«Una simple reunión familiar puede traerte de regalo 40 días en coma o incluso la muerte», es el impactante mensaje que Canarias ha elegido para trasladar a la población que el coronavirus sigue ahí, en un vídeo en el que un abuelo pasa de soplar velas a estar entubado en la UCI.

Canarias vivió hace unos días su brote más importante como consecuencia de una fiesta familiar que terminó con once contagios repartidos entre Fuerteventura y Gran Canaria. Y es un patrón que se repite en toda España: según Sanidad, el 40 % de los nuevos brotes de covid-19 han empezado así, por relajar en reuniones familiares o de amigos el uso de la mascarilla y el cuidado de las distancias.

La Consejería del Gobierno de Canarias ha lanzado este miércoles un anuncio de vídeo de un minuto y 17 segundos de duración (28 segundos en versión reducida), en la que un hombre mayor recibe el cariño de los suyos, la cercanía de familiares a los que se supone que no ve hace tiempo, y sopla con ellos las velas de su tarta, informa Efe.

Entonces abre su regalo, dentro hay un respirador. Y, en la siguiente imagen, se le ve tumbado en un cama de una unidad de cuidados intensivos, entubado, mientras se escuchan los pitidos rítmicos de los monitores cardíacos. Ha contraído la covid-19.

«Con esta iniciativa la Consejería busca hacer hincapié en los riesgos para la salud que tiene no seguir las indicaciones sanitarios en las reuniones familiares», explica el Gobierno canario, en un comunicado.

La Consejería de Sanidad de Canarias insiste en la importancia de mantener las medidas de seguridad «como la correcta higiene de manos, guardar la distancia interpersonal de 1,5 metros y el uso de mascarillas en ambientes cerrados y cuando no sea posible mantener la distancia».

Además, recuerda que «en las reuniones familiares solo están exentos de usar la mascarilla aquellos integrantes de un mismo núcleo familiar conviviente».