España registra ya más de 2.000 casos confirmados de coronavirus, pero la enfermedad se concentra de forma muy importante en Madrid. Así lo ha confirmado el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, que ha informado que la Comunidad de Madrid concentra el 50% de los contagios, el 66% de las muertes (31 de 47) y el 82% de los enfermos graves ingresados en UCI.

Estos datos son el reflejo del aumento importante de casos que se ha producido sobre todo en Madrid, pero también en País Vasco (Vitoria y Labastida) y La Rioja. «El riesgo de transmisión comunitaria en los últimos días se ha verificado», afirmaba Simón, que ha destacado la desigualdad en la concentración de los casos, ya que cuatro comunidades autónomas registran el 78% de los casos mientras que las otras 13 reúnen un 22%.

La especial concentración en la región madrileña de casos graves y fallecimientos se explica, ha indicado Simón, en que ha habido brotes asociados a «residencias de ancianos y centros sociosanitarios» donde se concentra población vulnerable y por tanto hay una «mayor presión sanitaria».

El portavoz del coronavirus ha pedido hoy, en este contexto, la responsabilidad individual para el control de la epidemia en el cumplimiento de las medidas importantes que se han implementado en los últimos dos días, como el cierre de colegios, centros de mayores o prohibición de celebración de eventos con más de 1.000 personas. «Ninguna de las medidas que se aplican en las zonas de riesgos son útiles por sí solas. tienen que ir en conjunto y tienen que ser, sobre todo, aplicables. Ese es el empeño, no proponer ninguna medida que no se pueda aplicar», ha aclarado Simón.

Así mismo, aunque Simón ha incidido en que «no se está bloqueando el país, no se está prohibiendo la movilidad», pero ha incidido en la importancia de la actitud individual y ha pedido «el apoyo de la población en para cumplir las medidas aunque se pueda escapar a ellas».

En otro sentido, Simón ha puesto en valor el efecto de las «medidas indirectas» en la transmisión del virus, y que se han visto por ejemplo en la menor afluencia de personas en el transporte público de Madrid tras el cierre de centros educativos y el fomento del teletrabajo.

El fin de la epidemia, entre dos y cuatro meses

Paciencia y responsabilidad son las dos principales actitudes que ha pedido hoy Simón en la actualización pública de la información de la epidemia. La primera, relacionada con el efecto de las medidas implantadas desde esta semana y que están alterando el quehacer de la sociedad española, como el cierre de colegios, prohibición de eventos o recomendación de no viajar.

Y es que Simón ha reconocido que, aunque el efecto de estas medidas pueda producirse antes, su traslación a los datos oficiales de la enfermedad tardará «unos nueve o 10 días», con la particularidad de que «cuanto más tarda, más difícil es mantener la tensión, por eso es tan importante el esfuerzo conjunto» de toda la sociedad.

Además, el portavoz se ha aventurado hoy con una fecha para poner fin a la epidemia. «Si todo va muy bien, en unos dos meses podríamos decir que no constatamos transmisión», ha dicho, aunque ha reconocido que escenarios menos optimistas podrían retrasar esa fecha hasta los «tres o cuatro meses». Estas fechas tienen en cuenta, ha incidido, en que tras la curación del último caso «los sistemas de vigilancia tienen que esperar dos períodos de incubación» (14 días) para dar por cerrada esa transmisión.