Salud

El coronavirus frena la natalidad: 4.000 niños menos para los próximos meses

Lanzan una campaña para relanzar la reproducción asistida y aseguran que se han dejado de hacer 14.000 tratamientos de reproducción asistida por el COVID-19. Uno de cada 10 niños en España ya nace gracias a alguno de estos tratamientos.

logo
El coronavirus frena la natalidad: 4.000 niños menos para los próximos meses

Nacimiento. EP

Resumen:

Entre los efectos colaterales del coronavirus estará, en los próximos siete u ocho meses, el nacimiento de unos 4.000 niños menos en España. Son la consecuencia de la interrupción de alrededor de 14.000 tratamientos de reproducción asistida, ya que las clínicas de fertilidad tuvieron que cerrar o dejar sus puertas abiertas solo para urgencias y tratamientos en marcha durante alrededor de un mes y medio.

En el caso de las transferencias de embriones, se paralizaron y para ello se vitrificaron (congelaron) hasta poder realizar la implantación, una vez que se permitiera la reapertura de las clínicas. Desde la SEF inciden en que la transferencia de embriones congelados tiene la misma tasa de éxito en el embarazo que con embriones frescos.

Además, no solo la necesidad sino también la preocupación de algunos pacientes ha frenado su asistencia a las clínicas, por lo que la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) y la Asociación para el Estudio de la Biología de la Reproducción (ASEBIR) han querido ahora lanzar una campaña para relanzar su actividad. «La respuesta es ahora» pretende que se recupere la confianza para iniciar estos tratamientos sin miedo: «A día de hoy no hay ninguna evidencia científica que haga referencia a la afectación de los gametos (óvulos y espermatozoides) por el virus, no se ha demostrado transmisión de la madre al hijo y con la bibliografía de la que disponemos en este momento, nada nos indica un mayor riesgo de aborto», afirma en un comunicado Antonio Urries, presidente de Asebir.

Y es que el impacto del COVID-19 puede ser importante, advierten las sociedades científicas, en un país donde uno de cada 10 niños nace ya gracias a algún tratamiento de reproducción asistida. Una pareja de Barcelona que frenó su tratamiento por el coronavirus anima a las demás a volver: «Nosotros retomamos en mayo nuestro tratamiento y las medidas de distancia y protección nos dieron total confianza. Lo habíamos iniciado a principios de marzo y tuvimos que frenarlo. Fue un palo porque estábamos muy ilusionados y por ello hemos querido retomarlo cuanto antes», asegura la pareja, que prefiere no dar su nombre.

Ella subraya que han tenido «suerte» porque era su primer tratamiento. «Otras que llevaban ya varios intentos y que ven cómo pasan los meses y se hacen mayores lo han pasado peor. Pero afortunadamente ya se puede volver», indica.

«Actualmente nos encontramos en el momento de menor incidencia de la enfermedad provocada por el virus y no sabemos cómo evolucionará en el futuro. Lo que sí sabemos es que los centros ya han implementado las medidas de seguridad necesarias tanto para los pacientes como para los profesionales que trabajan en ellos», afirma Luis Martínez, presidente de SEF. Entre las medidas se incluyen, según las sociedades, la realización de test diagnósticos a los profesionales, precauciones especiales en el laboratorio y una disminución del tiempo de espera, además del test a la mujer que quiere quedarse embarazada.

Comentar ()