La presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, ha trasladado este lunes a los hosteleros que estudiará la posibilidad de «agilizar» en la vacunación a sectores «altamente expuestos» como camareros, profesores, taxistas o dependientes una vez comience la inmunización masiva a la población.

«Hemos analizado la posibilidad de, con la vacunación masiva, agilizarla en sectores altamente expuestos: profesores, taxistas, cajeros de supermercados, camareros… Pero lo primero es tener vacunas y para los más vulnerables», ha escrito Ayuso en su cuenta de Twitter.

Ayuso en su cuenta personal de Twitter.

Ayuso se ha reunido por videoconferencia con representantes del sector de la hostelería, a quienes ha dicho que se impondrá este viernes el uso obligatorio de mascarillas en el interior de bares y restaurantes salvo para comer y beber, algo que hasta ahora era una recomendación, y se ampliará de 4 a 6 el número de comensales en las terrazas.

Una vez se concluya la primera fase de la vacunación a mayores en residencias, profesionales de los centros sociosanitarios y la población de riesgo, Ayuso estudiará la posibilidad de priorizar la vacunación de estos sectores.

Fuentes del Gobierno regional han precisado que la Comunidad de Madrid depende del plan de vacunación estatal, por lo que están supeditados a las directrices marcadas por el Ministerio de Sanidad y se estudiará esa posibilidad «una vez se haya vacunado a la población de riesgo».

Ampliación de 4 a 6 personas en las terrazas

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha avanzado este lunes al sector de la hostelería que la Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Sanidad decretará este mismo viernes la ampliación de cuatro a seis el número de personas permitidas en las terrazas. Además, la presidenta ha anunciado que el uso de la mascarilla en el interior de los restaurantes será obligatorio, aunque se trata de una medida que ya estaba en vigor.

La ampliación del número de comensales permitidos en las terrazas de bares y restaurantes de la Comunidad de Madrid implica una relajación de las medidas que entraron en vigor hace justo una semana y que, entre otros puntos, implicaba la prohibición de reuniones de más de cuatro personas no convivientes en espacios públicos y privados.