Salud | Vida Sana

"Es muy probable que mueran muchos sintecho por el coronavirus"

El Gobierno y el Ayuntamiento de Madrid ponen en marcha planes para aislar a las personas sin hogar, pero éstas piden una solución que se extienda más allá de la crisis del Covid-19

Una persona sin hogar en la plaza de San Marcelo, en León. EFE

Las personas sin hogar son uno de los grupos más vulnerables durante el estado de alarma decretado por el Gobierno este sábado por el avance del coronavirus en nuestro país. En Madrid, había en 2019 -cuando se hizo el último informe del Samur Social, organizado por el Ayuntamiento– más de 2.700 sintecho.

Se trata de un tipo de «población de muy alto riesgo» que, por su dura vida en las calles, tienen «una salud muy precaria», como afirma para El Independiente Miki, portavoz del movimiento Nadie Sin Hogar. «Hay muchísimas personas que acumulan enfermedades y dolencias crónicas, y la fragilidad de su salud es tremenda. Es muy probable que haya muchas muertes entre los sintecho» durante el tiempo que dure esta crisis del Covid-19.

Ante la creciente amenaza de contagios de SARS-CoV-2 entre personas sin hogar, el Ayuntamiento de Madrid ha anunciado este lunes que ha instalado 150 camas en el recinto ferial de Ifema, destinadas a que las ocupen las personas sin hogar que no presenten síntomas de coronavirus, tal y como ha informado a través de Twitter la vicealcaldesa de la capital, Begoña Villacís.

Según ha confirmado a este periódico el concejal delegado del Área de Familias, Igualdad y Bienestar Social del Ayuntamiento de la capital, Pepe Aniorte, la idea es que se vayan «ampliando» las plazas en Ifema para que puedan acudir hasta 600 ciudadanos y han ampliado la campaña del frío hasta el 31 de mayo, para intentar así «dar cabida a todas las personas sin hogar de Madrid«.

Además, el domingo pasado, el Consistorio anunció que trasladará a solicitantes de asilo y a personas sin hogar sin síntomas de coronavirus a un hotel en Arganda del Rey, en el que disponen de hasta 110 camas gracias a la cesión efectuada por un empresario, y a una pensión en Chamberí, que cuenta con 70 plazas más.

Asimismo, el Gobierno, con el apoyo de las Fuerzas Armadas, reforzará los servicios sociales para poder asistir a las personas sin hogar ante la crisis del coronavirus, según ha informado este lunes la Secretaría de Estado de Comunicación. Entre estos servicios se incluye la dotación de un kit de higiene, alimentación y bebida, y se les explicará a los sintecho cuáles son las medidas de prevención, se les medirá la temperatura y les orientarán en caso de que sea necesario, tal y como recoge Efe.

El Ejecutivo nacional habilitará a su vez comedores sociales para dar víveres y se reforzarán los centros para personas sin hogar con personal sanitario que los dote de equipos de protección, controle la salud de los profesionales de atención social y de los residentes, tome medidas preventivas, identifique posibles contagios y aísle o derive a otro centro a las posibles personas infectadas.

Hasta este martes, se ha aislado a las personas con síntomas de coronavirus en los centros de acogida municipales de Villa de Vallecas y Juan Luis Vives, en Vicálvaro. Estos dos albergues, que cuentan con un total de 140 y 132 plazas, respectivamente, tienen habitaciones separadas, que permiten que los ciudadanos con síntomas desarrollen su cuarentena sin entrar en contacto con otros usuarios.

Riesgo de nuevos focos de coronavirus

Desde el movimiento Nadie Sin Hogar consideran que la solución del Ayuntamiento de ofrecer un lugar «tipo hospital de campaña», refiriéndose a Ifema, en el que los sintecho comparten el mismo espacio «puede ser contraproducente» por la posibilidad de que se propague el coronavirus entre cientos de ciudadanos. El portavoz de esta plataforma señala que «algunas personas prefieren estar solas en la calle» para evitar contraer el Covid-19.

«Los centros de acogida están muy masificados: se comparten continuamente espacios muy pequeños entre muchas personas, muchas de las cuales tienen una salud muy precaria. Hay ya al menos 40 personas sintecho infectadas y aisladas en los albergues», afirma Miki.

En el centro de Pinar de San José al que acude Julia (desde la plataforma Nadie Sin Hogar solicitan que no aparezca su nombre real en este artículo) «en cada habitación duermen 20 personas en 10 literas», por lo que el riesgo de que surja un foco de coronavirus se multiplica en el caso de que un infectado descansase allí. Denuncia que no dejaron acceder al centro a una persona «que mostraba síntomas» de haber contraído el virus.

«Se debería optar por opciones similares a las de habitación de hotel, donde cada uno pueda tener su espacio, aunque sea durante este tiempo de crisis, para que se salvaguarde la salud y las vidas de las personas sin hogar», reflexiona Miki. Añade que la solución de habilitar camas en Ifema es «muy precaria y circunstancial».

Por su parte, Mario (tampoco es su nombre real), que suele acudir al centro Juan Luis Vives, afirma que los trabajadores del centro han organizado dos turnos de desayuno, comida y cena para que la aglomeración sea menor y han indicado a los usuarios que deben guardar un metro de distancia en el comedor. Los empleados de estos centros portan mascarilla y guantes, y tienen geles antisépticos para evitar el contagio, mientas que los residentes simplemente han recibido el consejo de lavarse las manos de manera sistemática.

Las personas sin hogar piden una «protección integral y permanente»

Julia señala para este periódico que, después del desayuno, en su centro «hay gente mayor a la que echan a la calle», e incluso a ella misma, que está embarazada de dos meses «también me echan a la calle». Desde el Consistorio señalan que durante esta crisis van a dar cobijo a las personas sin hogar para que puedan cumplir con las medidas de seguridad que ha estipulado el Gobierno.

«Nosotros lo que pedimos es que no se haga una acogida temporal para sacar el virus de las calles, sino que se empiece a trabajar en una protección integral y permanente para que no haya personas en las calles», reprocha Miki.

El portavoz de este movimiento asegura que «el riesgo es constante» y no saben si se está intentando aislar en este momento a los sintecho para «proteger a las otras personas». «Ahora se están poniendo al descubierto todas las costuras de este sistema de protección que supuestamente hay», sentencia el portavoz.

Comentar ()