Salud

Lo que la retirada de la vacuna de CureVac dice sobre la evolución de la pandemia

CVnCoV se había probado en tres hospitales españoles y llevaba ocho meses bajo el análisis de la Agencia Europea del Medicamento. El laboratorio ha anunciado que abandona su desarrollo y se centra, junto a GSK, en otra de segunda generación.

Una enfermera durante el ensayo clínico de la vacuna alemana Curevac en el que participan diariamente 50 voluntarios en el Hospital Biocruces de Bilbao.

Una enfermera durante el ensayo clínico de la vacuna alemana Curevac en el que participan diariamente 50 voluntarios en el Hospital Biocruces de Bilbao. H.Bilbao / Europa Press

La farmacéutica alemana CureVac ha anunciado que abandona el desarrollo de su vacuna frente al Covid CVnCoV. Esta candidata basada en tecnología ARNm llevaba ocho meses bajo el escrutinio de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y finalmente no llegará a pincharse.

La CVnCoV fue uno de los primeros proyectos en avanzarse y la compañía había contado con el apoyo de Bill Gates desde 2015 (para el desarrollo de terapias basadas en ARNm) y también del gobierno alemán. Sin embargo, en junio los datos de efectividad dieron un varapalo al fármaco: un 47% en los análisis provisionales, insuficiente según los criterios estimados para el éxito. En aquel momento, el director ejecutivo de CureVac, Franz-Werner Haas, dijo que la empresa estaba esperando resultados más sólidos en el análisis intermedio y que el ensayo, que seguía en curso, iba a continuar. «La eficacia final aún podría cambiar», alentó según recogió Europa Press.

En esos ensayos participaron tres hospitales españoles, el Clínico San Carlos en Madrid y los centros vascos de Biocruces y Biodonostia. Este periódico ha contactado con Biocruces, donde no han querido hacer valoraciones al respecto aunque han recordado que la decisión de suspender los ensayos fue de la farmacéutica.

La inmunóloga e investigadora del CSIC Matilde Cañelles incide en que esta vacuna «se ha quedado en el límite exigido por la EMA pero no es que no funcione. Ahora probablemente habrá que decidir que se hace con los voluntarios, quizás se les dé una tercera dosis, pero están vacunados».

Cañelles valora lo ocurrido con esta vacuna como «una consecuencia de la evolución de la pandemia, que se retire no quiere decir que no vayan a desarrollarse más vacunas pero sí que el objetivo es tener versiones mejoradas como son las de segunda generación». A las nuevas vacunas, explica la inmunóloga, se les pedirán resultados en «prevención de la transmisión o mayor efectividad contra variantes, por ejemplo».

Así, en el comunicado de este martes en que la Agencia Europea del Medicamento informaba de la retirada de la vacuna, explicaba que la compañía alemana se va a centrar en una vacuna de segunda generación que ya lleva meses de desarrollo junto al laboratorio GSK. Esta vacuna, denominada CV2CoV, ofreció resultados positivos en animales en el mes de mayo, según se publicó en un preprint, frente a las variantes Alfa y Beta. En su comunicado, la compañía alegaba que, en función de lo hablado con la EMA, la potencial aprobación de la vacuna se produciría en el segundo trimestre de 2022 y para entonces su candidata de segunda generación estaría ya en fases de ensayos clínicos avanzados y que la necesidad ahora es «de vacunas diferenciadas».

La compañía reconocía que tras esta retirada el acuerdo de compra anticipada con la UE (ya desde final de 2020) cesa y que está viendo la posibilidad, en contacto con la Comisión Europea, de «aprovechar los compromisos de CVnCoV para los candidatos a vacunas de segunda generación».

Aunque en mayo se puso como fecha de inicio de los ensayos clínicos de esta vacuna de segunda generación el tercer trimestre de 2021, CureVac y GSK hablaban ayer de «entrar en desarrollo clínico en los próximos meses, con el objetivo de lograr la aprobación regulatoria para la preparación comercial de una vacuna COVID-19 mejorada en 2022», según el comunicado.

Ambas compañías aseguran que la inmunogenicidad de CV2CoV en animales es «hasta 10 veces mayor» que la anterior de CureVac. En la alianza de ambas compañías han destacado que su vacuna de segunda generación se centra en el potencial de «apuntar a diferentes variantes de COVID-19, la capacidad de abordar diferentes enfermedades en una inyección combinada y formatos mejorados de administración de vacunas».

Te puede interesar

Comentar ()