonia ni ropa de colores vivos si va a salir a pasear por la naturaleza.
  • Tener especial cuidado si se va en bicicleta, moto o en coche descapotable por zonas de abundantes flores.
  • Utilizar calzado adecuado en las piscinas para evitar pisar las avispas que se acercan a las duchas a beber agua.
  • Aplicarse repelente (DEET) en las zonas descubiertas de la piel si va a salir a pasear por el campo.
  • En el coche, viajar con las ventanillas cerradas y llevar un spray insecticida. Si entra uno de estos insectos, detenerse, bajar del coche, pulverizar dentro con el spray insecticida, cerrarlo y asegurarse que el insecto ha muerto o huido, antes de reanudar el viaje.