La popularidad de los smoothies ha vuelto a las redes sociales con el buen tiempo, las vacaciones y las ganas de disfrutar de comidas ligeras y de bebidas refrescantes. Después de que casi la mitad de los españoles haya aumentado de peso durante el confinamiento, ha surgido la necesidad de volver a alimentarse de una forma más saludable. «Los smoothies son bebidas que nos permiten combinar e incluir más de un ingrediente en una única toma, desde cualquier fruta y verdura, hasta productos lácteos o bebidas vegetales, e incluso ingredientes como las semillas, frutos secos, el cacao o la canela», explica para El Independiente Adriana Oroz, dietista y nutricionista de la clínica Alimmenta.

Estas bebidas aportan una gran cantidad de nutrientes y se les atribuyen múltiples beneficios para la salud. Sin embargo, no todo lo que circula en internet es verdad. «Hay demasiadas fake news«, advierte la nutricionista. Alrededor del 57% de la información relacionada con la nutrición es engañosa, según el I Estudio sobre Bulos de Salud.

Muchas veces, se atribuyen propiedades milagrosas a estos batidos, como, por ejemplo, la existencia de superalimentos o extraordinarias propiedades adelgazantes. «No se les pueden atribuir efectos terapéuticos, depurativos, adelgazantes o milagrosos sobre la salud, puesto que no los tienen», aclara Adriana Oroz. De hecho, un alimento por sí solo no es capaz de prevenir ningún tipo de enfermedad ni asegurar una completa salud. «El problema es que todo lo que contiene propiedades saludables y promete tener una mejor figura se pone de moda», reflexiona.

El problema es que todo lo que contiene propiedades saludables y promete tener una mejor figura se pone de moda»

Adriana Oroz

Por tanto, lo mejor es consumir smoothies de manera ocasional, pero nunca sustituyendo una o más comidas. «Los smoothies no contienen las cantidades de nutrientes, vitaminas, minerales, proteínas, hidratos de carbono y grasas necesarios para cubrir con todas las necesidades diarias del organismo», explica la experta. Tampoco se debe sustituir el consumo de frutas y verduras enteras con estos batidos. «Cuando comemos una fruta entera incorporamos la fibra, que genera sensación de saciedad al masticar y ralentiza el proceso por el que el azúcar presente en ella pasa a la sangre», dice. Por el contrario, las frutas y las verduras pierden muchas propiedades nutricionales en el licuado, se absorben más rápido por el organismo y generan una menor saciedad por la falta de fibra.

«Lo que puede ayudar a mejorar la composición corporal, cuidar de la salud y favorecer que el cuerpo lleve a cabo correctamente sus procesos de depuración es tener un hábito regular de consumir alimentos saludables en el día a día, combinado con un estilo de vida saludable al realizar actividades físicas y dejando de lado los hábitos tóxicos como el tabaco, el alcohol o el sedentarismo», aclara.

Al final, una alimentación sana tiene que ser variada, equilibrada y suficiente. No hay que comer mucho de nada ni comer poco de todo, porque hay alimentos más necesarios que otros. «El consumo regular y variado, tanto de frutas como de verduras, es lo que aporta una riqueza de nutrientes», concluye la nutricionista.

Top 3 smoothies para el verano