Consumo | Medio Ambiente | Nutrición | Vida Sana

Los insectos, más hambrientos por el cambio climático, amenazan la cesta del pan

Una nueva investigación publicada en la revista 'Science' prevé pérdidas del 50% en los cultivos de trigo, maíz y arroz hasta 2050.

Los insectos, más hambrientos por el cambio climático, amenazan la cesta del pan.

Los insectos, más hambrientos por el cambio climático, amenazan la cesta del pan. EP

El cambio climático tiene un efecto doble sobre los insectos: fomenta su proliferación y los hace, además, estar más hambrientos. Dos hechos que tendrán efectos devastadores sobre los cultivos básicos, especialmente aquellos relacionados con el pan, que verán reducidos sus rendimientos alrededor del 50% en Europa hasta 2050, según alerta una nueva investigación publicada en la revista Science.

Las pérdidas de rendimiento de los cultivos por las plagas de insectos aumentarán entre un 50 y un 100% en el caso del trigo en Europa y del 30 al 40% en el caso del maíz en América del Norte, según la investigación. Datos que no cambiarán, advierten, aunque los países cumplan sus compromisos actuales de reducción de gases de efecto invernadero.

Las pérdidas de rendimiento de los cultivos por los insectos aumentarán entre un 50 y un 100% en el caso del trigo en Europa

«En algunos países de clima templado, se prevé que el daño de las plagas de insectos a los cultivos aumente a medida que las temperaturas continúen subiendo, ejerciendo una gran presión sobre los productores de granos», afirma Joshua Tewksbury, coautor de la investigación, director de Future Earth, una red internacional de investigación para la sostenibilidad global.

Y es que las temperaturas más cálidas aceleran, como se ha demostrado, el índice metabólico de los insectos, lo que les lleva a consumir más alimentos durante su vida útil. Y aunque las poblaciones de plagas pueden disminuir en algunas zonas tropicales más cálidas, se espera que aumenten en otros lugares a medida que aumenten las temperaturas y los ecosistemas adicionales se vuelvan favorables para los insectos. Es por ello que el efecto puede ser mayor en los climas del norte.

Tres granos que suponen el 42% del consumo global de calorías

Aunque entre el trigo, el maíz y el arroz proporcionan el 42% del consumo total de calorías en todo el mundo y sus cultivos ya se ven afectados por las plagas de insectos, los modelos que evalúan los efectos agrícolas del cambio climático rara vez consideran las pérdidas que ocasionan, advierte la investigación.

Por eso en este caso se han centrado en las pérdidas de rendimiento teniendo en cuenta los datos de proyección climática, las estadísticas de rendimiento de cultivos, las tasas metabólicas de insectos y otra información demográfica.

Europa es la región que se verá más afectada en el caso del trigo, ya que es la región más productiva del mundo en este grano. El impacto en toneladas podría llegar a los 16 millones de toneladas. El estudio calcula que 11 países europeos verán aumentos del 75% o más en las pérdidas de trigo inducidas por insectos, incluidos el Reino Unido, Dinamarca, Suecia e Irlanda.

En el caso del maíz, el mayor productor es Estados Unidos y sus pérdidas de rendimiento podrían llegar al 40%, con una reducción de más de 20 millones de toneladas anuales. En el caso del arroz, donde China es líder mundial en producción, la merma ocasionada por los insectos llegaría a los 27 millones de toneladas anuales.

Cada grado que aumenta la temperatura los insectos impactan un 2,5% más en el rendimiento de los cultivos

“De media, los impactos de los insectos suponen una reducción del 2,5% en el rendimiento de los cultivos por cada grado de aumento de la temperatura», explica Tewksbury.

El estudio recomienda cambios en las prácticas agrícolas mundiales, incluida una mayor selección de cultivos resistentes al calor y las plagas y nuevos patrones de rotación de cultivos para reducir la vulnerabilidad a los insectos. En algunos casos extremos, puede ser necesario un mayor uso de pesticidas para asegurar el suministro regional de alimentos, incluso a costa de posibles daños a la salud y al medio ambiente, apunta la investigación.

Te puede interesar

Comentar ()