Salud

El lío de los datos Covid: Asturias duplica en casos a Andalucía... que hace la mitad de tests

Encendido del Alumbrado de la Feria de Sevilla.

El lío de los datos Covid: Asturias duplica en casos a Andalucía... que hace la mitad de tests EFE/Raúl Caro

Dos años de pandemia hacen que ya algunas de las cuestiones que preocupan a los especialistas les suenen a déjà vu. Uno de ellos es la dificultad para obtener datos completos y ajustados que permitan comparar la situación sanitaria entre las distintas comunidades autónomas, como ya ocurrió al inicio de la pandemia por la falta de tests y luego con ómicron cuando se desbordó de nuevo la capacidad diagnóstica.

Los sistemas de medición se han cambiado varias veces y desde final de marzo, con la última Estrategia de Vigilancia Covid, solo se contabilizan los casos de mayores de 60 años y la realización de las pruebas queda exclusivamente bajo el criterio del médico que las prescribe. «Ahora mismo tenemos un problema de comparabilidad y una de las razones es que la estructura poblacional es muy distinta entre comunidades autónomas. Unas están mucho más envejecidas que otras y para comparar habría que establecer franjas de edad pequeñas. Esto no se hace y tampoco se hace un ajuste de tasas por edad, que sería lo necesario. Tenemos un sesgo importante», apunta Pedro Arcos, profesor de Epidemiología en la Universidad de Oviedo.

Así, desde que se limitaron los datos de incidencia a los mayores de 60 años, algunas comunidades autónomas han realizado, semana a semana, la mitad de tests que otras, o incluso menos. Hablamos especialmente de Aragón, Andalucía y la Comunidad Valenciana, cuyas tasas de pruebas realizadas por 100.000 habitantes ha estado entre los 600 y los 1.000 cada semana. En el extremo contrario, Navarra, Asturias o La Rioja, con una tasa en torno a los 2.000.

Tasa de pruebas diagnósticas por 100.000 habitantes

CCAA1-abril8-abril15-abril (Semana Santa)22-abril29-abril2-mayo
Andalucía849710595964971869
Aragón1.0928966569781.059955
C. Valenciana1.2001.0758379861.0551.105
Asturias2.0971.8491.6052.3332.0142.156
La Rioja1.9671.7561.5492.2092.4132.109
Navarra1.8211.8499351.9112.1552.453
Ministerio de Sanidad

Precisamente en estas tres comunidades donde más pruebas se están haciendo es donde más incidencia se reporta, y por el contrario Andalucía, Aragón y Comunidad Valenciana están entre las incidencias más bajas. «Cuantas más pruebas se hacen más positivos se encuentran, eso es así y ya se ha visto en otros períodos de la pandemia», explica Alberto Torres, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública, quien destaca que un síntoma de la elevada transmisión es común en todas las comunidades y es la positividad en las pruebas. España tiene un tasa que supera el 31% y que además va en escalada desde que se cambió la estrategia a final de marzo, cuando era del 16%. «Esto nos muestra que la transmisión está al alza, se podría llamar séptima ola. Otra cosa es que a nivel sanitario las consecuencias no sean tan dramáticas como en anteriores ondas, pero desde luego son importantes», continúa Torres.

Incidencia a 14 días

CCAA1-abril4-mayo
Andalucía295413
Aragón400821
C. Valenciana426703
Asturias7791.296
La Rioja6231.507
Navarra8691.841
Ministerio de Sanidad

Estas diferencias «hacen necesario un planteamiento diferente respecto a la necesidad de hacer PCR y test de antígenos en las distintas comunidades autónomas» para el profesor de la Escuela Andaluza de Salud Pública Juan Carles March, quien afirma además que «da la impresión que en algunas comunidades no interesa conocer las cifras de infectados posibles y eso es un problema que nos atañe a todos».

La causa de la situación desigual se basa, explica Arcos, en la falta de un criterio unificado para realizar los tests: «Puede que que haya diferencias en la práctica clínica y también en la situación de la atención primaria de cada comunidad, más o menos activa en este sentido. El resultado es que al final cada región esta contando una cosa y por eso es difícil comparar».

No obstante, el profesor de la Universidad de Oviedo cree que la pandemia también nos ha mostrado que las diferencias entre territorios dentro de España se deben más al ritmo de transmisión. «Ya lo vimos en otros picos de la pandemia, el fenómeno tiende a producirse de forma similar en todas las comunidades solo que a velocidades distintas».

Diferenciar la infección por coronavirus de la enfermedad Covid

Para Arcos, el foco actual debe ponerse en la enfermedad. «Tenemos que diferenciar infección de enfermedad. En términos de infección estamos posiblemente ante una ola, en la que muchos de los casos, más del 30%, son reinfecciones. Pero en términos de enfermedad lo que vemos es una tendencia a la estabilización, en planta y sobre todo en UCI». Sin embargo, el epidemiólogo señala otro problema de datos en este sentido. «Hay un sesgo importante porque no se están diferenciando los ingresos por Covid de aquellos que están con Covid (accidental). Hay situación de confusión total con los datos», incide.

En este sentido, el Ministerio de Sanidad anunció que iba a diferenciar esta cuestión aunque aún no se ha hecho. Si lo han comunicado algunas comunidades como Madrid, que reportó hace varios meses que el 40% de los ingresos en UCI estaban en el hospital por otro motivo y la semana pasada, el viceconsejero de Salud Pública, Antonio Zapatero, aseguró que los ingresos con Covid incidental eran más de la mitad en la Comunidad de Madrid.

Los expertos coinciden en la limitada información que ofrecen los datos ahora mismo e insisten en la idea de que la pandemia no ha terminado y que es necesario continuar tomando medidas. «Lo que decía el director general de la Organización Mundial de la Salud ‘test, test, test’ sigue siendo una estrategia necesaria para poder controlar la pandemia, junto con las otras medidas de ventilación y mascarillas en aglomeraciones y en interiores cargados», afirma March.

«Para mi ha sido un error garrafal retirar las mascarillas en interiores. Creo que es la fórmula que teníamos para proteger a los vulnerables, donde la incidencia está aumentando significativamente. Puede que no todo el mundo esté enfermando pero como ya sabemos un alto índice de transmisión favorece la entrada de nuevas variantes y eso aumenta las posibilidades de que se imponga alguna que escape a la inmunidad vacunal».

Algo más optimista se muestra Arcos, quien cree que los datos apuntan a que la Semana Santa no ha producido un gran efecto en términos de enfermedad, pero quien no obstante cree que «hay que estar vigilantes sobre todo en los datos de hospitalización para observar la evolución de la pandemia».

Te puede interesar

Comentar ()