Salud

Cuándo vacunarte con la dosis de refuerzo si has pasado ómicron

Un sanitario descarga en una jeringuilla un vial de una vacuna frente al covid.

Un sanitario descarga en una jeringuilla un vial de una vacuna frente al covid. Ukrinform / dpa

La sexta ola de contagios por covid, una escalada copada en su mayor parte por la variante ómicron, ha generado confusión entre los infectados por si deben o no inyectarse la dosis de refuerzo. Estas son algunas de las incógnitas que más preocupan a los afectados por la nueva variante de Covid:

¿Cuánto hay que esperar para solicitar la vacuna de refuerzo tras contagiarse con ómicron?

Sanidad recomienda esperar, al menos, un mes desde que la persona afectada esté completamente recuperada tras la infección -tres días después de la ausencia de síntomas-.

Así, con el aislamiento concluido y si ya ha dejado pasar el correspondiente tiempo de espera desde la pauta inicial de inmunización, ese paciente estará ya listo para recibir una dosis de refuerzo con el procedimiento para la administración de estas vacunas que tenga prevista su comunidad autónoma.

Eso sí, hay que recordar que, al igual que ocurre con los no infectados, no pueden recibir la dosis de refuerzo -0,3 mililitros de Pfizer o 0,25 de Moderna- hasta cinco meses después de haber completado la pauta inicial de vacunación con alguna de estas dos vacunas de ARN mensajero (Pfizer o Moderna) o hasta tres meses después si esa persona fue inmunizada con AstraZeneca o con la monodosis de Janssen.

¿Me puedo vacunar si estoy contagiado?

Sí una persona ha dado positivo antes de recibir la dosis puede inyectársela. No hay ningún inconveniente que impida a los contagiados recibir una dosis de refuerzo. Es más, las autoridades sanitarias lo aconsejan.

Si tengo síntomas tras la vacuna, ¿es Covid o la reacción a la vacuna?

Cuando un recién inmunizado con la dosis de refuerzo tiene dudas sobre si lo que nota son efectos secundarios de la vacuna o síntomas de haberse infectado de covid, nada que no sea un test podrá despejar definitivamente la incertidumbre, pero hay señales, como la tos o la congestión nasal, que pueden hacer pensar en un posible contagio por coronavirus.

Entre los síntomas más habituales de la variante ómicron destacan la tos, la congestión y mucosidad nasal, la fatiga y el dolor de garganta.

Por su parte, los efectos secundarios más comunes de una dosis de refuerzo de las vacunas anticovid, además de la sensación de cansancio y el malestar general, son los siguientes: escalofríos, fiebre no muy alta, dolor de cabeza y, por supuesto, dolor y molestias en el hombro y el brazo donde se ha recibido la inyección.

Lo cierto es que, a día de hoy, si te acabas de vacunar y notas síntomas como tos de nueva aparición, congestión nasal, fiebre elevada o pérdida o cambio en los sentidos del gusto y el olfato, puede ser indicativo de que te has infectado de covid con anterioridad y deberías por tanto someterte a una prueba diagnóstica.

Te puede interesar

Comentar ()