Salud

Un informe de EEUU genera nuevas dudas sobre el origen del covid: pudo salir de un laboratorio

Investigadores del Instituto de Virología de Wuhan.

Investigadores del Instituto de Virología de Wuhan. EFE

Las últimas investigaciones de Estados Unidos sobre el origen del coronavirus SARS-CoV-2 refuerzan la teoría de que el virus se pudo escapar de un laboratorio de Wuhan. The Wall Street Journal ha publicado este domingo que tres miembros del Instituto de Virología de Wuhan tuvieron síntomas similares a los del coronavirus en noviembre en 2019, antes de que se conociera oficialmente el primer caso.

La versión oficial de China, lo que comunicó en su momento a la Organización Mundial de la Salud, es que los primeros pacientes con síntomas similares a los del coronavirus se registraron en los primeros días de diciembre de 2019.

El diario neoyorquino cita un informe de la inteligencia de Estados Unidos de los últimos días de la administración Donald Trump e indica que los investigadores chinos llegaron a necesitar atención hospitalaria por su enfermedad. Así, pone de nuevo sobre la mesa la teoría de que el virus habría empezado a infectar a la población de Wuhan tras un escape en el Instituto de Virología de la ciudad.

La Organización Mundial de Salud realizó a principios de 2021 una visita a Wuhan para indagar en los orígenes de la pandemia. En el informe que realizó, señaló que veía «extremadamente improbable» que el virus hubiera saliera de un laboratorio y apuntaba al origen animal. Según The Wall Street Journal, en el informe al que tuvo acceso se reforzaba la idea de que el virus es de origen animal. Pero eso no excluye la posibilidad de que el virus fuera el resultado de una fuga accidental del Instituto de Wuhan, donde se estaba llevando a cabo una investigación sobre el coronavirus en murciélagos.

Varios países piden una nueva investigación

Según publica The Wall Street Journal, una portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos señaló que el nuevo gobierno ed Joe Bien sigue teniendo «serias dudas sobre los primeros días de la pandemia, incluidos sus orígenes en China».

La portavoz añade que Estados Unidos apoya una nueva evaluación sobre los orígenes del virus «que esté libre de interferencias y politización», una iniciativa compartida por otros países como Noruega, Canadá o Reino Unido. «Las teorías sólidas y técnicamente creíbles deben ser evaluadas a fondo por expertos internacionales».

Además, un grupo de científicos de las universidades de Harvard, Stanford o Yale (EE.UU.) pidieron recientemente en un artículo en la revista Science que se siga investigando. Los científicos consideran que, con los conocimientos hasta la fecha, «las teorías zoonóticas y las que sitúan el origen en un laboratorio siguen siendo viables».

De momento, según los datos que maneja la Universidad John Hopkins ha habido más de 167 millones de personas contagiadas por el virus, de las que han muerto casi 3,5 millones.

Comentar ()