Salud

Día Internacional del Alzheimer 2021: ¿Cómo puedo prevenir la enfermedad?

Ilustración de la silueta de la cabeza de perfil de un hombre sobre fondo azul con piezas de puzzle para referenciar las alteraciones que produce el Alzheimer

Alzheimer Pixabay / Tumisu

El Alzheimer es una enfermedad de tipo neurodegenerativo, que cursa con demencia, caracterizada fundamentalmente por la alteración evidente de la memoria. Se trata, según el neurólogo del Centro de Neurología Avanzada (CNA) Antonio Parralo, de una de las enfermedades neurodegenerativas más crueles que se manifiesta a través del deterioro cognitivo y de trastornos conductuales y cuyo número de afectados sigue creciendo año tras año.

¿Se puede prevenir el Alzheimer?

Aunque por ahora no existe tratamiento para esta enfermedad degenerativa, el diagnóstico precoz es considerado como punto de partida básico e imprescindible para llegar a tiempo no sólo en la detección de casos, sino, sobre todo, para poder poner en marcha los necesarios procesos de intervención terapéutica que han de dirigirse al conjunto de la familia afectada por el Alzheimer u otro tipo de demencia.

En este sentido, el especialista del CNA expone que el diagnóstico clínico es fundamental y debe siempre estar basado en «los síntomas referidos tanto por el paciente como por su familia y por la exploración cognitiva que se hace en estos afectados a través de una serie de ‘test de memoria’ para la evaluación neuropsicológica».

Además, los médicos explican que, aparte de la predisposición genética y la edad, los hábitos de vida, los factores de riesgo cardiovascular producidos por malos hábitos como el sedentarismo, el consumo abusivo de grasas, alcohol, tabaco o por marcadores como la hipertensión arterial, el colesterol alto, la obesidad, la diabetes mellitus y la obesidad incrementan las probabilidades de sufrir Alzheimer.

Igualmente, hay que señalar otros factores como los traumatismos craneoencefálicos a partir de los 65 años o los cuadros depresivos antes de los 60 años, son agentes que influyen en el desarrollo del Alzheimer. Por ello, «llevar unos hábitos de vida saludable como una dieta rica en frutas y verduras, no consumir alcohol ni tabaco y hacer ejercicio regularmente podría ayudar a evitar esta enfermedad».

¿Cómo se diagnostica el Alzheimer?

El neurólogo del CNA aconseja siempre la práctica de pruebas de imagen cerebral, normalmente un TAC o RNM, PET-amiloide o el estudio de biomarcadores en líquido encefalorraquídeo. Asegura Parralo que «con una exhaustiva y personalizada información clínica más los informes sugeridos por las pruebas, se puede llegar a un diagnóstico certero de la enfermedad».

Para el correcto tratamiento y diagnóstico precoz, la Unidad de Demencias del Centro de Neurología Avanzada (CNA) ha implementado un sistema de biomarcadores de neuroimagen para cuantificar el metabolismo existente en las distintas regiones cerebrales. El objetivo es «posibilitar un diagnóstico preciso en aquellos casos atípicos de Alzheimer como el temprano, en menores de 65 años, y aquellos que cursan rápidamente y presentan problemas conductuales, de orientación y lenguaje», según ha explicado el neurólogo Emilio Franco, responsable de Unidad de Demencias del CNA.

Asimismo, esta unidad especializada está compuesta por un equipo multidisciplinar de expertos en neurología que realizan, de forma sistemática, estudios cerebrales cuantificados capaces de valorar la evolución de demencias primarias como el Alzheimer. Un equipo en donde expertos en neurología cognitiva y conductual, neuropsicólogos expertos en neuropsicología y en formación de cuidadores, valoran «de forma cualitativa y cuantitativa», a través de diagnóstico con biomarcadores, a pacientes tanto con Alzheimer como con otras enfermedades que cursan con deterioros cognitivos.

¿Es posible tratar el Alzheimer una vez diagnosticado?

La buena noticia es que se ha comprobado que los síntomas de la enfermedad del Alzheimer sí se pueden tratar y de manera bastante accesible. Lo principal, Parralo insiste, es que la persona debe «mantener la mente dinámica haciendo actividades como leer, culturizarse, escribir o jugar a las cartas, hacer rompecabezas, crucigramas o practicar juegos de memoria o de mesa y de esta manera retrasar considerablemente la aparición del Alzheimer».

Te puede interesar

Comentar ()