Salud

Turnos encadenados, frío y menos Covid: los efectos de Filomena en la Sanidad madrileña

Este lunes, seis centros de salud y 79 consultorios locales de la región permanecían cerrados. Los hospitales públicos están abiertos pero con parte de la actividad suspendida.

Militares del Ejército de Tierra limpian el acceso de entrada al Hospital Gregorio Marañón, en Madrid, el 11 de enero de 2021. Jesús Hellín - Europa Press

A Ángel Bayo no le tocaba trabajar el fin de semana. Este médico del Servicio de Atención Rural de Atención Primaria (SAR) de Arganda del Rey (Madrid) no tenía turno hasta este miércoles, pero desde que comenzó la gran nevada del sábado no pudo quitarse de la cabeza a sus compañeros, atrapados en estos puntos de atención rural desde el viernes por la mañana. «Yo tengo un todoterreno y no podía quedarme parado. Sabía que muchos no podían regresar a sus casas. El mismo sábado intenté salir, pero el coche no me respondió. Lo conseguí el domingo y durante todo el día devolví a sus casas a cuatro compañeros y llevé al trabajo a otros tres», cuenta Bayo. Aunque su turno no empezaba hasta el miércoles, este lunes por la noche ha vuelto al tajo para hacer el turno de un compañero que no tenía cómo llegar.

Los SAR, en pueblos mal comunicados con transporte público, han sido de los más perjudicados por la nevada. En ellos, muchos médicos se han quedado aislados, sin comida e incluso sin calefacción, y han pasado gracias a la solidaridad vecinal. «El fin de semana ha sido dramático especialmente en los pueblos. Si en la ciudad era difícil moverse, allí mucho más. Esta mañana seguían desde el viernes compañeras de Morata de Tajuña, Villarejo de Salvanés y Manzanares, que sepamos», afirma Ricardo Furió, portavoz del sindicato de Enfermería Satse. Casi la mitad de los consultorios locales y un SAR permanecían cerrados este lunes, según fuentes de la Consejería de Sanidad.

En los centros de salud urbanos, el acceso era algo más fácil gracias al transporte público pero ha habido otras incidencias, como la falta de calefacción. Así lo ha sufrido un enfermero de un centro de salud de la zona sur que prefiere mantenerse en el anonimato. «Estamos sin calefacción, no he pasado más frío en mi vida, pero en ningún momento se plantean cerrarlo. Yo llevaba tres pares de calcetines, dos gorros, el forro polar y el abrigo. Y tiritando», denuncia este enfermero, en cuyo centro se han pasado la mañana atendiendo telefónicamente y sobre todo consultas urgentes, muchas de ellas traumatológicas por las caídas en la nieve.

En muchos de estos centros eran los propios sanitarios los que esta mañana trataban de limpiar los accesos, como denunciaba en twitter un trabajador del Hospital de Día de Ponzano, en Chamberí. «Lo hemos hecho para no jugarnos el físico al tener que trabajar de manera presencial», decía. Sin embargo, como asegura Ángela Hernández, vicesecretaria general del sindicato de médicos AMYTS, este lunes por la mañana ya se habían producido varios accidentes de sanitarios al tratar de llegar a sus puestos de trabajo: «Sobre todo muñecas, que es lo más común con una caída en el hielo. La situación es muy peligrosa, no se está planteando cerrar centros para centralizar la atención y eso puede costar más caro, porque a estos profesionales que se caigan estarán semanas de baja».

Según informan fuentes de la Consejería de Sanidad a mediodía de este lunes, seis centros de Salud permanecen cerrados – Centro de Salud Campamento (en Madrid capital); Centro de Salud San Blas y Las Américas (en San Blas); Centro de Salud María Montesori, (Leganés) y los Centros de Salud Navas del Rey y Collado Villalba en los municipios del mismo nombre. Otros 22 centros y consultorios tienen incidencias de horarios. Las cifras sin embargo no coinciden con las aportadas por CCOO a final de la tarde del lunes, que hablan de 14 centros de salud y 94 consultorios cerrados.

