Nutrición

Laura Jorge (nutricionista): “No es un mito que los nervios engorden”

La autora publica 'El método come sano, vive sano', un libro enfocado a la alimentación de la mujer y su relación con factores como el ciclo menstrual o la menopausia.

La nutricionista Laura Jorge, autora del libro 'El método come sano, vive sano'

La nutricionista Laura Jorge, autora del libro 'El método come sano, vive sano' Mariano García

La alimentación está rodeada de mitos, pero esta frase tan propia de muchas abuelas no lo es, aunque lo parezca. Los nervios sí engordan y tiene que ver principalmente con el cortisol, la hormona del estrés. Este es una de las curiosidades acerca de la alimentación, con gran enfoque femenino, que trata la nutricionista Laura Jorge en su recién publicado libro El método come sano, vive sano (Zenith).

«Que los nervios engordan parece mentira pero es cierto. Cuando tenemos estrés se libera cortisol, una hormona beneficiosa siempre y cuando no se libere de forma descontrolada», explica Jorge. «Si nuestro cerebro da órdenes para fabricar más cortisol y llega un punto que no lo puede controlar, se produce una redistribución de la grasa corporal, que se acumula más en el abdomen y se suele perder masa muscular. Además este cortisol y los nervios aumentan también la producción de otras hormonas como la insulina que se relaciona con un aumento del apetito».

El método come sano, vive sano pone el foco en las mujeres y habla de cómo es posible obtener, con la alimentación, un mayor bienestar durante la regla o la menopausia. «Me he enfocado en las mujeres porque me siento identificada a nivel personal y profesional. Yo estudié dietética y nutrición tras pasar un trastorno de conducta alimentaria. A lo largo de mi carrera he visto a muchas mujeres y me he dado cuenta de que la dieta va mucho más allá de la estética, que hablamos de salud física y mental», relata la autora.

Por ello su libro habla largo y tendido de las hormonas y explica cómo funciona el ciclo menstrual y qué cambios en la alimentación pueden favorecer a las mujeres. «Se desconoce muchísimo de cómo funciona el ciclo menstrual, pero cuando se conoce se le puede sacar un gran partido».

Jorge apunta que» durante la regla si se toman alimentos ricos en hierro se puede prevenir la anemia, mejor combinados con vitamina C para que el hierro se absorba mejor». Para reducir dolores menstruales convienen «los alimentos antiinflamatorios, ricos en omega 3 como el pescado azul, nueces, semillas de chía, lino o cáñamo». Además durante esta fase aumenta la temperatura corporal, por lo que «es importante hidratarse bien, con bebidas calientes como infusiones o caldos».

En la fase folicular, previa a la ovulación, «tomar antioxidantes y alimentos ricos en zinc nos ayudará al desarrollo del folículo», explica la nutricionista. «Es importante entender nuestro ciclo menstrual, tanto por la alimentación como incluso por el tipo de entrenamiento recomendado. Esto son consejos generales pero lo importante es que cada mujer se conozca y tenga herramientas para cuidarse».

En general, asegura Jorge, la alimentación puede ayudar a la mujer «desde prevenir dolores menstruales a la anemia o incluso mejorar la fertilidad».

También cuando termina la época fertil, en la menopausia, la alimentación tiene un gran potencial en la mejora del bienestar. La autora de El método come sano, vive sano asegura que con un buena alimentación se pueden combatir síntomas de esta etapa como «el insomnio, la ansiedad, la sudoración, cefalea, vértigo, atrofia vaginal, escozor, picor o los sofocos». Para combatir estos últimos, por ejemplo, Jorge recomienda «evitar los estimulantes, los ultraprocesados, los alimentos muy ricos en grasas o azúcar».

No obstante, Jorge asegura que lo ideal es «cambiar la alimentación lo antes posible, porque cuando una mujer llega a la menopausia con buenos hábitos será más fácil prevenir problemas que si no se ha hecho antes».

Hambre real vs hambre emocional

Las hormonas también juegan un papel, explica la nutricionista, en la aparición del llamado hambre emocional: «El hambre emocional lo tenemos todos y hay que aprender a distinguirlo y saber qué nos quiere decir para poder gestionarlo», para lo que ofrece algunas claves.

  • «El hambre real aparece poco a poco y el emocional aparece de repente».
  • «Con el hambre real apetece cualquier alimento y con el hambre emocional tienes un antojo concreto».
  • «El hambre real puede esperar, el emocional tiene que ser ya».
  • «En el hambre real comes hasta estar satisfecha, en el hambre emocional sigues comiendo aún estando satisfecha».
  • «En el hambre real comes y te sientes bien al terminar, en el hambre emocional sientes indigestión y culpabilidad y se entra en el círculo vicioso de las dietas».

Otro aspecto sobre el que llama la atención la autora de El método come sano, vive sano es la microbiota. «La microbiota es muy importante y se relaciona con la prevención de muchas patologías. Hay aspectos que no se pueden controlar, como el modo de nacimiento o la lactancia materna, pero el estilo de vida y la alimentación influyen muchísimo en ella».

El libro de Laura Jorge ofrece además de sus recomendaciones un método sencillo para empezar los cambios. «Son pautas muy sencillas, para ir poco a poco, con recetas y consejos para implementar en el día a día».

Te puede interesar

Comentar ()