Salud Aprobado el Real Decreto de la "nueva normalidad"

Mascarillas y distancia de seguridad serán obligatorias hasta que haya vacuna o tratamiento

logo
Mascarillas y distancia de seguridad serán obligatorias hasta que haya vacuna o tratamiento

Pablo Iglesias, María Jesús Montero y Salvador Illa, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. EFE

Resumen:

El próximo día 21 de junio finalizará el Estado de Alarma más largo de la democracia. Más de tres meses (se declaró el 14 de marzo) de un régimen excepcional por la epidemia de coronavirus bajo el que se ha restringido la libertad de movimiento de los ciudadanos, se ha establecido el uso obligatorio de mascarillas o se ha limitado el precio de venta de éstas y demás materiales de protección, entre otras muchas medidas excepcionales.

Pero aunque el Estado de Alarma finalizará el domingo 21, el virus no ha desaparecido y el Gobierno ha aprobado hoy en el Consejo de Ministros el Real Decreto-Ley de la «nueva normalidad» que mantendrá una serie de medidas restrictivas y que se, como ha anunciado hoy el ministro de Sanidad, Salvador Illa, se mantendrán hasta que haya vacuna o tratamiento contra el virus. «El Real Decreto de Medidas urgentes de prevención, contención y Coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria motivada por el COVID-19 estará vigente hasta que el Gobierno declare de forma motivada y tras escuchar a las comunidades autónomas y previo informe del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias que esta crisis sanitaria ha concluido».

Un anuncio que significa al menos durante los próximos meses – las previsiones más optimistas sitúan la vacuna a inicios de 2021 – los españoles tendrán que convivir con las mascarillas y la distancia social de 1,5 metros en espacios cerrados. A falta de conocer el texto final con su publicación en el Boletín Oficial del Estado, entre las medidas que ya trascendieron del borrador de la ley y que ha confirmado el ministro están también la obligación de realizar test de PCR a todos los casos sospechosos o la de imponer multas de hasta 100 euros por no usar mascarilla en los lugares establecidos como obligatorios.

La norma también deeclara la COVID-19 “enfermedad de declaración obligatoria urgente” y obliga a las comunidades autónomas a continuar facilitando los datos necesarios para el seguimiento y la vigilancia epidemiológica del COVID-19, así como la situación de la capacidad asistencial y necesidades de recursos humanos y materiales.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha mantenido conversaciones con distintas formaciones políticas para consensuar las restricciones de la nueva normalidad y, entre ellas está la reducción de la distancia mínima entre personas, que se había establecido «de 1,5 a 2 metros» a exclusivamente 1,5 metros de distancia. Una restricción que, según ha anunciado Ciudadanos, se ha debido a su intervención y tiene como objetivo aumentar los aforos máximos permitidos.

Las comunidades autónomas tendrán que tener planes de contingencia preparados ante posibles rebrotes y hacer cumplir de forma estricta las normas de aforo, desinfección y acondicionamiento de los comercios, centros comerciales y mercadillos, y en las empresas esa desinfección tendrán que garantizarla los responsables de las empresas, así como de la reorganización de puestos de trabajo y turnos para que se guarde la distancia de seguridad en la oficina. Los dueños de los bares y restaurantes trabajarán para que no se aglomeren los clientes en sus establecimientos y se guarden 1,5 metros de distancia, que también tendrá que mantenerse en recintos culturales, deportivos o comerciales.

Los centros docentes, a su vez, estarán obligados a garantizar «las normas de desinfección, prevención y acondicionamiento de los citados centros que aquellas establezcan». Sin profundizar más en la materia, el borrador se limita a recoger que, en cualquier caso, será obligatorio evitar aglomeraciones y garantizar que se mantenga una distancia de seguridad y, cuando no sea posible, establecer «las medidas de higiene adecuadas para prevenir los riesgos de contagio».

Según el borrador avanzado el pasado fin de semana, las medidas de prevención e higiene serán también obligatorias en viviendas tuteladas, centros residenciales de personas con discapacidad y de personas mayores. En particular, señala, se velará «por que las visitas y los paseos se desarrollen en condiciones que permitan en todo momento prevenir los riesgos de contagio» y contar con planes de contingencia ante cualquier rebrote.

Respecto a los medicamentos y productos sanitarios, el borrador estipula que las CCAA deberán garantizar el abastecimiento de de fármacos esenciales en los centros y servicios sanitarios. También se exige la fabricación de mascarillas quirúrgicas, batas, soluciones y geles hidroalcohólicos para «atender el considerable volumen de demanda» de estos productos.

«Movilidad sin restricciones» a partir del 21 de junio

El ministro de Sanidad también ha confirmado hoy que con el Estado de Alarma finaliza también la restricción de la movilidad en España. Se podrá viajar, por tanto, entre todas las comunidades autónonomas «sin restricciones» independientemente de que éstas se encuentren en fase 3 o hayan pasado ya a la nueva normalidad.

Comentar ()