Vida Sana

Canarias: del primer caso en España a la menor tasa de mortalidad en las residencias

Es la decimocuarta comunidad por número de contagiados por coronavirus, por detrás de seis regiones que tienen menos población / De los 107 fallecidos que acumulan las islas desde que se inició la pandemia, 10 vivían en residencias de ancianos

Remesa de mascarillas recién descargada de un avión.

Remesa de mascarillas recién descargada de un avión. EP

Fue la comunidad autónoma en la que se registró el primer caso. El pasado 31 de enero, el Centro Nacional de Microbiología confirmó el positivo de un turista alemán que se encontraba de vacaciones en La Gomera, infectado tras haber estado en contacto con una persona diagnosticada en su país. Dos meses y medio después, Canarias es de las regiones con menos positivos por coronavirus y la que presenta la tasa de mortalidad más baja en las residencias de mayores.

De acuerdo con los últimos datos ofrecidos por el Gobierno insular al Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Canarias acumula 1.988 casos desde que se inició la pandemia y contabiliza 107 fallecimientos. Sobre una población de 2,22 millones de habitantes, la proporción es de un muerto por cada 20.750 ciudadanos.

En cifras absolutas, Canarias es la decimocuarta comunidad por número de casos, por detrás incluso de seis regiones con menor población. Es el caso de País Vasco (11.790), Aragón (4.566), Navarra (4.348), La Rioja (3.916), Extremadura (2.881) y Asturias (2.170). El archipiélago concentra el 1,08 % del total de positivos por covid-19 (182.816).

A diferencia de lo que ha ocurrido en otras comunidades, las residencias de mayores de las islas arrojan la tasa de mortalidad más baja a nivel nacional. De los 107 fallecidos (el 80,37 % con más de 70 años), diez eran ancianos que residían en centros sociales, concretamente en tres complejos de Tenerife. Expresado en términos relativos, la tasa es del 10,7 % sobre el total de las defunciones.

Atendiendo al criterio de los epidemiólogos, Canarias fue una de las primeras autonomías que acordó la suspensión de las visitas en las residencias de ancianos, dado el foco potencial de contagio que representan estas instalaciones. Así se puso de manifiesto en Italia y así se ha revelado en España, donde la mitad de los fallecidos por coronavirus vivían en centros de mayores. Ello les ha llevado a reforzar el control desde el primer momento.

Seis comunidades con menos población presentan muchos más casos que Canarias, donde han muerto 107 personas por la covid-19

«Haber intervenido con rigurosidad y haber sido tan drástico en las medidas que se tomaron quizá ha impedido un poco la expansión del problema y que la carga de infección haya sido mucho más débil que en otras comunidades», declara a este diario el jefe de sección de Epidemiología y Prevención de la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Canarias, Amós García. Éste también destaca que los trabajadores de las residencias están «bastante bien adiestrados» en cuanto a pautas de protección y la ejecución de medidas de aislamiento cuando se han presentado casos sospechosos.

Esta semana, la Consejería de Sanidad ha puesto en marcha un plan de cribado en todas las residencias de las islas con las que pretende tener una «idea exacta» de la situación. En unas días se habrá hecho el test rápido de detección a los 7.000 residentes y a los 3.000 trabajadores, en línea con lo que defiende la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología a la vista del potencial foco de contagio que representan estas instalaciones.

Test rápidos

La finalidad es detectar posibles casos positivos que cursan sin síntomas, para así aislarlos y evitar que se conviertan en vector de propagación a la espera de someter a esos enfermos a una segunda prueba -en este caso de PCR- en el plazo de entre cinco y siete días. Ello permitirá también conocer el grado de inmunidad de los residentes y empleados ante la covid-19.

El pasado fin de semana, el Ministerio de Sanidad anunció que estaba distribuyendo a las comunidades casi un millón de test rápidos de detección de anticuerpos, que sirven de complemento a las de PCR. Según el departamento de Salvador Illa, a Canarias le han correspondido en este envío 28.800 unidades.

Más que estar influyendo en la baja presencia de la infección, Amós García considera que la insularidad sí les está permitiendo un «mejor control y una mejor sectorización de los casos». En algunas islas, como en La Graciosa, no se ha detectado un solo positivo y en El Hierro se contabilizan dos.

El peso del turismo internacional en Canarias hizo temer inicialmente una mayor propagación del virus, sobre todo después de que a finales del pasado mes de febrero hubiera que activar el protocolo y declarar en cuarentena un hotel en Adeje tras confirmarse el positivo de un médico italiano que se encontraba hospedado en un establecimiento de dicho municipio tinerfeño.

De acuerdo con los datos difundidos este jueves por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, el número de enfermos por coronavirus en Canarias que ha requerido ingresos en unidades de cuidados intensivos asciende a 156 (el 7,84 % de los 1,988 casos confirmados), lo que ha permitido a los hospitales de la comunidad trabajar lejos del colapso asistencial y tener aún bastante margen. El número de curados es de 673, un tercio de los positivos contabilizados por las estadísticas oficiales hasta el momento.

Comentar ()