«La pandemia no se ha acabado, eso lo sabemos todos, pero las fronteras hay que abrirlas, otra cosa es abrirlas con países fuera del espacio Schengen o que estén peor que nosotros epidemiológicamente. No se puede estar cerrado para siempre, ni las fronteras exteriores ni las interiores. ¿Esto generará más rebrotes? Sí, y salir a la calle. Se debe hacer con control, con cuidado y con la máxima responsabilidad”, asegura tajante Mar Faraco, presidenta de la Asociación de Médicos de Sanidad Exterior. 

La vuelta a la normalidad pasa por la reactivación de las conexiones aéreas y la apertura de las fronteras marítimas y terrestres. La Dirección General de Salud Pública ya ha especificado qué tipo de controles deberán realizarse en los puntos de entrada de España coincidiendo con la reapertura de las fronteras consensuadas con la Unión Europea. Se controlará la temperatura de los pasajeros para detectar a los pasajeros con más de 37,5 grados centígrados. 

La persona que entra, seguramente, no va entrar con un coronavirus agudo o grave, va a entrar con presintomático o asintomático

“El control de temperatura y el control visual tiene una utilidad relativa. El control de temperatura tiene un impacto disuasorio, pero si quieres viajar y te da igual propagar el virus dentro o fuera de España te tomas un paracetamol y te saltas el control de temperatura”, asegura Faraco.

Desde el punto de vista epidemiológico para controlar la expansión del coronavirus por un sujeto infectado, lo más importante es registrar a los viajeros en “la ficha de Salud Pública que es la mejor herramienta que disponemos”, afirma la médica. “Esta ficha es muy importante y se debe tener en cuenta tanto en España como en Europa porque la persona que entra, seguramente, no va a entrar con un coronavirus agudo o grave, va a entrar presintomático o asintomático”. 

Según Faraco las veces en las que en la frontera se localice a una persona enferma serán las menos. Lo dice por experiencia. Durante el confinamiento no han dejado de venir españoles desde otras partes del mundo y los viajeros no llegan enfermos aunque lleguen con el coronavirus. “Desde antes de que se hayan abierto las fronteras estamos usando estos formularios, que hasta ahora eran de papel”.

La información de los viajeros es fundamental porque es la que va a permitir a los equipos de rastreo dar con las personas que han estado expuestas previamente o en el viaje con la persona infectada.  Todos los pasajeros con origen en cualquier aeropuerto o puerto situado fuera del territorio español, deberán cumplimentar el formulario de salud pública. Deberán hacerlo antes de iniciar su viaje a través de la dirección de internet: www.spth.gob.es o mediante la aplicación gratuita “SPAIN TRAVEL HEALTH-SpTH” disponible para Android y App Store. Una vez finalizado el formulario el pasajero obtendrá un código QR, que deberá presentar a su llegada a España.

Las compañías de transporte aéreo o marítimo informarán a los pasajeros antes de llegar a su destino en España de la obligatoriedad de presentar el formulario de salud pública a la llegada, teniendo que facilitar el formulario a los pasajeros que no lo hayan podido cumplimentar por electrónicamente.

Rastrear a los viajeros

Si se detecta a una persona con coronavirus que ha llegado recientemente en avión se considerará como “contacto estrecho a los que han estado sentados en un radio de dos asientos hacia adelante, dos hacia atrás y dos hacia los lados. Los que están dentro de ese cuadrante hay que localizarlos cuanto antes para decirles que han estado en contacto con un caso y tienen que hacerse una prueba”, explica Faraco.

Para acometer ese seguimiento de los casos, el registro y control de viajeros el Gobierno ha reforzado los equipos en puertos y aeropuertos, con un personal que todavía no ha trascendido. “Esperamos que sean muchos porque entre médicos y enfermeras de toda España no llegamos a 150 en Sanidad Exterior, siendo muy generosos, imagínate con todos los aeropuertos ya abiertos, ni haciendo turnos triples que ya estamos haciendo”.

El cuerpo de Sanidad Exterior además de los puertos y aeropuertos también es el encargado de vacunaciones para viajes al exterior. “Es un servicio que se ha reabierto ahora, pero sólo por unas horas, porque apenas hay viajeros a destinos que requieran vacunación, pero habrá que ir ampliando ese horario según se vuelva a la normalidad paulatinamente”, concluye Faraco.