La segunda oleada del estudio de seroprevalencia, que evalúa el alcance de transmisión del coronavirus en nuestro país, confirma que el porcentaje de españoles que ha pasado la infección apenas ha cambiado en las últimas semanas. La prevalencia estimada es del 5,2%, frente al 5% de la primera ronda que se presentó el pasado 13 de mayo.

En tres semanas – las que han pasado entre la primera oleada del estudio y la actual – se ha infectado un 0,8% de los participantes que no presentaban anticuerpos igG (los que permanecen una vez pasada la infección) en la primera ronda, según ha explicado la directora del Centro Nacional de Epidemiología, Marina Poyán. Los cambios más importantes se han producido en Ávila, Valladolid y Palencia, con un incremento del 2%, y del 1,5% en Madrid, Soria y Gerona. Las provincias del centro del país continúan siendo las que presentan las tasas más elevadas de prevalencia.

Los incrementos más elevados se observan más en las grandes ciudades, ya que las poblaciones con más de 100.000 habitantes han pasado del 6,4 al 6,8%. En Madrid, por ejemplo, la prevalencia ha pasado del 11,3 al 11,4% y en Barcelona del 7,1 al 7,4%. La prevalencia de anticuerpos es algo mayor en mujeres (5,4%) que en hombres (5%).

Otro de los cambios que arroja esta segunda oleada se ve en el porcentaje de participantes que manifiestan síntomas de COVID-19. Ha pasado del 5% de la primera ronda a aproximadamente el 1%. Por otro lado, esta segunda ronda confirma lo que ya se apuntó en la primera y es que aproximadamente un tercio de los casos han pasado la enfermedad de forma asintomática.

La prevalencia entre los niños y adultos jóvenes sigue siendo más baja que en mayores, aunque ha subido en algunos grupos de edad como en los menores de 12 meses, donde ha pasado del 1 al 2,2%. En los grupos de mayor edad tampoco se han visto grandes cambios en la prevalencia, aunque llama la atención el aumento de la prevalencia de los mayores de 90 años, que han pasado del 5,7 al 8%. El grupo con mayor porcentaje de infectados continúa siendo el de los mayores entre 70 y 74 años, que además pasan del 6,7 al 7,3% de inmunizados.

Entre la situación de los participantes, llama la atención que mientras permanece en 5,2 el porcentaje de infectados que trabajan de forma presencial, aumenta más el porcentaje de quienes no lo hacen, que pasan del 6,1 al 7,3% de presencia de anticuerpos. El grupo que por actividad tiene mayor prevalencia son los jubilados (6,3%), seguidos de trabajadores en activo (5,9%) y personas dedicadas a tareas del hogar (5,8%).

Son las conclusiones de la segunda oleada del Estudio ENE-Covid de seroprevalencia de la infección por SARS-CoV2 que está realizando el Instituto de Salud Carlos III, dependiente del Ministerio de Sanidad y corresponde a análisis realizados entre el 18 de mayo y el 1 de junio. Además de Marina Poyán, han presentado los resultados la directora del Instituto de Salud Carlos III, Raquel Yotti y el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón.

El análisis había mostrado ya en sus primeras conclusiones que tan sólo el 5% de la población española ha pasado la infección, aunque con grandes diferencias entre unas provincias y otras, desde el 1,4% de Murcia al 14,2% encontrado en Soria.

Yotti ha destacado que el 95% de los participantes de la primera ronda han aceptado continuar en el estudio y que el 87,9% de los participantes han aceptado donar una muestra de sangre para los análisis de laboratorio complementarios a los test rápidos con los que se están extrayendo los datos. A partir del próximo 8 de junio comienza una tercera y última ronda de dos semanas con la que finalizará el estudio de seroprevalencia.