Salud

Michael T. Osterholm y Mark Olshaker: “No hemos pasado por lo peor de la covid-19”

logo
Michael T. Osterholm y Mark Olshaker: “No hemos pasado por lo peor de la covid-19”

Un hombre camina ante un grafitti en una calle del centro de Barcelona. FE/Alejandro García

Resumen:

Hace dos años el libro La amenaza más letal, del investigador estadounidense Michael T. Osterholm elaborado junto con el ensayista Mark Olshaker copaba las listas de ventas. De poco sirvió su profético contenido que vaticinaba una pandemia como la que estamos viviendo. La epidemia del SARS-CoV-2 en China se convirtió en global y, en cuestión de meses, un tercio de la población mundial se vio obligada a encerrarse en casa. Cinco millones de contagios y más de 300.000 muertos. Preguntamos a estos investigadores por la situación de la Pandemia con motivo de la reedición de su libro por Planeta.

Pregunta: Cuando avisaron que corríamos el riesgo de vivir una situación como la que vivimos ahora, ¿qué les decían?

Respuesta: Lamentablemente, hubo poca respuesta. Cada vez que hay un brote de enfermedad infecciosa, desde el SARS en 2003 hasta la gripe H1N1 en 2009, hasta el ébola en 2014, hasta el zika en 2016 y el Covid-19 hoy, todos se sorprenden y no deberían estarlo. Sabemos que habrá brotes de enfermedades infecciosas, epidemias y pandemias, y sin embargo, no estamos dispuestos a prepararnos para este «enemigo» de la misma manera que nos preparamos para la guerra contra un enemigo humano.

Michael T. Osterholm y Mark Olshaker.

P: Como se puede ver claramente en su libro se nos advirtió con virus anteriores (zika, VIH, …). ¿Creen que con el SARS-CoV-2 aprenderemos o volveremos a olvidar?

R: Esa es una muy buena pregunta, y no estoy seguro de saber la respuesta todavía. Dado que esta es la pandemia más grave que el mundo ha enfrentado en un siglo, esperamos que se aprenda algo en términos de preparación y no dar por sentado la salud pública. Pero se necesitará el liderazgo de nuestros políticos para asegurarnos de que no permitamos que algo así vuelva a suceder, lo que significa que las naciones individuales deben prepararse, y todos deben cooperar juntos, tal como lo haríamos si la Tierra se enfrentará a una invasión alienígena, porque esencialmente, eso es lo que es una pandemia.

P: ¿La pandemia de H1N1 2009 relajó la respuesta al SARS-CoV-2? 

R: Al comienzo del brote en China, ciertamente vimos lo que debemos describir como una reacción humana típica: la negación y la supresión de la verdad. Al igual que con muchas enfermedades, tenemos la esperanza de detener un brote infeccioso cuando lo reconocemos y respondemos temprano. Incluso después de que quedó claro que China tenía un problema importante, la mayoría de los otros países no pensaron que les pasaría a ellos. Ciertamente lo experimentamos aquí en los Estados Unidos. Dado que la pandemia de H1N1 no resultó ser tan mortal como temían muchos científicos, probablemente hubo una tendencia a pensar que cada pandemia posterior no será tan grave como se temía. Pero como vemos, cuando bajamos la guardia, lo peor puede suceder.

P: ¿Hemos pasado por lo peor del covid-19? 

R- Estamos seguros de que no hemos pasado por lo peor de la covid-19. Sabemos que en los Estados Unidos, por ejemplo, sólo entre el 5 y el 15% de la población ha estado expuesta, y para que la inmunidad del rebaño surta efecto, necesitamos tener al menos una exposición del 60 al 70%. Este virus se transmite de manera muy similar a la influenza, por lo que esperaríamos ver aumentos y caídas en varios lugares y nuevos picos de enfermedad durante muchos meses en todo el mundo, hasta que haya un tratamiento efectivo o una vacuna ampliamente disponible. Este virus parece ser más estable que la influenza y algunos otros virus, y si evoluciona, probablemente sea de una forma más leve, pero como es tan nuevo, todavía no sabemos mucho al respecto. Debemos continuar aprendiendo tanto como podamos al respecto y probando tantas posibilidades de tratamiento y ensayos de vacunas como sea posible.

P: ¿Cómo sería el peor virus que podemos enfrentar en el futuro?

R: El peor virus al que podríamos enfrentarnos sería un virus de la gripe, altamente infeccioso con una alta tasa de morbilidad y mortalidad. Algo como lo que se vivió el mundo en 1918, pero en nuestro mundo actual, con más de tres veces la población de 1918, con viajes aéreos directos, invasión de bosques y áreas de vida silvestre, con más de mil millones de cruces fronterizos internacionales cada año, con megaciudades empobrecidas del Tercer Mundo sin atención médica adecuada, saneamiento, nutrición o espacio individual, con una cadena rápida de suministro internacional. Tenemos millones de humanos que viven cerca de aves domésticas como pollos y animales de alimentación como cerdos, un virus tan mortal paralizaría la economía mundial y desestabilizaría a muchos gobiernos mundiales durante años, a menos que tratemos de prepararnos. Lo mejor que podríamos hacer sería desarrollar una vacuna universal contra la gripe que proteja de todas o la mayoría de las formas de la enfermedad. Este sería un esfuerzo enorme y costoso, pero bien vale la pena el costo en términos de vidas salvadas y economías preservadas.

P: Hay grandes esperanzas puestas en la vacuna contra el covid-19 ¿Podemos contar con ella?

R: Nunca podemos contar con una vacuna, porque la producción de la vacuna es complicada y cada virus es diferente. Por ejemplo, todavía no tenemos una vacuna contra el VIH, a pesar de que hemos estado tratando de desarrollar una durante más de 30 años. Pero según las características de este virus, creemos que existe una muy buena posibilidad de que tengamos una vacuna, pero probablemente tomará al menos uno o dos años. Luego, después de eso, pasarán muchos meses más antes de que se puedan fabricar suficientes dosis para proteger gran parte del mundo.

P: ¿Debería prevalecer la ciencia abierta en esta situación de pandemia, sin la propiedad intelectual de la cura para garantizar su fabricación?

R: Esta es siempre una pregunta difícil. El Dr. Jonas Salk se negó a patentar su vacuna contra la poliomielitis porque sentía que era un recurso que debería estar disponible para toda la humanidad. Nos gustaría ver tanta cooperación internacional como sea posible, pero reconocemos que las compañías farmacéuticas tienen que obtener ganancias para mantenerse en el negocio, por lo que abogamos por el subsidio público del desarrollo de vacunas de la misma manera que los gobiernos subsidian el desarrollo de sistemas de armas militares.

Comentar ()