Vida Sana

Una enfermera de 52 años, primera víctima mortal del personal sanitario en España

Euskadi activará la próxima semana una aplicación telefónica similar a la empleada en Corea del Sur para evaluar la salud de la población.

Enfermera en un hospital. EP

Una enfermera del Servicio Vasco de Salud ha fallecido con coronavirus, la primera profesional de Osakidetza que ha muerto desde que se declaró la crisis del COVID-19. Este fallecimiento se une al de otras 12 personas en las últimas horas en el País Vasco, con lo que el total de muertos con coronavirus en Euskadi ya alcanza los 53. Euskadi ya ha llegado a 1.190 casos positivos, tras las 217 infecciones de las últimas horas.

La muerte de la profesional sanitaria, de 52 años, se ha producido en un centro hospitalario de Vizcaya, donde llevaba seis días hospitalizada y anoche falleció. Por ahora esta provincia no es la que registra más casos en el País Vasco pero sí esta acumulando un incremento notable en los últimos días. Actualmente cuenta con 393 casos, un repunte de casos en el último días por encima del 32%.

El territorio donde mayor incidencia está teniendo la pandemia en Euskadi es Alava, y donde mayor número de facultativos se han visto infectados por el Covid-19. El hospital de Txagorritxu está siendo el principal foco de lucha contra la propagación del virus, cuyos casos de infección confirmados por las autoridades sanitarias ha vuelto a incrementarse de modo notable, un 22%, en las últimas 24 horas.

En Alava se concentra casi la mitad de los infectados, con 621 casos, seguido de los 393 en Vizcaya y 176 en Guipúzcoa. Algo menos de la mitad de personas infectadas se encuentra hospitalizada.

«Golpea el alma del sistema»

La consejera de Salud del Ejecutivo vasco, Nekane Murga, ha asegurado hoy que el pico del virus en el País Vasco está por llegar. Reconoce que la pandemia está «golpeando el alma del sistema» sanitario y que no estaban preparados para «un golpe así». Murga ha subrayado sin embargo que por ahora se le está pudiendo hacer frente gracias al esfuerzo de los profesionales sanitarios y la completa reorganización del modelo asistencial.

En aras a poder frenar la saturación del sistema sanitario, de las líneas de consejo sanitario y de control de la dispersión del virus, el Gobierno vasco activará la próxima semana una aplicacion telefónica para el control del estado de salud de la población. La App se ha desarrollado a modo de la que se implantó en Corea del Sur gracias a la colaboracion de una empresa vasca y Osakidetza. Permitirá a los ciudadanos registrar sus datos y su situación de salud a través de unos indicadores que permitirán evaluar su situación y recibir un diagnóstico a través del terminal telefónico. Este tipo de herramientas ya se han implantado en otras comunidades autónomas como Madrid y el Gobierno trabaja en su desarrollo.

En Euskadi por el momento señalan que no existe problema de abastecimiento de material sanitario y que incluso en días previos colaboraron con otras comunidades autónomas con entrega de material. Sin embargo, la consejera Murga ha reconocido que tras la declaración del Estado de Alarma «la situación ha cambiado» y se deberá hacer un uso responsable de los recursos.

Cuestionado el Gobierno vasco por la necesidad de instalar un hospital de campaña por parte de la UME para reforzar los recursos sanitarios o recurrir al Ejército para ampliar las labores de desinfección en instalaciones vascas, el lehendakari Iñigo Urkullu ha asegurado que «no hay previsión de que sea necesario». Ha subrayado que se está haciendo un esfuerzo «ímprobo» reordenando la red pública y concertada para afrontar esta crisis.

988 sanciones

Urkullu ha vuelto a reclamar a la población colaboración y responsabilidad para lograr que esta situación se pueda resolver en el menor tiempo posible. Ha insistido en que nos encontramos ante una situacion que será «temporal».

Entretanto, se reforzarán los recursos para la asistencia de las personas más vulnerables a través de servicios de asistencia de la red de voluntarios que coordina la Cruz Roja junto al Ejecutivo a través del programa ‘Guztion artean’. Urkullu ha reiterado que el confinamiento es importante y «tiene un sentido». No oculta el esfuerzo que supone pero recuerda que es necesario para acabar cuanto antes con esta situación de alarma: «La implicación de los ciudadanos es imprescindible, todos debemos cumplir las medidas de prevención».

Respecto a las sanciones impuestas por el incumplimiento de las medidas decretadas por el Estado de Alarma, la Ertzaintza ha llevado a cabo 18 detenciones. Se han impuesto además 988 sanciones administrativas por incumplimiento de la Ley de Seguridad Ciudadana, la inmensa mayoría por un importe de 600 euros.

Comentar ()