Salud

La oposición acusa a Illa de imponer a las empresas medidas imposibles de cumplir para la vuelta al trabajo

El ministro de Sanidad, Salvador Illa.

La oposición ha criticado hoy en bloque al ministro de Sanidad por la vuelta al trabajo de sectores no esenciales tras las dos semanas de «hibernación económica» debida a la crisis del coronavirus. Concepción Gamarra, del Grupo Parlamentario Popular, ha denunciado en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados celebrada este jueves que se haya «impuesto a los empresarios medidas de prevención de contagios que no se pueden cumplir». Igualmente el resto de grupos le han reprochado las condiciones en las que se ha producido esa vuelta como Gabriel Rufián, de ERC, que ha acusado al Gobierno de «dejarse presionar más por la patronal que por el virus» o Néstor Rego, del Grupo Plural, que ha acusado igualmente al Gobierno de responder más a temas económicos que de salud.

A las acusaciones, que han llegado de la práctica totalidad de la oposición, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha respondido defendiendo la independencia del Gobierno: «En ningún caso hemos actuado por presiones de ningún tipo de organización empresarial», ha espetado, y ha pasado por encima de la falta de equipos de protección en determinados sectores. «Si no se dan las condiciones en los centros de trabajo, hay que proveerlas» y «donde no sea así, que se compruebe y se actúe en consecuencia».

Illa ha informado también de que el Gobierno ha realizado ya 930.000 pruebas diagnósticas PCR y que en la última semana el promedio diario se ha duplicado de 20.000 a 40.000 test, tal como ha avanzado tras el Comité Técnico de Gestión del Coronavirus, Fernando Simón.

La falta de un mayor número de tests disponibles así como de más equipos de protección han sido otras de las reivindicaciones de la oposición, que le ha pedido al ministro también más información sobre la anunciada regulación de precios. «Ya lo hicimos con los servicios funerarios y estamos trabajando en la de otros materiales con la máxima celeridad pero también con prudencia. Espero darles información al respecto muy pronto», ha asegurado.

Otra de las críticas más repetidas por la oposición ha sido la de la falta de información aportada por Sanidad al resto de grupos en lo que se refiere a los estudios científicos o técnicos que dan base a las decisiones sobre la implantación de nuevas medidas. Varios grupos como el popular han acusado al Gobierno de llevar «cuatro semanas sin aportar la información». «Nos está usted tomando el pelo», le ha dicho Garmarra.

Illa tampoco ha dado nueva información a los grupos parlamentarios sobre el estudio de seroprevalencia anunciado la semana pasada sobre una población de 60.000 personas, pero que sigue «aún en fase técnica», pese a que Sanidad informó que comenzaría esta misma semana.

De la oposición, aunque en menor número que las críticas, han surgido también propuestas como la de Rufián, que ha sugerido al ministro una forma de empezar a permitir las salidas de los niños. «Proponemos que los niños de cero a seis años salgan de 10 a 11 de la mañana y los de seis a 12 años puedan hacerlo de 12 a una de la tarde, de forma escalonada y principalmente por zonas vigiladas y acotadas», ha explicado.

Illa también ha querido en su comparecencia subrayar el papel de la atención primaria, cuyo papel ha sido fundamental en el control del virus. «La atención primaria ha prevenido muchos ingresos hospitalarios» y «es el nivel mejor preparado para ordenar de forma más eficiente la coordinación dentro de la Sanidad pública», ha incidido.

Comentar ()