Salud | Vida Sana

La crisis del coronavirus de Italia comienza a extenderse a España

Los dos casos de Tenerife y el de la mujer italiana en Barcelona, todos importados desde el epicentro de la crisis en Lombardía, elevan la alerta en España

EFE

El brote de coronavirus que mantiene en alerta al norte de Italia comienza a extender sus efectos por el resto de Europa. Y España no es una excepción. Son tres los casos detectados en nuestro territorio en las última horas, todos relacionados con la crisis de Lombardía. Al médico italiano que pasaba sus vacaciones en Tenerife, cuyo positivo por el nuevo Covid-19 se detectó este lunes por la noche, se ha unido este martes su mujer. Al mismo tiempo, la Generalitat de Cataluña anunciaba el positivo de una mujer italiana de 36 años, residente en Barcelona, que había viajado recientemente a la zona del foco.

Además, más de 1.000 personas continúan aisladas en el Hotel H10 Costa Adeje Palace, donde las autoridades han reclamado que no salgan de sus habitaciones mientras se realizan pruebas a todos los clientes y personal del establecimiento. Con los casos confirmados este martes son ya cinco los que se han detectado en total en España, contando a los que ya fueron dados de alta: un alemán en La Gomera y un padre de familia británico en Palma de Mallorca.

La confirmación del caso canario provocó anoche la convocatoria de la Comisión Interministerial sobre el coronavirus que presidirá el propio Pedro Sánchez y que se celebra al mismo tiempo que el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, que se reúne para coordinar respuestas ante este tipo de emergencias.

En Italia, son ya 288 los casos confirmados en nueve provincias diferentes. 212 en el Lombardía, alrededor del foco localizado en la ciudad de Codogno, al sur de Milán. Es una de las once que pertenecen a la ‘zona roja’ que el Ejército y la Policía custodian para evitar entradas y salidas. El resto de casos se reparten por el Véneto (42), Emilia Romagna (23), Piemonte (3), Lazio (3), Toscana (2), Sicilia (1) y el Alto Adige (1).

Desde el inicio del brote italiano, detectado el pasado viernes, siete personas han muerto en el país transalpino con positivos por coronavirus. Todas ellas son personas ancianas o con cuadros clínicos graves previos. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la tasa de mortalidad general del coronavirus es del 0,7% fuera de la ciudad de Wuhan, epicentro de la epidemia y donde la tasa se ubica entre el 2 y el 4%. Es una tasa unas siete veces superior al de la gripe común. Como en el resto de complicaciones respiratorias, las tasas de mortalidad son muy bajas en jóvenes y adultos sanos, y sustancialmente más altas en personas de avanzada edad.

«Nos encontramos ante una enfermedad similar clínicamente a una gripe. El objetivo real de los países es la contención del virus», ha dicho en rueda de prensa el secretario de Salud Pública de Cataluña, Joan Guix. Ese ha sido desde el primer momento el esfuerzo en el que se ha enfocado China, aunque el brote parece ahora cada vez más extendido en países como Japón, Corea del Sur o la propia Italia. Todos ellos cuentan con sistemas sanitarios fuertes y Estados potentes. No es el caso de otros focos más preocupantes como, por ejemplo, Irán y los países colindantes en Oriente Medio.

La OMS ya alertó este fin de semana de que la ventana de oportunidad para contener al virus en China se estaba estrechando cada vez más. En un escenario de propagación mundial, aunque la OMS se ha resistido aún a declarar la emergencia como pandemia internacional, el riesgo principal es que el actual Coronavirus COVID-19 acabe integrándose entre los virus endémicos y estacionales con los que convive, con más o menos complicaciones, el ser humano.

Comentar ()