Salud

El "síndrome del trabajador quemado" ya es oficialmente una enfermedad

logo
El "síndrome del trabajador quemado" ya es oficialmente una enfermedad
La microbiota del intestino de los ratones del estudio se vio afectada por el estrés de forma similar a cuando tenía elevados niveles de grasa.

El estrés puede ser tan malo para el aparato digestivo como la comida basura, según un estudio en ratones publicado en 'Nature Scientific Reports'.

Resumen:

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha decidido introducir definitivamente en su Clasificación Internacional de Enfermedades el desgaste profesional, conocido popularmente como el «síndrome del trabajador quemado» o burn-out en inglés, que resulta del estrés crónico y agotamiento en el lugar de trabajo.

Según han acordado los representantes de la OMS en su 72º Asamblea Mundial de la Salud, el trastorno se caracteriza por tres dimensiones: sensación de cansancio extremo o agotamiento físico y emocional; sentimientos negativos o cinismo con respecto al trabajo; y reducción de la eficacia profesional.

«El desgaste profesional no surge súbitamente, sino que, por lo general se gesta en un periodo que varía entre cinco y ocho años de desgate continuo y estrés crónico en el contexto laboral. Suele afectar más a las personas muy comprometidas con su trabajo», explican.

La OMS detalla que el perfil responsable de los afectados complica el alivio del trastorno puesto que los síntomas «llegan a generar sentimientos de culpa que llevan a la persona a implicarse aún más en el trabajo, causando más agotamiento y perpetuando así un círculo vicioso». La enfermedad se refiere específicamente a fenómenos relativos al contexto ocupacional y no tiene que ver con experiencias en otros ámbitos.

La lista de la Organización Mundial de la Salud es una referencia de las tendencias y estadísticas sanitarias utilizada por los profesionales y las autoridades sanitarias de todos los países que, además, facilita intercambio de información, entre otras ventajas. La nueva clasificación entrará en vigor en 2022.