Vida SanaDÍA MUNDIAL CONTRA EL CÁNCER

Cataluña, única comunidad que presta un plan psicológico integral a pacientes con cáncer

En España hay actualmente casi 236.000 personas afectadas por la enfermedad y en el 30% de los casos desarrollarán algún tipo de trastorno psicopatológico

logo
Cataluña, única comunidad que presta un plan psicológico integral a pacientes con cáncer

Una paciente durante una consulta médica. EP

Resumen:

El 94% de las comunidades autónomas o bien no ofrece tratamiento psicológico especializado a pacientes con cáncer y a sus familiares o es insuficiente, y solo Cataluña tiene incluida, con recursos propios, esta atención integral, aunque no llega al cien por cien de la población. Además, casi la mitad de los hospitales públicos tampoco ofrece esta prestación.

Estas son las principales conclusiones del “Informe sobre la atención psicológica a apacientes de cáncer y familiares en España”, de la Asociación Española Contra el Cáncer(AECC), hecho público hoy en rueda de prensa con motivo del Día Mundial de esta enfermedad.

El estudio revela también que cuatro autonomías (Canarias, Cantabria, Baleares y Murcia) no cuentan con planes específicos de cáncer y, de aquellas que los poseen, en casi la mitad (46%), no están vigentes.

Ello, a pesar de que en España hay actualmente casi 236.000 personas afectadas por la enfermedad que necesitaría tratamiento psicológico especializado y que en el 30% de los casos desarrollarán algún tipo de trastorno psicopatológico que requerirá de esa atención.

En la rueda de prensa, Carmen Yelamos, responsable de psicooncología de la AECC, ha subrayado que el cáncer genera un “importante sufrimiento” psicológico y malestar emocional en el 50 % de los casos, ya que se trata de una enfermedad que sigue asociada a dolor, muerte y depresión, y supone un fuerte impacto emocional en el paciente, en la familia y en todo su ámbito.

El informe se ha presentado en el marco del VIII Foro Contra el Cáncer, que preside la Reina Letizia, que este año se ha centrado en la participación de pacientes y familiares, dejando patente lo que significa para ellos el “dolor emocional” y lo que supone poder tener acceso a atención psicológica durante la enfermedad.