«Se han dejado de hacer 25.000 pruebas de laboratorio»

Otra de las consecuencias del temporal, más allá de la atención directa, es la dificultad para transportar pruebas de laboratorio. «Sabemos que se han dejado hacer en Madrid el fin de semana unas 25.000 analíticas por la imposibilidad para transportarlas al laboratorio. No sabemos cuántas de ellas son PCR pero nos preocupa mucho esta situación», advierte Fernando Hontagas, portavoz del sindicato CSIF en Madrid.

En los hospitales públicos, que siguen abiertos en su totalidad según ha informado Sanidad, la actividad se ha reducido a lo esencial y no demorable y se ha cancelado la actividad programada en algunos centros, muchos de ellos con plantillas mermadas. Es el caso del hospital Severo Ochoa, de Leganés, donde trabaja Mercedes Romero, delegada de Comisiones Obreras: «Han limpiado el acceso pero no el parking por lo que muchos compañeros que solo pueden llegar en coche no han podido acudir. Además el parking está lleno de coches atrapados», explica. Ella, que habitualmente llega en coche, este lunes acudía en metro: «Pero imagínate cómo estaba Metrosur. Abarrotado y el Covid no se ha ido, estos efectos los veremos los próximos días».

Romero asegura que las Urgencias de la mañana de este lunes eran sobre todo traumatológicas y que al menos dos sanitarios se han lesionado en su hospital. «En las próximas horas la situación va a ser muy preocupante por la acumulación de hielo y las bajas temperaturas. Y todo ello con la ocupación de las camas en aumento», añade.

«Zona oscura» de Covid

La nevada parece haber restado un poco de protagonismo al Covid, lo que preocupa también a los sanitarios. «Llevamos ya días de aumento constante y de repente este fin de semana se produce un parón en Urgencias. O ha sido un milagro o las personas se han quedado en su casa, y ese es nuestro miedo, que en los próximos días lleguen en peores condiciones», incide Furió.

Por ello la médico de AMYTS habla de «zona oscura» de Covid. «La nevada ha tenido una parte positiva que es la disminución de movilidad y contactos, pero ahora mismo estamos en una zona oscura, no vemos qué está pasando en realidad con la epidemia, y eso nos preocupa mucho».

Vicente Baos, médico de Primaria en Villalba, tampoco ha podido acudir este lunes a su centro de trabajo y también augura un impacto de estos casos que no se están viendo de coronavirus. «Una médico amiga me ha dicho que estaba saturando muy justita pero iba a esperar a ver qué tal antes de ir al hospital. Va a haber muchos pacientes, Covid y no, que van a tener dificultades para ser asistidos, hay que centrarse en la limpieza de las vías como sea para que pueda desplazarse la gente o al menos los servicios sanitarios», subraya este médico.

La situación en Madrid seguía siendo muy difícil en la tarde del lunes y se espera continúe en las próximas horas, por ello los sanitarios piden prudencia en la calle y reclaman que se optimicen los recursos. «No entendemos porqué tiene que permanecer todo abierto, sería mejor que se abrieran los centros que tuvieran los recursos realmente necesario y se habilitase una página web en tiempo real con información de qué centros están cerrados, por qué, y cuáles abiertos. Falta más transparencia y coordinación», apunta Hernández.

El Servicio de Emergencias de Madrid 112 ha registrado más de 84.000 llamadas este fin de semana, el doble que habitualmente.

Vacunación entre sanitarios

En medio de las dificultades, no obstante, muchos centros sanitarios han empezado el fin de semana con la vacunación frente al Covid al personal sanitario de primera línea. La campaña ha comenzado ya en la mayoría de los hospitales públicos así como en el centro de salud Federica Montseny, en Puente de Vallecas.

Comentar ()