Vida Sana

Austria intenta aislar el Tirol tras detectar 165 casos de la variante sudafricana

Innsbruck, capital del Tirol austriaco.

Innsbruck, capital del Tirol austriaco. WIKIMEDIA CREATIVE COMMONS 4.0

El Gobierno de Austria ha emitido este lunes una advertencia de viaje para la región de Tirol por la presencia de la variante sudafricana del SARS-CoV-2.

El Ejecutivo austriaco ha avisado a la población sobre los viajes «innecesarios» a Tirol y ha pedido a la ciudadanía que se abstenga de visitarla. Además, todas las personas que hayan estado allí en las últimas dos semanas o que viajen desde Tirol a cualquier otra parte del país deben someterse a una prueba diagnóstica de la COVID-19.

Las autoridades austriacas responden de esta manera a la detección de casos de COVID-19 de la variante sudafricana, tras días de tira y afloja con el Gobierno tirolés. Hasta el momento, se han diagnosticado 165 casos de la mutación, pero el Gobierno señala que podría haber hasta el doble, según ha informado el diario local ‘Der Stardard’.

El primer ministro de Austria, Sebastian Kurz, ha señalado que «se debe hacer todo lo posible para evitar que estas mutaciones se propaguen aún más» y ha avanzado que el ministro de Salud, Rudi Anschober, analiza la situación «constantemente» y «es posible» que se emprendan medidas adicionales «en cualquier momento».

Las autoridades tirolesas, por su parte, han pedido a la población que evite la movilidad, ha impuesto el requisito de presentar una pruebas diagnóstica de la COVID-19 negativa para usar los teleféricos y ha realizado pruebas masivas en distritos que cuentan con una alta incidencia en los últimos siete días.

Este mismo domingo, Austria ha intensificado las restricciones para cruzar sus fronteras con la presentación obligatoria y sin excepciones de una prueba negativa de coronavirus, en un esfuerzo por limitar los viajes en la medida de lo posible ante la pandemia.

También se debe observar una cuarentena de 10 días, y se han eliminado las pruebas de coronavirus gratuitas después de cinco días. Los viajeros ahora tendrán que registrarse en línea y mostrar una prueba de coronavirus negativa semanalmente.

Hasta el momento, las autoridades sanitarias austriacas han contabilizado cerca de 425.000 casos de COVID-19, incluidas más de 8.000 víctimas mortales a causa de la enfermedad.

Comentar ()